Problemas principales si la VPN no se conecta

Problemas principales si la VPN no se conecta

Javier Jiménez

Hacer uso de un servicio VPN es algo que cada vez tienen más en cuenta los usuarios. Son muchas las opciones que tenemos a nuestra disposición, como sabemos. Las VPN están presentes en todo tipo de dispositivos y sistemas operativos. Además hay opciones gratuitas y de pago. Sin embargo en ocasiones hay problemas, fallos que impiden que naveguemos correctamente. A veces incluso puede que nuestra privacidad y seguridad se vean afectadas. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cuáles son los problemas principales cuando una VPN no se conecta.

Por qué no funciona la VPN

Como decimos, en muchas ocasiones al intentar conectarnos a un servicio VPN no funciona correctamente. Puede que no tengamos ni siquiera la posibilidad de conectarnos y sea inútil contar con este tipo de herramientas. Vamos a ver cuáles son las principales causas que pueden ocurrir y por tanto intentar evitarlas para poder navegar con normalidad.

Estamos conectándonos a un servidor inadecuado

Sin duda es uno de los problemas principales cuando no se conecta la VPN correctamente. Normalmente este tipo de servicios cuenta con diferentes servidores. Mientras más servidores tenga, mejor. Esto significa que tendremos más opciones en caso de una velocidad mala o cualquier problema de conexión. Si intentamos conectarnos y vemos que no funciona, uno de los problemas más típicos es que estemos conectándonos a un servidor inadecuado. Puede que ese servidor por algún motivo no funcione. Tal vez haya una saturación en ese momento, esté caído por alguna razón o simplemente no funcione regularmente.

Además, también puede influir el punto geográfico donde nos encontremos. Para determinados territorios puede ser más conveniente utilizar unos servidores que en otros. Por ello siempre es interesante que nuestra VPN tenga un amplio abanico de opciones en este sentido y así evitar este tipo de problemas.

Problema con el software de la VPN

Algo básico es que haya algún problema con el software de la VPN. Básicamente significa que el programa que estamos utilizando no esté bien configurado, que sea una versión obsoleta o que tenga cualquier tipo de problema que impide su normal funcionamiento. Puede ocurrir especialmente a la hora de usar una aplicación gratuita, que no cuente con las medidas adecuadas para funcionar correctamente.

En este caso nuestro consejo es siempre instalar servicios VPN de garantías, descargarlos desde fuentes fiables y por supuesto que estén actualizados correctamente. Además en caso de que haya parámetros que debamos configurar, hay que hacerlo correctamente para que funcione. En ocasiones puede ocurrir que hayamos tocado algo de la configuración y eso esté generando problemas, por lo que siempre podemos volver a los valores predeterminados de esa herramienta.

Tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de opciones y simplemente basta con elegir la que más se acerca a nuestros intereses, optando siempre por la que nos ofrezca un buen servicio, tenga buenos comentarios y, en definitiva, nos aporte confianza para navegar.

Utilizar servicios VPN

La conexión es débil

No podemos pasar por alto este problema. Es otra de las cuestiones más comunes y puede ocurrir tanto al conectarnos desde redes móviles como banda ancha. Si nuestra conexión es débil, si la calidad de la señal no es la adecuada, puede que sea imposible conectarnos a una VPN.

Ya sabemos que al navegar por una VPN la velocidad disminuye. Esto además se hace más latente si la conexión por sí misma es débil. Deberemos intentar buscar la manera de que la conexión funcione mejor, que la velocidad sea más óptima. Por ejemplo haciendo uso de cable en vez de Wi-Fi, cuando sea posible.

El router no es compatible

También puede ocurrir que el router no sea compatible. Hay algunos dispositivos que no admiten que nos conectemos a través de una VPN. Especialmente si se trata de un dispositivo antiguo o si ha sido configurado precisamente para ello. Por tanto es algo que debemos tener en cuenta también.

Esto podría ocurrir si nos conectamos en una red pública, donde no controlamos el router y no sabemos si pueda estar configurado para evitar este tipo de conexiones o que esté generando problemas por ello.

Problemas de configuración o a nivel de software

Sin embargo, los problemas que pueden provocar que la VPN no se conecte no solo están presentes en el propio programa, tener una conexión débil o un router que no sea compatible. De hecho es muy probable que se deba a un fallo a nivel de software. Por ejemplo algún programa de seguridad que tengamos instalado, algún malware incluso o que haya una mala configuración.

Comprobar la configuración del software de VPN

Algunos servicios de VPN disponen de un sistema para bloquear el acceso a Internet cuando no estamos conectados a la VPN. Si nosotros nos hemos conectado correctamente en un determinado momento, si ese túnel se cae por algún motivo, entonces el software impedirá que tengamos acceso a Internet por seguridad, con el objetivo de protegernos frente a diferentes amenazas. Esta característica de las VPN se llamada «Kill-switch».

En el caso de que no estés interesado en esta funcionalidad, siempre podrás deshabilitarla desde las opciones de configuración del programa en cuestión. Pero os anticipamos que, por seguridad, no es recomendable desactivarlo. En caso de que la VPN se caiga, todo nuestro tráfico irá sin cifrado, entonces podríamos correr el riesgo de que alguien nos realice diferentes ataques Man in the Middle para hacerse con el control de nuestro tráfico de red.

