Cómo configurar una cámara IP doméstica en 3 sencillos pasos

Si piensas comprarte una cámara IP doméstica, o si ya te has comprado una pero todavía no la has instalado, es posible que te encuentres con algunos problemas a la hora de enlazarla con la red inalámbrica WiFi. La mayoría de las cámaras domésticas son inalámbricas para facilitar enormemente su configuración, sin embargo, esto también tiene sus partes negativas, y es que si el router WiFi tiene ciertas configuraciones habilitadas, seguramente tendremos problemas para enlazarla. Hoy en RedesZone os vamos a enseñar a configurar cualquier cámara IP en tres sencillos pasos.

Configurar la red WiFi del router bien

Desde hace varios años, los routers doble banda simultánea con Wi-Fi 5 o Wi-Fi 6 emiten dos un solo SSID (nombre de red WiFi), esto se suele llamar «Smart Connect«. Esto facilita la tarea a los usuarios de conectarse a las red WiFi de casa, porque no verán dos redes diferentes. El router se encargará de realizar la función de band-steering, esto significa que colocará a los clientes inalámbricos en la banda de 2.4GHz o 5GHz dependiendo de diferentes datos:

  • Señal recibida por el cliente inalámbrico. Si está muy lejos o tiene poca señal, se conectará a 2.4GHz. A medida que se acerca y tiene mayor señal, se conectará a la red de 5GHz.
  • Número de clientes conectados en las dos bandas de frecuencias.
  • Compatibilidad del cliente WiFi de conectarse a la banda de 2.4GHz o 5GHz.
  • Sincronización máxima del cliente, para que los clientes lentos se conecten a 2.4GHz y no perjudiquen a los rápidos que se conectarán en 5GHz.

Esta funcionalidad, cuando está habilitada, puede ocasionar problemas a las cámaras IP domésticas, porque estas normalmente solo soportan la banda de 2.4GHz. Para evitar posibles problemas a la hora de conectar la cámara, es muy recomendable realizar los siguientes pasos:

  • Desactivar la función Smart Connect.
  • Configurar un SSID diferente para la banda de 2.4GHz y 5GHz.

Una vez hecho esto, es recomendable comprobar que se han aplicado correctamente los cambios y podemos conectarnos a ambas bandas por separado.

Habilitar los servicios de ubicación y Bluetooth

Si utilizas un smartphone Android, es completamente necesario habilitar los servicios de ubicación (GPS) para localizar la cámara IP y poder configurarla con la app oficial de dicha marca. Si no habilitamos los servicios de ubicación, seguramente te devuelva un error en el asistente de configuración de la cámara. En algunos casos la propia aplicación ya nos avisará de que es necesario habilitar esta funcionalidad en nuestro smartphone, si es que no la tenemos ya habilitada previamente.

Solucionar problemas con el Bluetooth

Hay modelos de cámaras IP que tienen Bluetooth para configurarlas de forma fácil y rápida, es posible que hayas comprado una cámara IP que dispone de Bluetooth sin tú saberlo. Por este motivo, nuestra recomendación es que habilites también el Bluetooth antes de iniciar el proceso de configuración de la cámara IP, de lo contrario podrías tener problemas para añadirla a la red inalámbrica.

Descargar la app y seguir el asistente de instalación

Una vez que hayas preparado el router WiFi con la configuración que os hemos indicado, hemos habilitado los servicios de ubicación (GPS) y también el Bluetooth, llega la hora de descargar la aplicación oficial de la cámara, instalarla en nuestro smartphone, y comenzar con el asistente de instalación. En todas las cámaras que hay hoy en día, los fabricantes necesitan un registro a través de una cuenta de email, después de registrarnos en el servicio, podremos añadir una o varias cámaras a través del asistente de instalación paso a paso.

Generalmente estos asistentes de instalación nos indicarán hasta cómo podemos conectar a la luz eléctrica la cámara, y es que nos guiarán paso a paso, sin necesidad de tener ningún conocimiento previo. No obstante, hay algunos asistentes que nos nos indicarán esto que os hemos explicado anteriormente, sobre todo lo del router WiFi y la funcionalidad de Smart Connect.

Esperamos que haciendo estos tres pasos tan sencillos, podáis instalar cualquier cámara IP doméstica sin problemas.

¡Sé el primero en comentar!