Alina, el malware que infecta TPV para robar datos de tarjetas

Escrito por Javier Jiménez

Siempre que navegamos por Internet estamos expuestos a sufrir algún tipo de infección. Son muchas las variedades de malware que existen. En los últimos tiempos ha aumentado la cifra de troyanos bancarios para móviles. Del mismo modo también es frecuente el phishing, la técnica por la que los ciberdelincuentes se hacen con los datos de los usuarios, entre los que están las cuentas bancarias. En este artículo vamos a hablar de Alina, un malware que infecta a los TPV y se hacen con los datos de las tarjetas de crédito de los clientes.

Alina

Su función es muy simple. Un cliente va a pagar en una tienda física, introduce su tarjeta en el TPV y éste está infectado con el malware Alina y roba sus datos. Esto supone que las TPV se conviertan en un punto crítico. Además, los ciberdelincuentes encuentran muy sencillo atacar estos dispositivos. Todo ello de manera anónima y desde la red.

El objetivo que tienen es el de vender toda la información robada en el mercado negro. Desde Panda Security han encontrado este malware instalado en las TPV de numerosos bares y restaurantes.

Lo que buscan con este malware, en sus diferentes distribuciones, es ejecutarse en el sistema para analizar todo el proceso de funcionamiento y extraer los datos bancarios disponibles. Alina es el más reciente malware que ataca TPV. Sus investigaciones pudieron detectar que existen comercios en los que el uso de Chip y PIN no es obligatorio, el lugar perfecto para un ataque.

Aunque, como informan desde Panda, afecta principalmente a establecimientos de Estados Unidos, ninguna empresa está exenta de sufrir este tipo de ataques. Puede ocurrir en grandes empresas, pero también en pequeños establecimientos.

Infecta TPV

Un TPV no es más que un pequeño ordenador. Un dispositivo que puede ser infectado perfectamente del mismo modo que puede ocurrir en un móvil o tableta. El problema es que es un dispositivo básico que no cuenta con las capacidades necesarias para protegerse y poder hacer frente a un hipotético ataque de malware. Un ejemplo es Alina, el malware que es capaz de robar todos los datos de la tarjeta de crédito de los clientes.

Como decimos, nadie estamos exentos de sufrir este y otros muchos problemas relacionados con ataques informáticos. Todos nuestros dispositivos necesitan contar con software de seguridad que pueda garantizar y hacer frente a posibles amenazas. Da igual el sistema operativo o la plataforma en la que trabajemos.

Lo mejor es mantener estos equipos perfectamente actualizados. De esta manera podrán hacer frente a las amenazas más recientes.

El caso de Alina no es otra cosa que uno más de los muchos tipos de malware que nos podemos encontrar en la red. En este caso la víctima son los clientes de establecimientos que vayan a pagar con sus tarjetas de crédito.

Es cierto, eso sí, que las tarjetas han aumentado en seguridad mucho en los últimos años. Sin embargo en muchos casos, especialmente al comprar por Internet, basta con tener los datos básicos para poder realizar pagos. Algo que los hackers conocen perfectamente y utilizan estas vulnerabilidades.

Fuente > Panda Security