Tenemos un firewall o antivirus que bloquea la conexión

Otra cuestión importante que puede causar problemas a la hora de conectarnos a una VPN es que tengamos un firewall o antivirus que bloquea la conexión. Esto es bastante común y puede impedir que nos conectemos con normalidad. Son programas importantes para proteger la seguridad de nuestros dispositivos, pero también pueden generar conflictos en muchas ocasiones.

Las herramientas de seguridad, como son por ejemplo un antivirus o firewall, son fundamentales para evitar la entrada de malware que nos comprometa. Es importante que siempre tengamos instalado algún programa de este tipo. Sin embargo hay que tener en cuenta que a veces también puede impedir el funcionamiento normal. Normalmente estos problemas se pueden solucionar fácilmente si creamos una excepción o una regla en el programa para que no bloquee la VPN. Esto lo podemos hacer en el cortafuegos que estemos utilizando y así no tenemos que desinstalarlo o apagarlo.

Además, un error de compatibilidad es cuando tenemos más de un antivirus instalado. Por ejemplo puede ocurrir que tengamos Windows Defender y al mismo tiempo instalemos otro como puede ser Avast, Bitdefender o Kaspersky, por nombrar algunos. Esto puede impedir que la conexión funcione correctamente e incluso dar lugar a cortes en la VPN.

Bloqueo de la conexión UDP por el puerto 1194

Un problema que puede estar presente es el bloqueo de la conexión UDP a través del puerto 1194. Este puerto es utilizado por muchos servicios VPN para enviar paquetes de datos. También otros muchos proveedores utilizan el protocolo OpenVPN de forma predeterminada.

¿Qué ocurre con esto? Al ser muy utilizado el puerto 1194 puede ser bloqueado por parte del router o la red. Podría haber una configuración para no aceptar este puerto y bloquearlo. Es algo que podría afectar a muchos servicios de este tipo. Siempre que sea posible la solución pasaría por cambiar el protocolo que está utilizando y por tanto no usaríamos esa conexión UDP a través del puerto 1194.

Cambiar la configuración de DNS

Si no tenemos posibilidad de conectarnos a la VPN, debemos verificar si ese servicio está utilizando un nombre de dominio para conectarnos al servidor, o bien utiliza una dirección IP pública directamente. En el caso de usar una dirección IP pública directamente, no es necesario que revises ninguna configuración de DNS porque no es necesario en absoluto. Sin embargo, si ese servicio de VPN te conectas a través de un nombre de dominio, es recomendable verificar los servidores DNS que estás utilizando.

Para cambiar la configuración de los servidores DNS, deberemos cambiarlo desde «Inicio / Panel de control / Centro de redes y recursos compartidos / Cambiar configuración del adaptador» y seleccionar nuestra tarjeta de red Ethernet o WiFi, y posteriormente en protocolo de red IPv4 TCP/IP podrás cambiar los servidores DNS y poner el que quieras. Nuestra recomendación es que uses siempre los de Google (8.8.8.8 y 8.8.4.4) o los de Cloudflare (1.1.1.1 y 1.0.0.1).

Hay algún malware en el equipo

El hecho de que haya algún tipo de software malicioso en nuestro sistema también puede influir en la VPN. Podría provocar problemas que se traduzcan en una pérdida de velocidad, mal funcionamiento y, por tanto, que el servicio no responda como esperamos. Son muchos los virus, troyanos y malware variado que puede afectar a nuestros equipos. Para evitar este problema debemos mantener siempre el sentido común, no descargar archivos que puedan ser maliciosos, contar con herramientas de seguridad y por supuesto mantener los equipos actualizados. Todo esto ayuda a mantener alejado el malware y no tener ningún tipo de peligro.

Siempre podemos usar algún antivirus para hacer un análisis completo del sistema. Esto nos avisará en caso de que haya algún archivo malicioso que pueda estar impidiendo que funcione correctamente algún programa como podría ser la VPN. No obstante, como mencionamos anteriormente, nuestro consejo es no tener más de un antivirus instalado, ya que podríamos provocar el efecto contrario.

Reinstala la VPN si tienes problemas

Como último recurso, podríamos probar a reinstalar el programa de VPN, esto generalmente resuelve muchos problemas, por lo que es una buena opción para quitarnos los problemas de raíz. Es posible que la instalación anterior no se realizase correctamente, o que han lanzado nuevas versiones del software solucionando problemas de estabilidad, seguridad e incluso han incorporado nuevas funcionalidades.

Es muy importante disponer siempre del software de VPN lo más actualizado posible, con el objetivo de disponer de las últimas novedades de seguridad, estabilidad y rendimiento.

En definitiva, estas son algunas de las razones principales por las cuales un servicio VPN puede no funcionar o generar problemas para conectarse. Esto puede ocurrir tanto en equipos de escritorio como también en dispositivos móviles. Debemos tener en cuenta estas recomendaciones que hemos dado para intentar buscar la manera de solucionar el problema y poder conectarnos con todas las garantías para que no surjan problemas.

¡Sé el primero en comentar!