¿Podemos confiar en Dropbox, OneDrive o Google Drive para guardar archivos?

¿Podemos confiar en Dropbox, OneDrive o Google Drive para guardar archivos?

Javier Jiménez

Hay muchas opciones para almacenar archivos en la nube hoy en día. Algunos de los servicios más importantes y utilizados podemos decir que son Google Drive, Dropbox y OneDrive. Cuentan con muchos usuarios, ofrecen características similares y nos permiten tener nuestro contenido disponible en todo momento. Ahora bien, ¿Podemos confiar realmente en estas plataformas de almacenamiento en la nube? Vamos a hablar de qué problemas de seguridad o fallos podríamos encontrarnos.

Problemas que pueden surgir con el almacenamiento en la nube

En primer lugar hay que mencionar que Google Drive, Dropbox y OneDrive son plataformas de almacenamiento en la nube seguras. Utilizan un cifrado adecuado para mantener nuestros archivos a salvo y no tener problemas de ningún tipo.

Sin embargo hay que tener en cuenta que en ocasiones pueden surgir problemas. Esto es algo que podría ocurrir con cualquier servicio de este tipo que utilicemos y no es algo exclusivo de estos tres. Eso sí, son los más usados y por ello podría afectar a más usuarios. A veces podría haber algún fallo que impida conectarnos a la plataforma, filtraciones y problemas que no tendríamos si usamos la nube privada. Hay diferentes tipos de protocolos para transferir archivos.

Filtración de datos

Sin duda una de las inquietudes al usar un servicio de almacenamiento en la nube es que se filtre la información que guardamos. Podría estar en peligro todo el contenido que tenemos guardado. A veces surgen problemas de seguridad que son explotados por piratas informáticos y de esta forma logran entrar en los archivos.

Robo de contraseña

¿Qué ocurre si estamos usando Dropbox, OneDrive o Google Drive y perdemos la contraseña o nos la roban? Sin duda sería un problema muy importante, ya que un intruso podría acceder al servicio y ver todo lo que tenemos. Es otro de los riesgos de utilizar una plataforma de este tipo.

Esto podría ocurrir por algún fallo de seguridad en el propio servicio, así como errores que cometamos al generar la clave de acceso. Siempre debemos tener contraseñas que sean seguras. Hay muchos métodos para robar contraseñas en Internet.

Crear contraseñas seguras

Limitaciones en el uso

Otro peligro de utilizar un servicio de almacenamiento en la nube que no dependa de nosotros es que en un momento dado haya limitaciones en el uso. Podrían limitar, por ejemplo, el almacenamiento máximo que podemos tener de forma gratuita. Esto podría ser muy negativo si tenemos una gran cantidad de archivos guardados y dependemos de esta plataforma.

Caídas en el sistema

También podría haber problemas temporales a la hora de usar Dropbox, OneDrive o Google Drive. Puede que el servicio no esté disponible en algún momento y eso nos impida acceder a contenido importante o que necesitemos urgentemente. Esto podría afectar especialmente a una empresa, que pueda ver cómo tiene que paralizar su actividad.

Cierre de las plataformas

Por último, algo extremo es que las plataformas cierren. Lógicamente esto no va a pasar de la noche a la mañana, pero sin duda es algo que requeriría de trasladar todo el contenido a otro servicio online. No dependemos de nosotros mismos de que funcionen de forma permanente.