Qué tener en cuenta para jugar online sin problemas de velocidad

Tener una buena velocidad de Internet es importante, pero lo es aún más cuando utilizamos determinados programas o servicios online. Una de esas ocasiones en las que resulta imprescindible tener una buena conexión es a la hora de jugar por Internet. En este artículo vamos a explicar qué tener en cuenta para poder jugar sin problemas y lograr que la red funcione en las mejores condiciones posibles, sin que aparezcan cortes o fallos.

Consejos para jugar online sin cortes

Vamos a hablar de algunos puntos que debes tener en cuenta para que jugar por Internet no sea un problema. Para entrar en determinadas partidas, por ejemplo, es necesario que tengas una latencia adecuada, así como una velocidad que te permita jugar sin cortes. Hay factores que influyen, por lo que conviene tomar medidas.

Si es posible usa cable

Lo primero y más básico es intentar utilizar cable de red siempre que sea posible. Si vas a jugar desde el ordenador o consola y tienes cerca el router y puedes conectarlo por cable LAN, mejor. De esta forma lograrás que la conexión sea más estable y también alcanzar mayor velocidad que si te conectas de forma inalámbrica.

Ahora bien, es importante también que ese cable sea de garantías. Es interesante que sea Gigabit Ethernet, ya que de lo contrario estarías limitado a Fast Ethernet y eso significa que la velocidad no va a pasar de 100 Mbps. Sería un problema para jugar por Internet en las mejores condiciones. A veces Internet puede ir más lento por cable que por Wi-Fi.

Dispositivos para mejorar el Wi-Fi

Pero siendo realistas, hoy en día la mayoría nos conectamos a Internet de forma inalámbrica. Bien porque nos conectamos lejos del router y no tenemos cable, bien porque directamente nuestros dispositivos móviles solo se conectan por Wi-Fi. Por tanto, otra cosa que debes tener en cuenta es la posibilidad de utilizar algún dispositivo para mejorar la señal.

¿Qué puedes usar? Por ejemplo un repetidor Wi-Fi, un sistema Mesh o PLC. Cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas, por lo que según sea el caso puedes optar por alguna de estas alternativas. De esta forma podrás llevar la conexión más lejos y alcanzar una mayor velocidad, además de tener menos problemas con el ping, tan importante para jugar online.

Elige la banda correcta

Si te conectas por Wi-Fi es vital que elijas bien a qué banda vas a conectarte. Elegir una u otra puede suponer un cambio grande para alcanzar una mayor estabilidad y velocidad. Dependerá de diferentes factores y no siempre va a ser igual, por lo que debes conocer cuándo usar 2,4 GHz o 5 GHz. Este es el motivo por el que los routers tienen dos bandas Wi-Fi.

En líneas generales podemos decir que la banda de los 2,4 GHz es ideal si vas a conectarte lejos del router. Por ejemplo en una habitación que esté a una distancia considerable o haya muchos obstáculos. Es la banda más estable, la que permite navegar desde más lejos, pero es la que tiene menos velocidad.

En cambio, la banda de los 5 GHz es la más veloz. Eso sí, vas a tener que conectarte cerca del router. Si vas a estar en la misma habitación que el punto de acceso o en los alrededores, sin duda es la opción que deberías elegir para jugar por Internet y tener la máxima calidad posible.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Evita sobrecargar la conexión

Otro factor que debes tener en cuenta es que tu conexión es limitada. Es decir, cuando contratas una tarifa de Internet, sea cual sea, vas a tener un ancho de banda disponible para que se conecten todos tus aparatos. Mientras menor sea ese ancho de banda, más problemas puedes tener al conectar muchos dispositivos.

Si vas a jugar por Internet y necesitas que la velocidad sea óptima, lo mejor es que no sobrecargues la conexión. Por ejemplo debes evitar descargar grandes archivos de la nube o instalar actualizaciones al mismo tiempo que vas a jugar con tu videoconsola u ordenador. Esto ayudará a que la calidad sea mejor.

Mantén los equipos en buen estado

Por supuesto, algo que no debe faltar es mantener en buen estado los dispositivos. Esto significa que debes tenerlos actualizados los sistemas. De esta forma corregirás cualquier vulnerabilidad que pueda aparecer, además de aprovechar al máximo los recursos disponibles y mejorar el rendimiento.

También debes instalar un buen antivirus. Esto te ayudará a mantener la protección y evitar problemas al jugar por Internet que puedan afectar a tus datos personales. Por ejemplo Microsoft Defender o Avast son dos buenas soluciones. No obstante, el abanico de posibilidades es bastante amplio.

¡Sé el primero en comentar!