Así puedes aprovechar la domótica para ahorrar luz cuando estás fuera de casa

Así puedes aprovechar la domótica para ahorrar luz cuando estás fuera de casa

Javier Jiménez

Tener una vivienda inteligente aporta muchas ventajas en nuestro día a día. Podemos automatizar tareas, por ejemplo, así como aprovechar mejor ciertos dispositivos. Pero en este artículo vamos a centrarnos en el ahorro. Vamos a hablar de cómo puedes ahorrar en la factura de la luz gracias a la domótica y mientras estás fuera de casa. Verás que tiene mucha utilidad y puedes aprovecharla.

Ahorrar en la factura de la luz gracias a la domótica

Pero, ¿por qué podemos ahorrar en la luz al estar fuera de casa gracias a la domótica? Ten en cuenta que vas a poder controlar aparatos, automatizar tareas o recibir alertas. Esto te ayudará a controlar mejor el consumo y ver en todo momento de qué manera podrías llegar a gastar menos luz.

Programar electrodomésticos

Un ejemplo claro de cómo puedes usar la domótica para ahorrar en la factura de la luz mientras estás fuera de casa es poder programar electrodomésticos. Especialmente si tienes una tarifa contratada con discriminación horaria, vas a poder aprovecharlo para conectar aparatos en las horas en la que resulta más barato.

Pero claro, no siempre vas a estar en casa para encender el lavavajillas o poner la lavadora cuando es más barato. Gracias a la domótica vas a poder programar los aparatos a esas horas o incluso directamente desde el móvil encenderlos aunque estés fuera de casa. Solo necesitas tener automatizados estos electrodomésticos.

Bajar o subir persianas

También vas a poder subir o bajar persianas de casa, aunque estés trabajando fuera o en cualquier otro lugar. Esto puede llegar a ser útil también para ahorrar energía en determinadas circunstancias. Todo esto lo vas a poder hacer gracias a tu teléfono móvil, siempre y cuando tengas domotizadas las persianas.

Pero, ¿cómo ayuda a ahorrar energía? Piensa en un día soleado, con buena temperatura y has dejado las persianas bajadas porque la noche anterior estaba lloviendo o hacía mucho aire. Puedes aprovechar el sol y la buena temperatura de ese día por la mañana para que la casa se caliente un poco y no tener que poner la calefacción luego o, al menos, que no parta de una temperatura tan baja.

Optimizar el uso de la calefacción o aire

Otro uso que vas a poder darle a la domótica es optimizar el uso tanto de la calefacción como del aire acondicionado. Tal vez quieras mantener una temperatura, pero vas a salir de casa un rato y no quieres que a la vuelta la casa esté fría por completo. Una vez más, vas a poder utilizar la domótica para ello y no tener que dejar la calefacción puesta.

Lo que vas a hacer es encenderla un rato antes de que llegues a casa. Vas a tener una buena temperatura cuando llegues, pero no necesitas tenerla encendida durante horas antes; solo el tiempo indispensable.

Apagar luces o aparatos olvidados

Tal vez te hayas dejado encendida alguna luz o creas que dejaste puesto algún aparato antes de salir. La domótica te permite tener información al respecto y poder apagar un electrodoméstico si hiciera falta o llegar a configurarlo para ahorrar energía. Desde fuera de casa vas a poder hacerlo simplemente con tener Internet en el móvil.

Por tanto, ahorrar luz fuera de casa al poder apagar aparatos olvidados es posible gracias a una vivienda inteligente. Puedes usar también enchufes con Wi-Fi para desconectar aparatos de todo tipo de la red eléctrica.

Recibir alertas de ventanas o puertas abiertas

¿Se ha abierto alguna ventana con el aire? ¿Has dejado alguna puerta abierta y está entrando frío en invierno? Existen sensores que te alertan de ello y recibes información en el móvil, sin importar dónde te encuentres. Esto también es útil de cara a la seguridad, para evitar que haya intrusos que puedan entrar.

Si hay una ventana abierta puede suponer que la calefacción esté derrochando energía o que la vivienda se enfríe y tengas que calentarla luego, lo que significa que vas a consumir más.

En definitiva, como ves la domótica puede ayudarte en tu día a día, pero también a ahorrar energía cuando estás fuera de casa. Puedes tener en cuenta estos consejos que hemos dado para pagar menos en la factura de la luz cada mes.

¡Sé el primero en comentar!