El “Modo Confidencial” de Gmail en realidad no es confidencial, es un engaño

Escrito por Rubén Velasco

Hace ya varias semanas que Google ha activado a todos los usuarios el nuevo diseño de Gmail, uno de los cambios más grandes de los últimos años en su propio cliente de correo electrónico que, además de cambiar la apariencia, introducía una serie de cambios y novedades muy útiles y buscados por los propios usuarios para mejorar la productividad de su cliente de correo. Una de estas novedades fue un nuevo “modo confidencial” que busca permitir a los usuarios enviar correos de forma privada y con mucha más seguridad, o al menos en teoría.

Cuando vamos a enviar un correo desde el nuevo Gmail podemos ver un botón que nos permite activar este Modo Confidencial y configurar la seguridad que queremos dar a nuestro correo, como la fecha de caducidad del correo o si queremos darle fecha de caducidad.

Modo Confidencial Gmail 2018

Activar este modo confidencial es muy fácil, demasiado fácil, lo cual ha hecho que las principales defensoras de la privacidad, como la EFF, hayan investigado a fondo a ver si realmente Google ha cambiado o ofrece a los usuarios una forma de proteger sus comunicaciones más privadas o, tal como era de esperar, este nuevo “Modo Confidencial” no sirve para mucho y está engañando a muchos usuarios que confían en él para mandar sus correos.

Las limitaciones del Modo Confidencial de Gmail

La primera de las limitaciones de este modo es que, mientras que Google nos vende seguridad y privacidad, en realidad no es así, empezando por que los correos mandados desde este Modo Confidencial no están cifrados de extremo a extremo, pudiendo fácilmente Google leerlos igual que cualquier otro correo.

Además, aunque podemos poner nosotros fecha de caducidad a los mensajes, en realidad esta solo sería de cara al propio destinatario, ya que nada impide a Google que almacene, de forma indefinida, el mensaje en sus servidores y pudiera recuperarlo sin demasiada complicación. Sin ir más lejos, los correos se guardan en la carpeta de enviados incluso una vez pasa la fecha de caducidad.

Otra “ventaja” del Modo Confidencial es que Google impide que el mensaje sea reenviado a otras personas o que se impriman en un papel. Sin embargo, ¿qué impide, por ejemplo, que hagamos una foto o una captura de pantalla? Absolutamente nada, siendo esta otra característica inútil de esta herramienta para enviar correos de forma privada.

Por último, para poder usar la doble autenticación para leer los mensajes basada en SMS (necesitar una clave para poder abrirlo) es necesario que Google utilice el número de móvil del destinatario para enviarle la clave. En caso de que no tenga este número, seremos nosotros quienes lo introduciremos, y seguramente Google lo guardará ya en su base de datos asociado a este correo.

El cifrado de extremo a extremo se debe convertir en un estándar, ya que será la única manera que tendremos de asegurarnos de que nuestros correos confidenciales y privados lo son realmente. Mientras esto no ocurre, ningún concepto de seguridad será realmente seguro, tal como no lo es el Modo Confidencial de Gmail.

¿Qué opinas sobre el “Modo Confidencial” de Gmail?

Fuente > EFF