Cómo hacer un test de velocidad WiFi en local sin usar Internet

Tener una buena velocidad de Internet es imprescindible para poder abrir páginas web, ver vídeos en Streaming o descargar archivos de la nube. Sin embargo esto no siempre es posible. Especialmente pueden aparecer problemas cuando estamos conectados de forma inalámbrica. Por ello conviene controlar qué tal es la conexión y poder tomar medidas en caso de que sea necesario. En este artículo vamos a explicar cómo hacer un test de velocidad WiFi y por qué es importante.

 

Para qué hacer una prueba de velocidad WiFi

Realizar un test de velocidad es importante para saber si la conexión WiFi funciona correctamente. Piensa por ejemplo cuando contratas fibra óptica, cambias la tarifa o has adquirido un nuevo router. Puede que quieras saber si funciona bien o si hay algún problema que impida tener un rendimiento óptimo.

Simplemente con hacer una prueba de velocidad vas a saber cuánto te llega, tanto de subida como de bajada. Si dista mucho de lo que tienes contratado, puede que haya algo mal. Eso sí, debes ser consciente de que siempre va a haber algo de pérdida cuando te conectas de forma inalámbrica.

También es muy útil para probar un adaptador de red. Normalmente los ordenadores tienen una tarjeta WiFi interna, pero podemos comprar una adicional y conectarla por USB. Si hacemos una prueba podremos ver qué tal funciona cada una y qué podemos esperar. Una manera más de saber si conviene o no cambiarla.

Además, va a servir para conocer si la cobertura que nos llega es correcta o es muy limitada. Por ejemplo puedes realizar un test de velocidad desde diferentes habitaciones de tu vivienda y así ver si hay alguna zona muerta donde no llega la señal o ésta es muy débil y debes conectar algún repetidor o dispositivos PLC para que funcione mejor.

 

Cómo preparar el equipo para hacer un test

Es importante que tengas en cuenta algunas pautas para realizar un test de velocidad WiFi correctamente y que los resultados sean los correctos y no tener falsas mediciones. Esto es esencial para detectar posibles problemas y ver si realmente la conexión que te llega es la correcta o no.

 

Cuidar la ubicación

Lo primero es realizar la prueba de velocidad cerca del punto de acceso. Si realmente quieres saber qué velocidad te llega de Internet y ver que es la que tienes contratada, lo ideal es que pongas el ordenador cerca del router. Así podrás tener una buena cobertura y los resultados serán más acordes a la tarifa contratada. Si haces ese test desde muy lejos, vas a tener problemas.

No obstante, si lo que te interesa es saber simplemente qué velocidad te llega a un punto concreto de la vivienda, entonces debes hacer la prueba desde allí. Por ejemplo si sueles conectarte desde una habitación, será allí donde tienes que realizar ese test y ver cuánto te llega.

 

Elige la banda adecuada

Para poder conectarte por WiFi puedes hacerlo tanto a través de la banda de los 2,4 GHz como de los 5 GHz. Podemos decir que la primera es la que permite conectarnos más lejos del router, ya que es menos sensible a los obstáculos y la distancia. Eso sí, no va a tener una gran velocidad.

En cambio, la banda de los 5 GHz es la que permite alcanzar la máxima velocidad de Internet inalámbrica. El punto negativo es que tendrás que conectarte más cerca del punto de acceso. Por tanto, cuando vayas a realizar un test de velocidad ten en cuenta a qué banda estás conectado.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

 

Preparar el sistema

Por supuesto, también debes tener el sistema listo para poder hacer este test de velocidad con garantías. Lo ideal es que esté actualizado correctamente, tanto a nivel de sistema operativo como los controladores de la tarjeta de red. También debes asegurarte de que no hay ningún tipo de malware que pueda estar interfiriendo. Para ello puedes usar un buen antivirus, como puede ser Windows Defender, Avast o cualquier otra opción.

Si tienes un sistema desprotegido, que tenga alguna vulnerabilidad o problema, eso puede hacer que la velocidad sea limitada. Puedes tener malos resultados a la hora de realizar la prueba de velocidad.

 

Hacer un test en local

Si quieres descartar problemas de Internet y ver realmente la velocidad máxima que puedes tener por WiFi, una opción muy interesante es utilizar aplicaciones como iperf3 o su versión gráfica Jperf. De esta forma podrás ver la velocidad entre dos equipos conectados en la red local. Se trata de un cliente-servidor y comprueba la velocidad sin que la conexión de Internet haga cuello de botella.

Para que sea más sencillo, lo mejor es que utilices Jperf. Vas a obtener casi lo mismo que con iperf3, pero en versión gráfica. Lo puedes instalar de forma gratuita para Windows, Linux o macOS. Simplemente necesitas tener Java instalado y posteriormente agregas esta herramienta en los dispositivos. Lo puedes descargar para Windows o la versión que necesites.

Una vez lo tengas descargado verás que te aparece un archivo de nombre jperf.bat, que es el que tienes que ejecutar. Como lo vas a instalar en dos equipos, uno de ello va a actuar como cliente y el otro como servidor. En el servidor tendrás que ir a la sección Server, Listen Port 5001, que es el que vendrá por defecto, y marcar en Run Iperf para que se inicie. Este equipo va a utilizar la IP 192.168.1.3.

