Internet Explorer deja de ser seguro para siempre

Internet Explorer ha sido sin duda uno de los navegadores más importantes en la historia de Internet. Prácticamente todos, en una u otra ocasión, lo hemos utilizado; aunque solo sea para entrar en la página para descargar otro diferente. Sin embargo ahora llega al final de su vida útil, ya que deja de tener soporte. Eso hace que sea un peligro para la seguridad de los usuarios, como vamos a explicar.

Fin al soporte de Internet Explorer

Este popular navegador lleva con nosotros desde 1995. Desde entonces ha tenido diferentes versiones y ha esto muy presente en nuestros equipos. Con el paso del tiempo ha ido agregando nuevas funciones y características, pero lo cierto es que desde hace unos años su cuota de mercado ha bajado mucho. Otros navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox han ido ganando terreno constantemente.

Pero ahí seguía. Ahí ha seguido al menos hasta ahora. Y de hecho todavía son muchos los usuarios, en cifras absolutas, los que lo utilizan en su día a día. La llegada de Microsoft Edge también provocó que pasara a un lado. De hecho, desde ahora los usuarios de Windows 10 y Windows 11 que inicien Internet Explorer 11 pasarán automáticamente a Edge.

¿Qué ocurre con las versiones anteriores? Desde el 15 de junio Internet Explorer seguirá estando disponible en versiones como Windows 7, Windows 8.1 y otras versiones antiguas. El problema es que, en las versiones de Windows donde ya no se reciben actualizaciones de seguridad, el navegador tampoco. Eso hace que sea inseguro, que pueda tener vulnerabilidades sin corregir.

Muerte de Internet Explorer

Microsoft Edge con el modo IE

Desde Microsoft han creado el modo IE para Edge. Básicamente permite la compatibilidad con Internet Explorer, algo que estará disponible al menos hasta 2029. No es Internet Explorer, sino un modo para Microsoft Edge. Desde Microsoft piden a los usuarios que utilicen este navegador que se pasen a este modo y de esta forma mantengan la seguridad y puedan seguir navegando correctamente.

Seguramente el fin de Internet Explorer no sorprenda a muchos. A fin de cuentas ha pasado a ser un navegador con muy poca cuota de mercado y ha tenido en los últimos años la competencia directa de Microsoft Edge, basado en Chromium, que es por el que ha apostado Microsoft. No obstante, como decimos son muchos los usuarios que, de una u otra forma, han continuado usándolo. Ahora eso va a ser más complicado e incluso inseguro.

Para navegar por Internet existen múltiples alternativas. Aunque los más populares son Google Chrome, Mozilla Firefox o el propio Microsoft Edge, lo cierto es que vas a encontrar un amplio abanico de opciones. Otros como Opera o Safari también son muy usados. Eso sí, sea cual sea el que utilices te recomendamos que esté actualizado, que te asegures de que va a recibir soporte técnico en caso de que surjan vulnerabilidades.

Como consejo adicional de seguridad, es importante instalar las extensiones siempre desde fuentes fiables. Nunca debes instalarlas desde plataformas o páginas de terceros que puedan ser un peligro. Es esencial lograr que el navegador funcione bien, pero también que sea seguro. A fin de cuentas es una herramienta fundamental para nuestro día a día.