Qué pasa si tu VPN se desconecta de repente

Qué pasa si tu VPN se desconecta de repente

Javier Jiménez

Utilizar una VPN se ha convertido en algo muy común. Es muy útil para mejorar la privacidad cuando te conectas a una red Wi-Fi que no es fiable, pero también de cara a poder acceder a servicios que estén bloqueados geográficamente. Ahora bien, ¿qué pasa si la VPN deja de funcionar de repente? Vamos a hablar de las consecuencias que esto podría traer a nuestra privacidad y seguridad.

Problemas si la VPN se corta

Podemos decir que el hecho de que se corte una VPN no es extraño. Especialmente si usas una aplicación gratuita o que no cuenta con todas las garantías, puede que aparezcan errores de este tipo. Esto podría afectar a tu privacidad y seguridad, además de poner en riesgo que puedas acceder a ciertos servicios que podrían estar bloqueados geográficamente.

Se filtra la IP real

Lo primero que podría pasar si la VPN deja de funcionar es que tu dirección IP real podría quedar expuesta. Uno de los objetivos de este tipo de programa es ocultar esta información. Pero claro, si falla y deja de funcionar ese tipo de datos va a filtrarse y tendrás problemas de privacidad.

En el momento en el que la VPN se para, automáticamente pasas a navegar por la red Wi-Fi a la que estás conectado. Por tanto, vas a salir a Internet directamente con esa IP y no vas a estar detrás de la que ofrece la aplicación.

No podrás acceder a servicios bloqueados

Otro problema si se corta la VPN es que no vas a poder seguir utilizando programas o páginas web que puedan estar bloqueados donde te encuentres. Este tipo de herramientas cuenta con diferentes servidores a los que te puedes conectar y navegar como si realmente estuvieras en otro lugar. Por ejemplo, es muy útil para ver contenido limitado a ciertos países o entrar en redes sociales cuando estás en un país donde las bloquea.

Pero claro, una vez más al dejar de funcionar la VPN vas a navegar con la dirección IP real de la conexión que utilizas. Esto va a hacer que tu ubicación quede expuesta en la red y puedan bloquearte si intentas entrar a algún servicio que no esté disponible donde estás geográficamente.

Tus datos pueden estar en peligro

Por supuesto, otro problema evidente cuando se desconecta la VPN es que los datos puedan verse comprometidos. Imagina que estás navegando a través de una red Wi-Fi pública, como puede ser en un aeropuerto. La información que envías y recibes por la red pasa a quedar desprotegida.

En caso de que hubiera algún intruso en esa red y navegues por sitios inseguros, sin cifrar, podrías ver que tus datos personales corran el riesgo de ser robados. Es otro de los problemas claros en caso de que la VPN se corte.

Kill Switch VPN, la opción para evitar problemas

Como has podido ver, si se corta la VPN puede poner en riesgo tus datos personales o hacer que no puedas conectarte a ciertos programas o sitios web que puedan estar bloqueados. Ahora bien, ¿qué puedes hacer para evitarlo? Lo primero será usar una VPN de garantías, que no se corte fácilmente y que funcione lo mejor posible. Pero otra opción es lo que se conoce como Kill Switch VPN.

Muchas VPN traen la función Kill Switch VPN integrada. Básicamente lo que hace es protegernos en caso de que deje de funcionar. Corta automáticamente la conexión y nuestros datos no podrían quedar expuestos. No podríamos seguir navegando sin esa protección que nos ofrece este tipo de programas.

Por tanto, para evitar los problemas que has podido ver en caso de que aparezca algún problema, una opción muy interesante es la de utilizar un Kill Switch VPN. Tienes que asegurarte de que la aplicación que utilices cuente con esta función y configurarla correctamente.

1 Comentario