Evita que entren al Wi-Fi a través de repetidores WiFi inseguros

Es una realidad que cada vez tenemos más equipos conectados a Internet de forma inalámbrica. Eso aporta un amplio abanico de posibilidades. Especialmente si hablamos de lo que se conoce como el Internet de las Cosas, es algo que cada año crece considerablemente entre los usuarios. Por ello es conveniente lograr que la conectividad sea la adecuada, tener una buena velocidad, estabilidad y calidad. Para que esto sea posible a veces es necesario contar con repetidores Wi-Fi. Ahora bien, ¿Son seguros? En este artículo vamos a hablar de ello y dar algunos consejos para evitar problemas.

¿Podrían entrar en el Wi-Fi a través del repetidor?

Esta es una cuestión que preocupa a muchos usuarios. Realizan una instalación en su vivienda, ponen varios repetidores para tener conexión en cualquier lugar, pero dudan de si realmente son seguros. Hay que tener en cuenta que las redes inalámbricas podrían ser explotadas por parte de intrusos en múltiples ocasiones y a través de diferentes métodos.

Hay que tener en cuenta que hoy en día la mayoría de repetidores Wi-Fi (al menos los más modernos) no soportan cifrados obsoletos, como serían WEP. Esto nos da mayores garantías de seguridad y podemos decir que no es tan sencillo como antes que un posible intruso pudiera romper la clave de acceso y acceder a los equipos.

Sin embargo pueden surgir vulnerabilidades, podemos cometer errores a nivel de usuario, tener una mala clave de acceso, etc. Todo esto podría afectar a nuestra red y permitir la entrada de ciberdelincuentes que incluso pudieran acceder a otros equipos conectados.

Es esencial que tengamos en cuenta ciertas recomendaciones que puedan ayudar a proteger los repetidores Wi-Fi y aparatos similares. Es algo que podemos aplicar siempre que tengamos cualquier dispositivo conectado a la red y nos interese potenciar la seguridad y preservar así el buen funcionamiento.

Evitar problemas con el Wi-Fi

Consejos para mantener seguros los repetidores Wi-Fi

Siempre que hagamos uso de dispositivos de este tipo debemos ser conscientes de la importancia de mantener la seguridad. Pero no solo hay que configurar correctamente este aparato en concreto, sino también el router o cualquier otro que haya conectado a la red. Solo así podremos evitar riesgos, robo de información y datos, además de que puedan servir de puerta de entrada para llegar a otros equipos que tengamos conectados a esa misma red, ya sea a nivel de uso doméstico como en empresas y organizaciones.

Utilizar una buena contraseña

Lo primero y más importante es utilizar una buena clave del Wi-Fi. Esto va a ser independiente de si tenemos repetidores Wi-Fi, sistemas Mesh o el propio router. Siempre hay que utilizar una contraseña que sea lo suficientemente fuerte y compleja para evitar la entrada de intrusos.

La clave debe ser totalmente aleatoria. Nunca debemos utilizar la que viene predeterminada al adquirir un router. Es importante que cuente con letras (mayúsculas y minúsculas), números y también otros símbolos especiales. Hay que tener en cuenta que cada carácter adicional que pongamos va a hacer que la seguridad aumente exponencialmente.

Pero no solo hay que indicar la importancia de la contraseña en sí, sino también el tipo de cifrado que utiliza. Hemos mencionado que la mayoría de los repetidores actuales no son compatibles con aquellos obsoletos, pero podríamos encontrarnos con algunas opciones en las que sí. Debemos utilizar un buen cifrado, seguro, como sería WPA-2 o, el más reciente, WPA-3. De esta forma estaremos protegiendo correctamente la seguridad y evitaremos que puedan acceder al aparato.

Mantener el router protegido

Por supuesto es muy importante también tener el router correctamente protegido. Nuestros repetidores Wi-Fi van a conectarse a este aparato para poder tener Internet. Debemos tener el firmware actualizado, una buena clave para acceder al dispositivo y evitar cualquier mala configuración que pueda permitir que un intruso tenga acceso a la red.

Nunca debemos dejar los valores que vienen de fábrica al adquirir un router nuevo. Por ejemplo no debemos dejar el nombre predeterminado que viene. Esto también lo podemos aplicar en el caso del repetidor Wi-Fi, ya que podríamos tener los mismos problemas.

Evitar usar dispositivos obsoletos

Los repetidores Wi-Fi modernos, los más recientes, cuentan también con medidas de seguridad más robustas. Son compatibles con los cifrados más fuertes y permiten evitar la entrada de intrusos que puedan aprovecharse de aquellos que sean más antiguos.

Por tanto, es un buen consejo evitar utilizar dispositivos que estén obsoletos, que no cuenten con las últimas características de seguridad. Además, los equipos más antiguos pueden dejar de recibir actualizaciones y eso dejaría la puerta abierta a posibles atacantes.

Desactivar el WPS

Muchos repetidores Wi-Fi cuentan con la opción WPS. Esto permite que los dispositivos reconozcan la red de una manera sencilla y poder conectarse al router. Es un método muy interesante para configurarlo rápidamente y evitar tener que poner códigos y similares. Sin embargo esto ha generado muchos problemas, ya que hay ciertas vulnerabilidades que pueden aparecer y poner en riesgo los equipos.

Por tanto, si queremos potenciar al máximo la seguridad, algo que podemos hacer es desactivar el WPS. De esta forma nuestro repetidor Wi-Fi estará más protegido y tendremos menos problemas que puedan afectarnos.

Actualizar el firmware

Hemos visto en algunas ocasiones vulnerabilidades que pueden afectar a los repetidores Wi-Fi. Estos fallos podrían ser explotados por los piratas informáticos para redireccionar a páginas maliciosas e incluso, en algunos casos, llegar a convertir nuestros aparatos en una botnet.

Esto lo podemos evitar si mantenemos los equipos actualizados. Cuando ocurre algún fallo de este tipo conocido, son los propios fabricantes los que lanzan parches para actualizar el firmware. Siempre debemos tener en cuenta esta importancia y no facilitar la tarea a posibles atacantes.

En definitiva, estas son algunas cuestiones importantes que debemos tener en cuenta si utilizamos repetidores Wi-Fi. El objetivo es lograr que funcionen lo mejor posible, pero también evitar riesgos de seguridad que puedan ser aprovechados por piratas informáticos y supongan un problema para los usuarios. Se trata de un tipo de dispositivos muy común en nuestros hogares, de ahí que puedan aparecer en ocasiones fallos y vulnerabilidades que hay que cuidar.