En qué se diferencia un punto de acceso y un repetidor Wi-Fi

Cuando hablamos de dispositivos WiFi, existen dos dispositivos que solemos confundir pensando que es lo mismo, los puntos de acceso WiFi y los repetidores WiFi. No obstante, debemos tener en cuenta que, en algunas ocasiones, un mismo dispositivo puede funcionar tanto como repetidor Wi-Fi como punto de acceso WiFi, por lo que es muy versátil. Hoy en RedesZone os vamos a explicar en qué se diferencian los puntos de acceso de los repetidores WiFi universales, y cúal nos interesa comprar dependiendo de nuestras necesidades.

¿Qué es un punto de acceso o AP?

Un punto de acceso WiFi es un dispositivo hardware que emite WiFi para que los clientes inalámbricos se conecten a él y puedan navegar por Internet e intercambiar archivos a través de la red local. Este tipo de dispositivos tienen uno o varios puertos Ethernet, porque es totalmente necesario que estos AP se conecten vía cable al router o a un switch, si tenemos un segundo puerto Ethernet, tenemos la posibilidad de conectar un equipo vía cable de red a este AP para tener conexión a Internet por este medio. También debemos tener en cuenta que lso puntos de acceso que están orientados al mercado profesional, disponen de un puerto Ethernet con soporte PoE, para alimentar este AP directamente desde un switch PoE o un inyector PoE, con el objetivo de no necesitar un transformador de corriente y conectarlo a la red eléctrica normal.

Trucos para mejorar el WiFi en Windows

Cuando un cliente inalámbrico se conecta al AP, todos los datos que viajan a la red local o a Internet lo hacen a través de un enlace troncal vía cable, es decir, es totalmente necesario conectar un cable de red desde el router o switch hasta el punto de acceso WiFi. Además, en el caso de los AP profesionales, también le podemos proporcionar la energía eléctrica para su correcto funcionamiento.

Actualmente hay una gran cantidad de dispositivos domésticos que pueden funcionar como punto de acceso, de hecho, hay sistemas Wi-Fi Mesh que permiten configurarlos en modo AP para no tener las funciones de router, simplemente proporcionarán conectividad WiFi a los clientes que quieran conectarse, y todo el tráfico de red lo gestionará el router principal que tengamos instalado.

Un ejemplo de punto de acceso Wi-Fi doméstico puede ser el modelo AVM FRITZ!Repeater 6000, un modelo triple banda simultánea con el estándar Wi-Fi 6 y que tiene varios puertos Ethernet. Este modelo permite configurarlo en modo punto de acceso WiFi o como lo llama AVM, el «modo puente LAN». Si queremos usar este equipo en modo AP, tendremos que conectarlo vía cable al router o a un switch, y configurarlo como tal, en modo puente LAN.

En el caso de un AP profesional, podemos ver el D-Link DAP-X2850, un modelo doble banda simultánea con Wi-Fi 6 de alto rendimiento, este modelo tiene un puerto PoE 2.5G Multigigabit para alimentar el equipo, y otro puerto Gigabit Ethernet secundario para hacer Link Aggregation o para gestión.

Ambos puntos de acceso están orientados a un público totalmente diferente, el primero de ellos está orientado a entornos domésticos y el segundo a entornos empresariales.

¿Qué es un repetidor Wi-Fi o amplificador WiFi?

Un repetidor Wi-Fi o también conocido como amplificador WiFi, es un dispositivo hardware que se conectará de forma inalámbrica al router WiFi principal o a un punto de acceso WiFi, y posteriormente emitirá WiFi para que los clientes se conecten a él. Una vez que los clientes están conectados al repetidor, podrán navegar por Internet o intercambiar archivos a través de la red local.

Este tipo de dispositivos pueden no tener ningún puerto Ethernet, ya que pueden conectarse vía WiFi con el router WiFi principal o un AP, aunque lo normal es que tengan uno o dos puertos Ethernet, para conectar diferentes dispositivos vía cable a ellos y aprovechar la conectividad cableada.

Cuando un cliente inalámbrico se conecta al repetidor Wi-Fi, los datos viajan desde el cliente, pasando por el repetidor, y llegando hasta el router WiFi principal, pero a través de la red inalámbrica. Mientras que el enlace troncal de los AP es cableado, el enlace troncal de los repetidores WiFi es inalámbrico, es decir, la interconexión entre el repetidor y el router es por WiFi y no por cable.

La gran mayoría de repetidores WiFi o amplificadores WiFi están orientados a un ámbito doméstico, nos permiten ampliar la red inalámbrica de nuestro router principal de forma fácil y rápida, sin necesidad de tener amplios conocimientos. No obstante, también existen puntos de acceso WiFi profesionales que actúan como repetidores WiFi, todos ellos gestionados de forma centralizada a través de un controlador WiFi. Aunque por temas de rendimiento y capacidad de la red inalámbrica no es recomendable usar repetidores WiFi en entornos empresariales, en ciertas ocasiones donde sí se necesite esta función, algunos APs profesionales permiten que la interconexión se realice vía WiFi y no vía cable como suele ser normal.

