Puerto SFP vs puerto RJ45: qué son y para qué sirven

Tenemos a nuestra disposición numerosos dispositivos que permiten conectar equipos en red. Hablamos por ejemplo de routers, switches de red o servidores. Para que puedan cumplir su función necesitamos conectarlos entre sí los dispositivos. Por ejemplo ordenadores conectados por cable al router o a un switch. Ahora bien, hay que tener en cuenta que existen algunas opciones diferentes.  En este artículo vamos a hablar de qué es un puerto SFP y un puerto RJ45.

Qué son los puertos RJ45

Estos son sin duda los más comunes y utilizados. Un puerto RJ45 permite conectar cables de red. Puede disponer de 8 pines y no todos ellos se utilizan siempre. Estos conectores están presentes en routers o switches de red. Permiten conectar dispositivos como puede ser un ordenador, servidor, una impresora… Vamos a centrarnos en el caso de los switches de red, que van a ser los dispositivos a los que conectaremos otros aparatos.

Es el conector estándar que tienen incorporados la gran mayoría de equipos que podemos conectar a la red. No solo debemos centrarnos en ordenadores, servidores o impresoras, que quizás es lo más habitual, sino también otros dispositivos domésticos como televisiones o videoconsolas. Básicamente cualquier periférico que tengamos conectado por cable en nuestro hogar va a tener uno o varios puertos RJ45.

Aunque hoy en día la mayoría de estos dispositivos que mencionamos tienen conexión inalámbrica, lo cierto es que el uso del cable sigue siendo muy utilizado. Normalmente con esto ganamos estabilidad y calidad, además de una mejor velocidad de Internet. A fin de cuentas las redes Wi-Fi son más sensibles a los obstáculos o a la distancia.

Pero un cable RJ45 no es único, sino que tenemos diferentes categorías: 4, 5, 5e, 6, 6a, 7, 7a y 8. Lógicamente mientras mayor sea la categoría, mejor. Para lo que nos interesa a nivel de usuario, lo ideal es que tenga al menos categoría 5e, ya que va a permitir aprovechar la velocidad de Internet hasta Gigabit Ethernet. Si usamos una categoría inferior estaríamos limitados a Fast Ethernet, lo que significa que no vamos a lograr más de 100 Mbps. Si por ejemplo tenemos contratada fibra óptica de 500 Mbps, no podríamos aprovechar esa velocidad.

Por tanto, si vamos a comprar un switch de red es importante que sea Gigabit Ethernet, para tener así una velocidad de sincronización de hasta 1 Gbps, y necesitaremos cables de al menos CAT 5e.

Lo normal es que tengamos un cable de red de categoría 5e hasta 7, aunque generalmente será cat6. Lo podemos ver fácilmente en el cable, ya que viene impreso. Pero además de la velocidad, los de categoría inferior también van a tener problemas con la distancia, por lo que si vamos a conectar un ordenador al router y hay varias decenas de metros, podríamos tener dificultades.

Qué son los puertos SFP

Por otro lado tenemos los puertos SFP. No están tan extendidos como los puertos RJ45, ya que están limitados a determinados equipos de redes. Los switches de red Gigabit cuentan con este tipo de conectores. Esto sirve para conectar a una gran variedad de cables de fibra óptica y Ethernet y poder lograr diferentes funciones, como es distribuir la señal entre diferentes dispositivos conectados como podrían ser varios ordenadores, servidores, etc.

Principalmente se utilizan en switches de red. Permiten conectar cables de fibra óptica de diferentes tipos, como son monomodo y multimodo, así como diferentes velocidades (los hay de 1 Gbps, 10 Gbps…). Pero también pueden conectar cables de cobre Ethernet como CAT5e o CAT6. Por tanto, en cierto modo tienen una similitud con los puertos RJ45 al admitir el mismo tipo de cable.

Normalmente los switches de red más avanzados, los que son utilizados especialmente en el ámbito empresarial, cuentan con al menos dos puertos SFP. De esta forma permiten conectar incluso diferentes edificios a través de cableado de fibra óptica. Están diseñados para que la distancia no sea un impedimento. Van a tener un alcance mucho mayor.

Puertos SFP vs RJ45

Diferencias entre puertos RJ45 y SFP en switches de red

Hemos visto qué es un puerto RJ45 y qué es un puerto SFP. Existen diferencias y cada uno de ellos podría ser interesante en determinadas circunstancias, según para qué vayamos a utilizar un switch de red o el tipo de cable que utilicemos. Ahora vamos a ver cuáles son las principales diferencias.

Tipos de conexión

La primera diferencia que podemos encontrar es en los tipos de conexión que admite cada uno de ellos. Aquí encontraremos limitaciones o más posibilidades según el tipo de puerto que estemos utilizando en nuestros dispositivos.

En este sentido, los puertos RJ45 van a admitir cables de Ethernet como CAT5, CAT6, etc. Son los cables comunes que utilizamos para conectar, por ejemplo, un ordenador a un router o un switch. En cambio los puertos SFP son más completos, ya que admiten módulos de cable de conexión de fibra óptica (tanto monomodo como multimodo), así como los cables CAT5e, CAT6, CAT7, CAT8…

Distancia máxima

La distancia máxima que permiten cada una de las opciones varía también mucho. Los puertos RJ45 son útiles hasta una distancia máxima de 100 metros. Esto hace que para una vivienda o una pequeña oficina sea más que suficiente para conectar nuestros dispositivos a la red. Sin embargo, en caso de tener que conectar equipos más lejos, como podrían ser varios edificios, tendríamos limitaciones.

Por otra parte, los puertos SFP sí permiten una mayor distancia. Incluso hablamos de kilómetros, según el caso. Los cables MMF pueden ofrecer 10 Gbps a una distancia de hasta 550-600 metros. Pero además, los cables SMF pueden alcanzar hasta 150 kilómetros. Los switches de red más avanzados van a permitir, además de conectar cables RJ45 típicos, también hacer uso de los puertos SFP y conectar zonas de una universidad, empresa, etc.

Latencia

También hay diferencias en cuanto a latencia a la hora de conectar dispositivos a cierta distancia. En este sentido los puertos SFP tienen una menor latencia respecto a los puertos RJ45 que pueden dar un peor servicio cuando conectamos equipos a una distancia considerable.

Esto es importante para navegar por Internet y para utilizar muchos servicios que requieren que haya una latencia mínima. Si vamos a conectar un ordenador por cable al router y estamos cerca, a apenas unos metros, no vamos a tener grandes complicaciones. En cambio, si esa distancia va a ser mucho mayor sí que podría perjudicarnos. En este sentido los puertos SFP vuelven a ser una mejor alternativa.

Consumo

Especialmente para una empresa u organización que va a tener muchos equipos conectados en red, el consumo puede variar significativamente. Los puertos SFP tienen un menor consumo frente a los puertos RJ45.

No obstante, para un uso doméstico o pequeña empresa en la que vamos a conectar apenas unos cuantos ordenadores o equipos de redes, no vamos a notar una gran diferencia. Además, los switches de red actuales están muy bien optimizados y prácticamente todos cuentan con características de ahorro energético para que el consumo sea lo menor posible.

En definitiva, estas son algunas de las principales diferencias que hay entre puertos RJ45 y puertos SFP. Como vemos, principalmente hay cambios entre la distancia máxima y los tipos de conexiones. Es importante diferenciar cada caso de cara a comprar un switch de red y conocer si realmente vamos a necesitar que tenga puertos SFP o simplemente con que haya puertos RJ45 nos sirve.