¿Qué ocurre si me paso de potencia eléctrica contratada?

¿Qué ocurre si me paso de potencia eléctrica contratada?

Sergio De Luz

Para ahorrar en la factura de la luz, no solamente debemos fijarnos en el precio del kWh con nuestra comercializadora o el precio del tope del gas. Uno de los costes recurrentes que tenemos mensualmente es la potencia contratada. Si tenemos una potencia contratada demasiado alta, estaremos tirando el dinero y siempre es recomendable bajarla y ajustarla a nuestro consumo de potencia habitual. Sin embargo, si la tenemos demasiado baja (pagaremos menos) pero es posible que nos salte el ICP (Interruptor Control de Potencia) por lo que tendremos un corte de suministro al pasarnos de la potencia contratada. ¿Qué ocurre si nos pasamos momentáneamente de la potencia contratada? ¿También saltará el ICP o tenemos un tiempo de margen? Hoy en RedesZone os vamos a explicar el funcionamiento.

Potencia contratada y máxima demandada

Si quieres ahorrar dinero mes tras mes en la factura de la luz, debes ajustar la potencia contratada con tu comercializadora, a la potencia que realmente estás demandando. Hoy en día es muy habitual pagar unos 30€ por kW y año (sin impuestos) a la comercializadora. Si tenemos contratados 4kW tendremos que pagar unos 120€ (sin impuestos) por este concepto en la factura de forma mensual. Tener contratados más kW de los estrictamente necesarios es tirar el dinero, por ejemplo, si tienes contratados 8kW de potencia, pero realmente en tu vivienda solamente utilizas como máximo 4kW, la diferencia de potencia que no estás usando es de 4kW, por lo que ahorrarás 120€ (sin impuestos) anualmente.

Para ver la potencia máxima demandada lo podemos hacer directamente en la factura, en la sección de detalles técnicos del suministro, donde tendremos tanto la potencia contratada como también la potencia máxima demandada en el último año. No obstante, nuestra recomendación es que accedas a la web oficial de tu distribuidora, ¿cómo saber cuál es la distribuidora de tu zona? en la factura viene esta información, justo en la misma sección que la potencia contratada y los valores de potencia máxima.

Una vez que te hayas registrado en la distribuidora, podemos ver una sección de «Potencia«. Aquí veremos la potencia contratada y diferentes gráficos de cuál ha sido la potencia demandada de forma mensual, tal y como podéis ver aquí:

En nuestro caso, aunque tengamos contratados 3,45kW, hemos demandado una potencia máxima en periodo punta de 3,77kW, y en periodo valle de 4,32kW. ¿Cómo es posible que hayamos demandado más de lo contratado? Aquí es donde entra en juego el ICP (Interruptor Control de Potencia) integrado en los contadores de telegestión.

¿Qué ocurre si me paso?

Los Interruptores de Control de Potencia suelen estar integrados directamente en el contador, pero todos ellos disponen de una tolerancia que nos permite sobrepasar la potencia contratada sin que nos corte el suministro. Todos ellos deben cumplir la normativa UNE 20.317 para la curva de potencia:

Tal y como podéis ver, podemos superar la potencia contratada durante un límite de tiempo. Dependiendo de cuánto nos pasemos, tendremos más tiempo o menos tiempo para volver por debajo de lo contratado, de lo contrario saltará el ICP y nos quedaremos sin suministro. Por ejemplo, si nos pasamos un 10% de lo contratado podemos estar unos 50 minutos sin ningún problema, sin embargo, si necesitamos una potencia de un 50% superior a lo contratado nos saltará en unos 5 minutos aproximadamente.

¿Qué puedo hacer para que no me salte?

Para que no te salte lo que debes hacer es planificar tus consumos simultáneos. Debemos tener en cuenta que los electrodomésticos que más consumen de forma instantánea, como el horno, consumen unos 2kW o 3kW mientras están calentando, pero una vez que calientan consumen mucho menos hasta que se activa nuevamente el termostato. Lo mismo ocurre si usamos el microondas, durante 1 o 2 minutos podemos tenerlo consumiendo 1kW, pero es de manera temporal.

Gracias a la tolerancia del ICP, tenemos un margen bastante amplio para hacer funcionar varios electrodomésticos y pasarnos de forma momentánea. Si planificamos un poco el funcionamiento de los electrodomésticos, sobre todo de la cocina, podemos pagar menos por la potencia contratada, en lugar de encender el horno, vitrocerámica y microondas a la vez, podemos planificarnos para que no nos pasemos demasiado.

¡Sé el primero en comentar!