En el lado del cliente tienes que ir a la sección Client, pones Server Address 192.168.1.3 y en Port 5001. Posteriormente le das a Run Iperf y comienza a establecer la comunicación con el servidor. Ya podrás medir cuál es el ancho de banda entre ambos dispositivos.

Para velocidades de hasta 1Gbps os recomendamos utilizar Jperf porque es muy fácil de utilizar a través de su interfaz gráfica de usuario, no obstante, en caso de superar la velocidad de 1Gbps real, como ocurre cuando probamos equipos con Wi-Fi 6 y los 160MHz de ancho de canal, nuestra recomendación es que utilices iperf3 porque te dará unos resultados más acordes con la realidad. En RedesZone tenemos completos tutoriales de ambas herramientas, para que sepáis utilizarlas en detalle y sin ningún problema.

 

Conocer la velocidad del WiFi en Internet

Por tanto, una vez hayas tenido todo esto en cuenta ya estás listo para hacer un test de velocidad de fibra WiFi y ver qué tal es tu conexión, pero conexión a Internet, porque es posible que tu velocidad del WiFi sea inferior a la velocidad real que te proporcione la fibra óptica. Para ello puedes acceder a diferentes herramientas, como es el caso de la página web Test de Velocidad. Allí, nada más entrar, verás un botón para iniciar la prueba.

Test Velocidad 600 Mbps

Cuando el proceso finalice, el cual apenas dura unos segundos, verás que te muestra los resultados en un cuadro. Allí aparecerá cuál es la velocidad de bajada y la de subida. Puedes verificar si lo que te llega coincide con lo que tienes contratado o debería de llegarte algo más y, por tanto, tendrías que buscar la causa.

Pero más allá de saber la velocidad de fibra o ADSL por WiFi, también puedes ver cuál es el ping. En este caso lo ideal es que sea lo más bajo posible. Es la latencia de la conexión y si es demasiado elevada vas a tener problemas para jugar por Internet o realizar videollamadas, ya que podría haber cortes.

 

Consejos para mejorar la velocidad por WiFi

¿Qué tal tu conexión WiFi? ¿Crees que deberías tener más velocidad de bajada o subida? Vamos a mostrar algunos consejos para que puedas optimizar al máximo la red y no tengas problemas de cortes o lentitud cuando navegas a través de la red inalámbrica desde tus dispositivos.

 

Optimizar el router

El router es sin duda una pieza fundamental para que la conexión de Internet sea la correcta. Es importante que funcione bien y, por tanto, conviene optimizarlo al máximo posible. ¿Tienes actualizado el firmware del router? Ese es un punto que debes tener en cuenta. También que esté correctamente protegido, con una buena contraseña para el WiFi y para acceder a la configuración

Igualmente, el router debe estar ubicado en un lugar central de la vivienda, desde donde pueda repartir mejor la señal. Es importante que esté en un sitio elevado, como puede ser encima de un mueble, así como alejado de cualquier posible interferencia de otro dispositivo electrónico.

 

Utilizar dispositivos para mejorar la señal

Si ves que la señal no llega bien, puedes usar otros dispositivos para mejorarla. De esta forma podrás salvar las zonas muertas de tu hogar, donde la velocidad WiFi sea muy limitada y tengas problemas para conectarte de forma estable. Hay diferentes opciones para ello, según sea el caso.

Una de ellas es utilizar repetidores. Básicamente lo que hacen es ampliar la señal a otros lugares. No siempre es la mejor alternativa, especialmente cuando hay que salvar una distancia considerable. En este caso puede ser mejor solución instalar un sistema Mesh o utilizar dispositivos PLC para llevar la conexión de una zona a otra por la red eléctrica.

luz los PLC

 

Elegir el mejor canal y banda

Para optimizar la red WiFi es muy importante elegir correctamente el canal al que te conectas. Si vives en un edificio con muchas viviendas alrededor, puede que haya problemas de congestión en determinados canales de la red. Es interesante que te conectes a uno que esté libre para que la velocidad sea la adecuada.

Igualmente, como te explicamos anteriormente, la banda del WiFi puede ser la de 2,4 y la de 5 GHz. Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas. Debes elegir una de las dos según sean las circunstancias y así poder lograr la máxima velocidad, sin que aparezcan los temidos cortes al navegar.

 

Tener el equipo en buen estado

No puede faltar el hecho de tener siempre los dispositivos en buen estado, correctamente actualizados y protegidos. Esto es imprescindible de cara a mantener el buen funcionamiento y lograr que las conexiones de Internet funcionen sin problemas. A veces pueden surgir vulnerabilidades y fallos que conviene corregir.

Por tanto, debes tener el sistema actualizado en todo momento, así como los controladores o cualquier programa que uses para navegar. También tener un buen antivirus y aplicaciones que permitan proteger la seguridad y evitar intrusos que puedan afectar a la red WiFi y lastrar la velocidad.

En definitiva, como has podido ver es muy útil hacer una prueba de velocidad WiFi. Es algo que puedes realizar de forma muy sencilla y poder ver si tu conexión de Internet funciona correctamente o deberías de tomar ciertas medidas para conseguir que mejore y evitar cortes o pérdida de velocidad.

¡Sé el primero en comentar!