Tu antivirus no sirve contra estas amenazas
Javier Jiménez

Proteger los equipos con un buen antivirus es fundamental. Es la mejor barrera para evitar la entrada de programas maliciosos, virus y otros ataques que puedan robar contraseñas o infectar el sistema. Sin embargo no actúa para todo tipo de problemas de seguridad que aparezcan. En este artículo vamos a hablar de cuándo el antivirus no puede protegernos y tendremos que buscar medidas alternativas.

Cuándo no protege el antivirus

Programas como Avast, Windows Defender y otros muchos que podemos instalar en el ordenador y móvil pueden prevenir la entrada de virus de todo tipo. Sin embargo no siempre funcionan. Incluso hay determinadas amenazas muy peligrosas para las que no podrán actuar. Ahí tendremos que tomar otras medidas, como actualizar el sistema o evitar cometer errores.

Ataques Phishing

Una de ellas son los ataques Phishing. En este tipo de ataque, un pirata informático envía un correo o SMS haciéndose pasar por una página legítima, un servicio oficial como puede ser una red social, correo electrónico o cualquier plataforma. Generalmente suelen lanzar un anzuelo en el que piden que hagamos algún cambio o solucionemos algún error.

Por ejemplo, algo habitual en estas fechas es que recibamos un correo donde nos dicen que un supuesto pedido que estamos esperando ha tenido un problema y debemos actualizar datos o hacer algo. La víctima hace clic, pone sus datos y los envía sin saberlo a un servidor controlado por los atacantes. Ahí no podría actuar un antivirus.

Vulnerabilidades en el sistema

Otro problema del que un antivirus no podrá protegernos es de vulnerabilidades que haya en el equipo. Puede haber fallos de seguridad en el sistema operativo, en alguna aplicación que usemos, controladores de adaptadores de red… Esto podría ser aprovechado por un pirata informático para lanzar sus ataques y tomar el control del equipo.

En este caso, el antivirus no nos avisaría. No evitaría ese problema. Lo que vamos a tener que hacer es controlar que tengamos siempre las últimas versiones instaladas, que no dejemos ningún programa desactualizado o cualquier adaptador sin la última versión del firmware y tener ahí una brecha. Esto puede dar lugar a ataques RDDoS, por ejemplo.

Entrar en un dominio falso

Navegando por Internet podemos llegar a páginas que en realidad son falsas. Por ejemplo a través de un enlace que vemos en un sitio que nos deriva a otro. Pensamos que puede ser original, pero en realidad es una página que han creado solo para recopilar datos personales y poner en riesgo nuestra seguridad.

Para evitar problemas de este tipo, lo ideal es revisar muy bien la URL a la que estamos entrando. Debemos comprobar que la dirección corresponde realmente con el sitio al que intentamos entrar. Por ejemplo, si vamos a acceder a Facebook, es imprescindible que veamos que la dirección del dominio es correcta.

Virus nuevos

Un antivirus cuenta con una base de datos de amenazas conocidas. De esta forma, si por ejemplo descargamos un malware en nuestro equipo, nos avisa de ello y lo elimina. ¿Qué ocurre si se trata de un virus nuevo, que aún no ha sido detectado? En ese caso no podría protegernos.

Por ello, para estar totalmente protegidos de este tipo de problemas va a ser muy importante el sentido común. Debemos evitar cometer fallos, como por ejemplo descargar aplicaciones desde fuentes que no sean fiables o entrar en sitios que puedan ser peligrosos.

¡Sé el primero en comentar!