Problemas principales si la VPN no se conecta

Problemas principales si la VPN no se conecta

Javier Jiménez

Hacer uso de un servicio VPN es algo que cada vez tienen más en cuenta los usuarios. Son muchas las opciones que tenemos a nuestra disposición, como sabemos. Las VPN están presentes en todo tipo de dispositivos y sistemas operativos. Además hay opciones gratuitas y de pago. Sin embargo en ocasiones hay problemas, fallos que impiden que naveguemos correctamente. A veces incluso puede que nuestra privacidad y seguridad se vean afectadas. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cuáles son los problemas principales cuando una VPN no se conecta.

Por qué no se conecta la VPN

Como decimos, en muchas ocasiones al intentar conectarnos a un servicio VPN no funciona correctamente. Puede que no tengamos ni siquiera la posibilidad de conectarnos y sea inútil contar con este tipo de herramientas. Vamos a ver cuáles son las principales causas que pueden ocurrir y por tanto intentar evitarlas para poder navegar con normalidad.

Estamos conectándonos a un servidor inadecuado

Sin duda es uno de los problemas principales cuando no se conecta la VPN correctamente. Normalmente este tipo de servicios cuenta con diferentes servidores. Mientras más servidores tenga, mejor. Esto significa que tendremos más opciones en caso de una velocidad mala o cualquier problema de conexión.

Si intentamos conectarnos y vemos que no funciona, uno de los problemas más típicos es que estemos conectándonos a un servidor inadecuado. Puede que ese servidor por algún motivo no funcione. Tal vez haya una saturación en ese momento, esté caído por alguna razón o simplemente no funcione regularmente.

Tenemos un firewall o antivirus que bloquea la conexión

Otra cuestión importante que puede causar problemas a la hora de conectarnos a una VPN es que tengamos un firewall o antivirus que bloquea la conexión. Esto es bastante común y puede impedir que nos conectemos con normalidad.

Las herramientas de seguridad, como son por ejemplo un antivirus o firewall, son fundamentales para evitar la entrada de malware que nos comprometa. Es importante que siempre tengamos instalado algún programa de este tipo. Sin embargo hay que tener en cuenta que a veces también puede impedir el funcionamiento normal.

El router no es compatible

También puede ocurrir que el router no sea compatible. Hay algunos dispositivos que no admiten que nos conectemos a través de una VPN. Especialmente si se trata de un dispositivo antiguo o si ha sido configurado precisamente para ello. Por tanto es algo que debemos tener en cuenta también.

Utilizar servicios VPN

Bloqueo de la conexión UDP por el puerto 1194

Un problema que puede estar presente es el bloqueo de la conexión UDP a través del puerto 1194. Este puerto es utilizado por muchos servicios VPN para enviar paquetes de datos. También otros muchos proveedores utilizan el protocolo OpenVPN de forma predeterminada.

¿Qué ocurre con esto? Al ser muy utilizado el puerto 1194 puede ser bloqueado por parte del router o la red. Podría haber una configuración para no aceptar este puerto y bloquearlo. Es algo que podría afectar a muchos servicios de este tipo. Siempre que sea posible la solución pasaría por cambiar el protocolo que está utilizando y por tanto no usaríamos esa conexión UDP a través del puerto 1194.

Problema con el software de la VPN

Algo básico es que haya algún problema con el software de la VPN. Básicamente significa que el programa que estamos utilizando no esté bien configurado, que sea una versión obsoleta o que tenga cualquier tipo de problema que impide su normal funcionamiento.

En este caso nuestro consejo es siempre instalar servicios VPN de garantías, descargarlos desde fuentes fiables y por supuesto que estén actualizados correctamente. Además en caso de que haya parámetros que debamos configurar, hay que hacerlo correctamente para que funcione.

La conexión es débil

No podemos pasar por alto este problema. Es otra de las cuestiones más comunes y puede ocurrir tanto al conectarnos desde redes móviles como banda ancha. Si nuestra conexión es débil, si la calidad de la señal no es la adecuada, puede que sea imposible conectarnos a una VPN.

Ya sabemos que al navegar por una VPN la velocidad disminuye. Esto además se hace más latente si la conexión por sí misma es débil. Deberemos intentar buscar la manera de que la conexión funcione mejor, que la velocidad sea más óptima. Por ejemplo haciendo uso de cable en vez de Wi-Fi, cuando sea posible.