Cuando vayamos a comprar un repetidor WiFi, debemos asegurarnos de que sea doble banda simultánea para tener el mejor rendimiento WiFi posible, porque todo el tráfico de interconexión funcionará a través de una de estas dos bandas de frecuencias. Un claro ejemplo de repetidor WiFi o extensor, es el D-Link DAP-X1860, un modelo muy recomendable con doble banda y Wi-Fi 6 de clase AX1800, además, tenemos un puerto Gigabit Ethernet y soporta Mesh WiFi.

En el caso de APs profesionales que pueden funcionar como repetidores de otros APs de la red inalámbrica son los de Aruba Instant On, este fabricante dispone de la tecnología Smart Mesh, la cual nos permite interconectar varios dispositivos entre ellos a través de WiFi, sin necesidad de tirar cable de red hacia todos los puntos de acceso WiFi profesionales. Esta opción es ideal para aquellos casos donde tirar cableado de red sea complicado.

En la gran mayoría de casos donde hablamos de repetidores WiFi, nos referimos a los domésticos y no a los profesionales como hace Aruba y otros fabricantes como EnGenius.

Diferencias entre ambos

La diferencia entre un punto de acceso WiFi y un repetidor WiFi es la forma que tienen de conectarse con el router WiFi principal, por supuesto, las características técnicas del equipo en cuestión y la velocidad real que vamos a conseguir vía WiFi variarán de unos modelos a otros.

El AP o punto de acceso WiFi se conecta a la red local vía cable de red, siempre, esto significa que la red de interconexión va a través de la red cableada, con el objetivo de proporcionar el mejor rendimiento inalámbrico posible a los clientes WiFi. Cuando los clientes inalámbricos se conectan a un AP que está conectado por cable a la red local, tendrán un ancho de banda troncal de 1Gbps real o 2.5Gbps en el caso de que el dispositivo tenga puertos Multigigabit. Hoy en día la mayoría de las casas tienen cable de red Ethernet en todas las habitaciones, esto permite conectar diferentes AP repartidos por toda la casa con el objetivo de proporcionar la mejor velocidad posible a sus clientes, sin tener que depender de la recepción del router WiFi principal y otros problemas relacionados.

Los repetidores WiFi se conectan a la red local vía WiFi, siempre, esto significa que la interconexión es totalmente inalámbrica. El repetidor se conectará con el router vía WiFi, y posteriormente emitirá conexión WiFi para que los clientes se conecten, de esta forma, todo el tráfico que generen los clientes también tendrá que ir hasta el router principal a través de WiFi, lo que en la práctica se traduce en que perderemos la mitad del ancho de banda porque tenemos «2 saltos» entre el cliente y el router principal. Es totalmente normal que un repetidor WiFi proporcione menos velocidad que un AP, a no ser que tengamos una banda de frecuencias dedicada exclusivamente a la interconexión entre el router y el repetidor, en este caso la velocidad real dependerá de lo lejos que estén el router y el repetidor.

Hay equipos que pueden funcionar tanto en modo AP como en modo repetidor WiFi, por ejemplo, todos los FRITZ!Repeater del fabricante alemán AVM pueden actuar en ambos modos de configuración. El modo AP el fabricante lo llama modo puente LAN, el modo repetidor WiFi ellos lo llaman puente WiFi.

¿Cuál me interesa comprar?

Ahora que ya sabemos la diferencia entre un punto de acceso WiFi y un repetidor WiFi, ¿cuál me interesa comprar? La respuesta es: depende de si tu casa está cableada o no.

Si tienes una casa donde todas las habitaciones están cableadas, o tienes posibilidad de tirar un cable de red Ethernet por algún sitio, entonces nuestra recomendación es que compres un dispositivo que pueda funcionar en modo punto de acceso WiFi, para que la interconexión la realices vía cable. Hoy en día existen muchos «repetidores» que funcionan en modo AP, como todos los de AVM que incorporan un puerto Ethernet, aunque también tenemos esto mismo en los routers ASUS, en los sistemas WiFi Mesh de D-Link y en muchos más dispositivos de los principales fabricantes. Lo más importante es que te asegures que soporta el modo AP, para que la interconexión o backhaul funcione vía Ethernet y conseguir el mejor rendimiento posible.

Si tienes una casa donde no tengas nada cableado, y no tengas la posibilidad de tirar cable de red, entonces no te queda más remedio que comprar un repetidor WiFi. En estos casos, nuestra recomendación es que compres un equipo que sea doble banda simultánea e incluso triple banda simultánea, para tener una banda de frecuencias dedicada a la interconexión y podamos conseguir algo más de velocidad real, de lo contrario, perderemos la mitad del ancho de banda real tras el «salto» como hemos explicado antes. Hoy en día es muy importante que compres un equipo Wi-Fi 6 porque te proporcionarán un mayor rendimiento y una mayor eficiencia a nivel de red inalámbrica.

¡Sé el primero en comentar!