Cómo empalmar un cable de red para tener la menor pérdida posible

Escrito por Rubén Velasco

Aunque podemos encontrar en Internet una gran variedad de cables de red ya fabricados, de diferentes categorías, y con sus correspondientes clavijas RJ-45 en los extremos, muchos usuarios prefieren hacer sus propios cables de red utilizando el cable y las clavijas que ellos prefieran para ahorrar dinero y, en muchas ocasiones, incluso conseguir cables de mayor calidad a los que podemos comprar por ahí.

Lo ideal en un cable de red es que sea continuo, es decir, que no haya cortes, empalmes ni nada que interfiera desde una de las clavijas RJ-45 hasta la otra. Cualquier corte, empalme o cortocircuito podría dar lugar a enormes pérdidas de velocidad, incluso cortes en la conexión.

Si tenemos dos cables de red, por ejemplo, de 5 metros y necesitamos un cable de 10 metros jamás tendremos que cortar los extremos de los dos cables y empalmarlos, a pesar de que esta es una práctica que realizan muchos usuarios. En el mejor de los casos el cable directamente no funcionará, pero si lo hace lo hará con todo tipo de problemas en cuanto a latencia, velocidad y estabilidad.

Lo mejor si necesitamos un cable más largo es optar por comprar uno nuevo de la longitud deseada o fabricar nosotros mismos el cable si tenemos las herramientas y el material adecuados (recordamos que los cables Ethernet soportan hasta 100 metros sin pérdidas).

Sin embargo, existen formas de «alargar» un cable de red sin necesidad de hacer empalmes de manera que, sin tener que comprar o hacer un cable nuevo, podamos aprovechar dos cables para alargar su longitud.

Cómo empalmar dos cables Ethernet: la forma barata

La mejor forma de empalmar dos cables de red Ethernet es utilizando acopladores o adaptadores. Estos dispositivos cuentan con dos clavijas RJ-45 hembra conectadas entre sí de manera que podamos conectar los dos cables a los extremos y convertirlos en uno solo. Estos dispositivos son totalmente pasivos, ni requieren alimentación ni influyen en la conexión. Si usamos un adaptador de buena calidad la pérdida será prácticamente cero.

En Amazon podemos encontrar una gran cantidad de estos empalmes RJ-45, la mayoría en torno a un precio más o menos similar y con características parecidas. Nosotros os vamos a recomendar el siguiente modelo de UGREEN que, por 11 euros, tenemos 5 acopladores gigabit Ethernet para cables de hasta categoría 6.

Switch: la mejor forma de alargar un cable de red

El acoplador es la forma más rápida y barata de empalmar un cable de red sin pérdidas, aunque tampoco es la mejor, ya que está bastante limitada en muchos sentidos.

Si necesitamos unir dos o más cables de red, sobre todo si estos cables son bastante largos, lo ideal es utilizar un dispositivo de red adicional como un Hub, o mejor aún, un Switch. Estos dispositivos son un poco más engorrosos ya que dependen de alimentación, pero a cambio nos brindan la mayor fiabilidad en la conexión, además de poder aprovechar los demás puestos LAN para conectar otros dispositivos, o llevar otros cables hacia otros extremos de la casa o la oficina.

Salvo que tengamos necesidades especiales, un switch pasivo como el D-Link DGS-105 nos servirá perfectamente para alargar dos cables de red y, además, garantizar la mejor conexión entre ellos.