Consejos para evitar el robo de datos y qué hacer en caso de haber sufrido un ataque de este tipo

Escrito por Javier Jiménez

Dentro de todas las amenazas y peligros cibernéticos a los que nos enfrentamos, el robo de datos sin duda es de lo más peligroso y preocupante. Afecta a la privacidad de los usuarios y puede comprometer gravemente la seguridad. Es un problema importante al que hacen frente los internautas. Hemos visto muchas filtraciones de datos, malware diseñado para robar credenciales y técnicas de los ciberdelincuentes para ello. Hoy vamos a dar algunos consejos para evitar el robo de datos y qué hacer en caso de que sea demasiado tarde. Ya vimos cómo protegernos al comprar por Internet.

Cómo evitar la filtración y robo de datos

Con el uso generalizado de Internet, las filtraciones de datos han aumentado. Esto es una realidad. Hoy en día utilizamos la red para acciones cotidianas que quizás hace solo unos años era impensable. Un ejemplo es utilizar las cuentas bancarias desde el móvil u ordenador. Fácilmente podemos entrar para consultar el saldo, enviar una transferencia o programar un pago.

Todo esto hace que los ciberdelincuentes pongan sus miras en los datos de los usuarios. Tienen un gran valor y por tanto hay que protegerse.

Cuidado con los documentos de identidad actuales y antiguos

Hay que tener cuidado tanto de manera física como digital. Es común que tengamos que escanear nuestro DNI, por ejemplo. En ocasiones lo guardamos en diferentes equipos y podemos olvidarnos de ello.

Lo ideal es siempre desechar todo aquello que ya no nos sirve. Registros de documentos, fotocopias que puedan mostrar nuestros datos, etc.

Pero esto hay que aplicarlo tanto de manera offline, como puede ser guardar documentos en nuestro móvil o en el ordenador, como de manera online. Especialmente esto último afecta a correos electrónicos o almacenamientos en la nube. Hay que tener mucho cuidado de dónde colgamos material sensible que pueda contener datos personales.

Asegurar los datos en Internet

Proteger el acceso

Gran parte de las filtraciones y robos de datos llegan por un mal uso del sistema de protección. No contar con una protección segura, dejar nuestras redes abiertas a intrusos, etc. Por tanto un consejo importante es utilizar siempre contraseñas fuertes y complejas. Hay que evitar introducir una misma clave en varios servicios.

También hay que proteger las redes. Tener nuestro router desprotegido puede permitir la entrada de intrusos y de malware que comprometa la seguridad.

Siempre podemos utilizar herramientas de cifrado para proteger nuestros datos.

Controlar dónde dejamos nuestros datos

Es cada vez más común utilizar Internet para realizar compras, por ejemplo. Hay muchas páginas disponibles, muchas plataformas y muchos servicios donde nos registramos. Sin embargo no siempre acabamos en alguno legítimo y de garantías.

Por tanto, hay que tener mucho cuidado sobre dónde introducimos nuestros datos. Hay que comprar siempre en páginas de garantías, que funcionen en HTTPS. Además, lo ideal es no ofrecer más datos de los necesarios, especialmente cuando nos registremos en páginas. Puede ser interesante, entre otras cosas, utilizar correos electrónicos desechables.

Qué hacer si hemos sufrido la pérdida de datos

Puede ocurrir que, pese a poner todo nuestro empeño para evitarlo, nos roben datos. Un descuido, iniciar sesión en un equipo infectado y desprotegido, etc. Son varias las causas que pueden provocar una pérdida de datos personales.

Hay que mencionar que en algunos casos poco podemos hacer. Por ejemplo si se ha filtrado información sobre nuestro domicilio o fecha de nacimiento. Pero si hemos sufrido un robo de datos bancarios, contraseñas o credenciales de acceso, lo importante es cambiar todo cuanto antes.

En caso de las tarjetas bancarias, si alguien nos ha robado la información, lo recomendable es bloquearlas. Avisar a nuestro banco y crearnos una nueva.

Si hemos sufrido el robo de credenciales de acceso a cualquier cuenta, es vital cambiarlas cuanto antes. Incluso cambiar todas aquellas que puedan depender de ella. Por ejemplo si hemos detectado que alguien ha podido entrar en nuestro correo electrónico. De ahí también la importancia de contar con claves únicas y autenticación en dos pasos.

En definitiva, el robo de datos en Internet es más común de lo que quisiéramos. Sin embargo siempre podemos tomar medidas para evitarlo.