Qué pasa si compartes Internet mientras estás conectado a la VPN

Qué pasa si compartes Internet mientras estás conectado a la VPN

Javier Jiménez

Es bastante común compartir Internet a través del teléfono móvil. Pero también lo es utilizar una VPN para navegar por la red y poder hacerlo de forma anónima y ocultar la IP real. Ahora bien, ¿qué ocurre si compartimos Internet pero al mismo tiempo usamos una VPN? De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a explicar si es posible y de qué manera va a afectar a la conexión, tanto de forma positiva como negativa, si hacemos esto.

Compartir Internet y usar VPN

Si instalas una VPN en el móvil, por ejemplo, y navegas por Internet la cuestión es clara: vas a ocultar tu IP real y navegarás a través de los servidores de ese programa. Vas a poder acceder a servicios que puedan estar restringidos en un país, conectarte a una red Wi-Fi sin riesgo de que roben datos al navegar, etc.

Pero surgen dudas cuando con ese mismo móvil decidimos compartir Internet con un ordenador, por ejemplo. ¿Puede conectarse ese PC a Internet? ¿Navega también a través de la VPN? La respuesta es sí a ambas preguntas. Ese ordenador podrá conectarse a la red a través del móvil aunque éste esté utilizando una VPN y, además, ocultará su dirección IP.

Esto puede resultar muy útil en determinadas circunstancias. Piensa, por ejemplo, en una televisión que necesites que se conecte a través de una VPN. Puede que no sea posible instalar una aplicación en este dispositivo, pero sí que podrías instalarla en el PC o móvil y compartir red con esa televisión.

Por tanto, siempre que te conectes a una red compartida desde otro dispositivo y éste utilice una VPN, vas a navegar a través de ella. Esto tiene sus ventajas, pero también desventajas. Las ventajas son las que hemos explicado, como es el hecho de evitar bloqueos geográficos o poder mejorar la privacidad.

Evitar conflictos al usar VPN

Problemas de acceder a una red compartida con VPN

¿Qué problemas puede tener? Uno de os más evidentes es que no puedas navegar con normalidad. A fin de cuentas, siempre que compartes Internet ya va a disminuir algo la velocidad. Por ejemplo puede que te conectes algo alejado o que el móvil que está compartiendo red no tenga mucha potencia.

Pero esto va a aumentar aún más si tenemos en cuenta que todo transcurre a través de una VPN. Ya el hecho de conectarnos directamente a una VPN va a hacer que la conexión sea más limitada y tengamos menor velocidad. Pero si además estamos compartiendo la red desde otro dispositivo, los resultados pueden ser más evidentes.

Esto no significa que sea una mala idea conectarnos a una red Wi-Fi que estamos compartiendo y a la vez usar VPN, ya que puede ser la solución en muchos casos. No obstante, sí debes tener en cuenta que la velocidad y calidad de la señal podría no ser la ideal y podrías tener problemas en algunos casos.

Nuestro consejo es que intentes reducir al mínimo los problemas. Utiliza siempre una VPN de garantías, que sea fiable y además funcione bien. También intenta optimizar la conexión cuando la compartas, por ejemplo conectándote cerca del dispositivo o hacer que éste se encuentre en una ubicación donde reciba buena cobertura. Puedes ver algunas recomendaciones para que la VPN no se desconecte.

¡Sé el primero en comentar!