5 aspectos a verificar antes de comprar en una tienda online

Escrito por Adrián Crespo

Una acción que resulta muy cómoda. Cada vez son más los usuarios que optan por adquirir artículos a través de una tienda online. Durante los últimos años, el número de opciones ha aumentado de forma considerable. Sin embargo, no hay que caer en el error de comprar algo sin antes verificar dónde lo estamos comprando. Os vamos a ofrecer 5 aspectos básicos que debemos verificar antes de comprar un artículo en tiendas online.

Es cierto que, diversos estudios, permiten confirmar que nuestro país aún no se encuentra entre los que más compras realizan. Sin embargo, sí es cierto que, durante los últimos años, la frecuencia con la que se realiza esta acción ha aumentado de forma considerable, pero lejos del crecimiento esperado. Parte de la culpa de que esto no haya sido así se debe al miedo que poseen algunos usuarios a sufrir algún tipo de estafa y que el dinero vaya a parar a ciberdelincuentes. Se trata de algo lógico, ya que se han producido situaciones en las que el artículo se ha adquirido en una tienda online falsa.

Expertos en seguridad indican que son millones de euros los que se estafan utilizando esta técnica.

Sin embargo, para que esto no suceda, te ofrecemos una serie de aspectos básicos que se deben comprobar antes de llevar a cabo cualquier operación. Podríamos decir que son “Las 5 reglas básicas para realizar una compra segura”.

¿Qué debo verificar antes de realizar una compra en una tienda online?

A continuación, te ofrecemos un listado con los aspectos más relevantes y que debemos tener en cuenta antes de realizar una operación en este tipo de servicios.

Factor red a la que el equipo está conectado

Antes de llevar a cabo el proceso, es recomendable utilizar redes que sean seguras. Es decir, cableadas, redes Wi-Fi no comunitarias o puntos de acceso 3G/4G. Sobre todo, es necesario huir de las redes Wi-Fi públicas o de hoteles. Estas últimas acostumbran a estar protegidas por un portal cautivo. Sin embargo, nunca se sabe quién está conectado. Por este motivo, se recomienda que estas compras se realicen a través de la red doméstica, o si no es posible, haciendo uso de la red móvil de nuestro smartphone.

Presencia de certificado SSL

Esto debería ser algo habitual, no solo para estos servicios, sino para otros muchos. La mayoría ya ha implementado SSL y los navegadores web los “marcan” como seguros. Esta información se puede encontrar en la barra de direcciones, justo en la parte izquierda. Si esta información no aparece y la web posee formularios de inicio de sesión o de pago con tarjetas de crédito, PayPal, … lo mejor es no continuar con el proceso y no realizar el envío de ningún formulario. La información no “viaja” de forma segura entre los extremos y podría producirse un robo de la misma.

Identificación del servicio (Información legal)

Aunque muchos no lo tienen en cuenta, hay que verificar antes de nada si en caso de problema podemos acudir a algún número de teléfono o dirección de correo electrónico. Esta información suele presentarse en la parte inferior de la página web del servicio. De no encontrarla, deberíamos abandonar el servicio y buscar otro que nos ofrezca ciertas garantías en el caso de que aparezcan problemas.

Utilizar Google antes de proceder

Internet es muy útil, Google sobre todo. Por este motivo, no cuesta nada utilizar el buscador para encontrar referencias y opiniones de otros usuarios. En muchos casos suele ser útil para continuar adelante con el proceso o encontrar casos problemáticos. En la mayoría de las situaciones, si cuando pones el nombre del servicio encuentras foros en los que se hablan de problemas, lo mejor es pensar en utilizar otra tienda online.

Huir de las gangas

Sí, es cierto que hay páginas que, de forma puntual, disponen de unidades de ciertos productos a precio reducido. Lo que no cuadra es que un móvil tope de gama que acaba de salir y que posee un precio de 900 euros esté disponible por 300 euros. Sirviendo esto como ejemplo, conviene fijarse en este tipo de detalles. Como siempre acostumbramos a decir: Lo barato puede salir caro.

¿Y si no me parece una estafa, pero tengo dudas?

Muchas veces no resulta sencillo saber si un servicio puede ser una estafa o tener problemas. Por este motivo, se puede utilizar en estos casos el contra reembolso. O lo que es lo mismo, abonar la cantidad del pedido una vez se haya recibido en el domicilio. Es cierto que se suele ofrecer con cierto recargo, pero de esta forma nos aseguramos que lo adquirido en la tienda online está en nuestras manos y no perdemos dinero.