Google Drive tiene un grave problema con el SPAM, y pueden usarlo para enviarte virus; así puedes protegerte

Escrito por Javier Jiménez

Google Drive es, como sabemos, una de las plataformas de almacenamiento en la nube más utilizadas hoy en día. Nos permite crear copias de seguridad y tenerlas presentes en cualquier lugar. También podemos subir todo tipo de archivos y compartirlos con otros usuarios. Sin embargo como en casi todo, también tiene sus problemas. Hoy vamos a hablar de cómo afecta el Spam a Google Drive y cómo puede ser un problema para la seguridad de los usuarios. Vamos a dar algunos consejos para evitarlo y tener un buen uso de este servicio.

El problema del Spam y Google Drive

En Google Drive podemos tener un control sobre los archivos que compartimos con otros usuarios. También aquellos que comparten con nosotros. Sin embargo cualquier archivo que es compartido con nuestra cuenta está disponible automáticamente en Drive, aunque solo están ahí.

El problema llega cuando un usuario, que podría ser Spam, comparte algo con nosotros, con nuestra cuenta. Automáticamente este archivo o carpeta aparece en la sección “Compartido conmigo” y en el área de “Acceso rápido”. No podemos hacer nada para evitar esto. Eso sí, como podemos imaginar esos archivos no se agregan automáticamente a nuestra unidad. No se descargan ni se sincronizan con los dispositivos.

Estos archivos los podemos eliminar fácilmente. Podemos hacer clic derecho en ellos y darle a borrar. Pero como podemos ver, al menos pueden tener acto de presencia y que algún usuario descuidado lo abra o descargue. Podría ser incluso el método de entrada de archivos maliciosos.

Este problema puede tener varios escenarios. Uno de ellos es el Spam, como hemos mencionado. Podríamos recibir este tipo de archivos indeseados. Pero Google Drive no ofrece un bloqueo. Otro problema es que no es fácil salir de un archivo compartido con nosotros.

Una solución muy sencilla podría corresponder a la propia compañía. Sería hacer algo similar a lo que tienen en Dropbox, por ejemplo. Esto consiste en aceptar o no ese recurso compartido antes de que aparezca en la carpeta.

Archivos Google Drive

Cómo evitar este problema

No es fácil, como hemos dicho. No existe una opción como tal para evitar recibir este tipo de archivos compartidos. Pero podemos tomar precauciones con nuestra cuenta. Evitar que nuestro e-mail esté público en Internet. De esta manera no podrían utilizarlo para probar a compartir algún archivo.

Podemos utilizar algunas de las recomendaciones para evitar el Spam en el correo electrónico.

Otra opción que tenemos es la de marcar como Spam un archivo. Eso sí, está limitado únicamente a archivos de texto como documentos o diapositivas. Podemos marcarlo como archivo no deseado y enviar el informe.

Por último, un consejo importante es no abrir ningún tipo de archivo del que sospechemos. Puede ocurrir que recibamos algún archivo malicioso a través de Google Drive y que pueda ejecutarse si lo descargamos. Hay que estar alerta y únicamente mantener aquellos archivos y carpetas que sepamos realmente su procedencia.

Por otra parte, siempre es recomendable contar con programas y herramientas de seguridad. De esta forma podremos proteger nuestros sistemas ante posibles amenazas.

Fuente > How to Geek