Nunca te separes de tu tarjeta de crédito. Así de fácil roban las tarjetas en los comercios cuando las dejas para pagar

Escrito por Rubén Velasco

Una práctica muy común para muchos cuando estamos, por ejemplo, en un restaurante, en un hotel o en una gasolinera es dejar nuestra tarjeta de crédito para que nos cobren directamente a ella. Este hecho cotidiano puede parecer inofensivo, todos alguna vez hemos dejado nuestra tarjeta de crédito para que nos carguen el importe en ella, pero puede que nuestra compra, nuestra visita al hotel o nuestra comida pueda salirnos mucho más cara de lo que esperamos.

Facebook es la red social más utilizada, y mientras que muchos usuarios la utilizan de forma inofensiva para pasar el rato, otros buscan hacer negocio a través de ella, generalmente negocios fraudulentos. Este mismo fin de semana, la comunidad de seguridad informática DragonJAR hacía eco de una nueva estafa que estaba ganando una importante popularidad en las redes sociales.

A raíz de un mensaje de un usuario de esta red social en el que buscaba gente con trabajo en diversos comercios (gasolineras, hoteles, restaurantes, tiendas, ejecutivos, etc) para ofrecerles la posibilidad de ganar unos ingresos extra, hemos podido conocer una red de ladrones de tarjetas de crédito que buscan cómplices que, a cambio de una comisión, les roben tarjetas de crédito mientras trabajan.

Como se puede ver en la conversación publicada en Twitter, este usuario busca gente que trabaje en grandes comercios, gente que pueda mover fácilmente varias tarjetas de crédito al día. Así, le ofrece una alta comisión por cada tarjeta que les pase, capturando el número, la fecha de caducidad y el CVV. Incluso si todo va bien le ofrecen una pluma con cámara, para que sea mucho más fácil capturar estos datos.

De esta manera, los ladrones se hacen con decenas de tarjetas de crédito válidas al día. Aunque muchas de ellas puedan detectar movimientos extraños y darse de baja, los movimientos de estos ladrones pasarán desapercibidos, siendo tarjetas válidas para que las utilicen los piratas, por ejemplo, para robar o vender en la Dark Net.

Cómo evitar que puedan robar mis tarjetas de crédito con estas técnicas

Además de tener siempre un código PIN activado en la tarjeta, y esta configurada en el banco para que siempre pica un código de verificación (normalmente por SMS) al comprar online, la mejor forma de no comprometerla es no separándonos nunca de ella.

Cuando vayamos a pagar debemos asegurarnos de que nunca cogen nuestra tarjeta de crédito, ni siquiera aunque tengan el datáfono delante de nosotros, ya que no sabemos si, por ejemplo, pueden tener una cámara apuntando allí. Siempre que vayamos a pagar debemos pedir que nos traigan el datáfono a donde estamos sentados (por ejemplo, en un restaurante) o asegurarnos de poder cogerlo y moverlo hacia nosotros para salir de cualquier posible ángulo de visión de una cámara, asegurándonos de no dar nunca la vuelta a la tarjeta para no revelar el CVV.

Lo mismo que no debemos soltar nuestra tarjeta de crédito tampoco debemos hacerlo con cualquier otro documento propenso a ser robado, como los DNI u otras tarjetas, especialmente cuando están vinculadas a nuestro banco o tengan relación directa con nuestros datos personales.

¿Sueles tener cuidado a la hora de pagar para evitar este tipo de robos?