¿Llegará la nube a sustituir el almacenamiento local?

Ahora mismo vivimos en una época de muchos cambios, el más destacado seguramente sea la transición hacia un mundo cada vez más digital. Nuestra forma de trabajar está cambiando mucho en los últimos años. En ese aspecto está muy en auge el trabajo remoto y el almacenamiento en la nube. Esto nos proporciona una mayor movilidad, también nos permite trabajar desde casa y ver nuestros archivos desde cualquier lugar. Un hecho es cierto, cada vez almacenamos y tenemos más cosas en la nube, pero surgen algunas incógnitas. ¿Llegará a sustituir la nube a las tarjetas físicas?

El almacenamiento en medios locales

Nuestra forma de ir almacenando y transportando nuestros datos ha ido cambiando y evolucionando a lo largo del tiempo. Hemos utilizado diversos medios que, con el paso del tiempo, han sido sustituidos por otros de mayor capacidad y velocidad. Uno de los que se utilizaban hace ya muchos años eran los disquetes de 3,5 pulgadas y los de 5,1/4 pulgadas. En ellos se podían almacenar unos pocos MB de información. Luego vinieron los CD y los DVD en los que ya se podían almacenar mucha más información. Por ejemplo, en estos últimos podíamos almacenar varios GB de datos.

Actualmente utilizamos sistemas de almacenamiento externo tales como un disco duro externo o un pendrive. Todos ellos nos ofrecen una capacidad mucho mayor, comodidad de uso a la hora de borrar y guardar nuestros datos, transporte más cómodo y una buena fiabilidad y durabilidad. También otros sistemas de almacenamiento en local son las tarjetas micro SD.

Este tipo de tarjetas de memoria las podemos encontrar en nuestros smartphones, tabletas y más, con capacidades de hasta 1TB o 2TB. La gran ventaja del uso de una tarjeta física es que la información va a estar únicamente en nuestra manos. Actualmente hay dudas sobre si llegará a sustituir las nube a las tarjetas físicas, ¿será el siguiente paso? También tenemos una opción intermedia, que podría ser convertir un ordenador en una nube privada, en ese caso también los datos se mantendrían en nuestro poder, disfrutarás de la ventaja de la nube y tendrías acceso a tus medios físicos.

El almacenamiento en la nube cada vez más en auge

El almacenamiento en la nube cada vez tiene más repercusión en nuestras vidas. No hay ninguna duda de que es una tendencia al alza y que en algunas ocasiones puede ser la más conveniente. En ese aspecto tenemos soluciones de almacenamiento en la nube como Google Drive, Microsoft OneDrive o Dropbox que pueden cumplir nuestras expectativas.

La facilidad de acceso a archivos desde cualquier lugar ha hecho valorar este tipo de servicios de almacenamiento en la nube. En la modalidad gratuita de estos servicios vamos a poder disponer de varios Gigabytes para poder almacenar nuestros archivos. A esto tenemos que añadirle las mejores conexiones de Internet móvil gracias al 5G y también a las conexiones de fibra de nuestros hogares han facilitado una mayor utilización.

Eso no quita que si guardas datos en la nube tomes una serie de precauciones. Por mencionar una de ellas sería tener una contraseña robusta y que no hayas utilizado. También ese almacenamiento en la nube nos proporciona otras cosas positivas:

  • El ahorro de espacio en nuestros medios físicos.
  • La posibilidad de compartir archivos fácilmente.

¿Llegará a sustituir la nube a las tarjetas físicas?

Sobre si llegará a sustituir la nube a las tarjetas físicas, todo apunta a que sí, al menos en una buena parte. Eso no quiere que las tarjetas físicas y otros medios como discos duros dejemos de usarlos. A buena parte de los usuarios les gustará tener bajo control cierta información confidencial y por eso seguirán conviviendo ambas. En cambio, lo que sí será poco habitual es que llevemos pendrives y discos duros encima para compartir o revisar información.

El inconveniente que vamos a tener con este tipo de nubes públicas es que los datos van a estar en manos de esa empresa, y que si queremos más espacio tenemos que pagarlo. Por último, por esos motivos algunas empresas están optando por una nube híbrida, que combina una pequeña nube privada para su información confidencial con una pública.

¡Sé el primero en comentar!