Envié un correo a la persona equivocada, ¿qué es lo peor que podría pasar?

Envié un correo a la persona equivocada, ¿qué es lo peor que podría pasar?

Lorena Fernández

¿Utilizas el correo electrónico con frecuencia en el ámbito laboral? Si es así, es muy probable que hayas enviado un correo a uno o más destinatarios de forma equivocada. Este puede parecer un error inocente, pero si el destinatario equivocado tiene la posibilidad y capacidad, podría tomar ciertas medidas para perjudicarte personalmente. O peor aún, perjudicar a la organización donde trabajas.

Los mensajes de correo electrónico laborales son considerados como una mina de oro. Es tanta la cantidad de información de alto valor y sensibilidad con el que lidiamos y manipulamos a diario, que, con una simple cadena, un cibercriminal puede contar con una organización entera en sus manos. Ni hablemos si es que entre los datos que contenga esa cadena impliquen activos muy valiosos como los datos de nóminas de empleados.

Cuesta que lo aceptemos, pero el propio colaborador representa a la principal amenaza para su organización. El error humano es mucho más perjudicial de lo que nosotros pensamos. Desatención, prisas, e incluso desinterés, todos estos factores influyen para que nosotros cometamos este pequeño pero gran error: enviar un correo electrónico al destinatario equivocado.

Más de 100 correos electrónicos «equivocados» a la semana

Es una barbaridad. La compañía Tessian ha publicado recientemente un informe que indica que solamente en una semana, se envían 130 o más correos electrónicos equivocados. Desafortunadamente, varios de esos mensajes contienen información corporativa confidencial e igualmente, los destinatarios por error tienen acceso a ellos.

Por otro lado, este error de enviar correos electrónicos a destinatarios equivocados sucede más de 200,000 veces al año. Aunque el destinatario por error corresponda a tu organización, el alto riesgo de filtración de datos o cualquier tipo de ataque se mantiene. Especialmente porque los colaboradores tienen manejo de las actividades internas de su sector y entre sectores también. A pesar de que este reporte se enfoca a los habitantes del Reino Unido, es una tendencia que se aplica a prácticamente todos los países del globo.

¿Es posible equivocarse tantas veces?

Claro que sí. El error humano (la desatención, especialmente) puede llegar hasta ese punto. Pero, ¿y si esto resulta en que han vulnerado mi cuenta? Esto también es posible. Los destinatarios equivocados pueden aparecer en nuestra libreta de direcciones sin que lo percibamos o sin haber prestado atención. Los mismos pueden diferenciarse de las direcciones auténticas por una letra, un número o bien, una palabra de considerable longitud.

Presta mucha atención antes de enviar cualquier mensaje de correo electrónico corporativo. Si es necesario, comprueba dirección por dirección, debes hacerlo. Puede ser que tu dirección de correo esté infectada por algún tipo de virus o malware. Si es así, recomendamos comunicarlo a tu departamento de soporte para que actúe de inmediato.

La puerta de salida hacia las filtraciones de datos

Solamente en el Reino Unido, aún de acuerdo al informe de Tessian, se han reportado 1357 filtraciones de datos. Todos estas ocurrieron a raíz de los correos enviados por error. El incremento de este tipo de eventos incrementó en un 300%. Alarmante, ¿cierto? No hay mejor consejo que prestar la debida atención antes de enviar un mensaje. Un minuto adicional realizando una pequeña revisión, marca la diferencia.

Os recomendamos leer nuestro tutorial sobre los mejores correos temporales para proteger tu privacidad y seguridad.