Por qué poner tu router cerca de una ventana es una mala idea

Por qué poner tu router cerca de una ventana es una mala idea

Javier Jiménez

El router es un aparato fundamental para poder navegar por Internet. Si por algún motivo funciona mal, eso puede ser un problema importante. Por tanto debemos cuidarlo, evitar que tenga fallos y mantenerlo en buen estado. En este artículo vamos a explicar por qué no es buena idea colocar el router junto a una ventana. Hay varios factores que pueden afectar al rendimiento, además de a la seguridad.

Poner el router junto a la ventana es mala idea

Elegir la mejor ubicación para el router es muy importante. De esta forma te aseguras tener siempre una buena cobertura, pero también evitar problemas que provoquen que la vida útil del aparato disminuya. Por ejemplo, no debes ponerlo cerca de otros aparatos eléctricos. Ahora bien, ¿por qué tampoco es buena idea ponerlo junto a una ventana?

Evitar sobrecalentamientos

Lo primero es para evitar sobrecalentamientos. Es esencial mantener una buena temperatura en el router, ya que de lo contrario podría haber problemas que afecten al rendimiento, podría haber cortes y una mala velocidad. Especialmente en los meses de verano, cuando más calor hace, el router puede tener problemas.

Si lo ponemos junto a una ventana, puede entrar luz directa del sol a ciertas horas. Eso va a hacer que el dispositivo se caliente en exceso. Puede que no pase nada a corto plazo y siga funcionando, pero con el paso del tiempo va a ir perdiendo vida útil. Además, podría limitar sus funciones, cortarse la conexión de vez en cuando, etc.

Básicamente es igual que si ponemos el router debajo de otro aparato y se sobrecaliente. Puede haber problemas y no va a funcionar igual de bien. Por tanto, evita siempre ponerlo junto a la ventana y así lograrás que la temperatura sea ideal para funcionar a pleno rendimiento.

Riesgos de usar un router antiguo

Dificultar que roben tu Wi-Fi

Al ponerlo lejos de las ventanas también vamos a hacer algo más complicado que roben la red Wi-Fi. Está claro que la cobertura inalámbrica permite atravesar cualquier superficie de la vivienda e igualmente pueden intentar robar tu red. No obstante, al alejarlo de la ventana vamos a lograr que la cobertura llegue algo menos lejos.

Aunque solo sea de forma parcial, podemos decir que algo vamos a mejorar la seguridad. Vamos a lograr que la cobertura no llegue con tanta intensidad fuera, donde algún intruso podría decidir intentar robar la clave y entrar en la red inalámbrica.

Optimizar la cobertura

También es importante evitar poner el router al lado de una ventana ya que de esta forma no estarías optimizando bien la conexión. Al menos no en la mayoría de casos. Lo ideal es que el aparato esté en una ubicación central de la vivienda, desde donde pueda repartir la señal a todas las habitaciones y tener la mejor cobertura posible.

Si ponemos el router junto a una ventana, realmente estaríamos desperdiciando señal. Es igual que si lo ponemos en una esquina de la vivienda. Por tanto, siempre que sea posible es interesante ponerlo en una ubicación central, desde donde pueda repartir correctamente la señal y no crear zonas muertas.

En definitiva, como ves no es buena idea poner el router junto a una ventana. Es mejor encontrar otra ubicación diferente. Elige bien dónde ubicar el router y consigue que la velocidad y calidad sea lo mejor posible.

¡Sé el primero en comentar!