Estos trucos harán que tu Chrome vuele y evitar cortes

Todos queremos que el navegador nos funcione rápido, fluido y que no haya problemas al cargar páginas web. Sin embargo en ocasiones nos encontramos con algunas dificultades y vemos que no va tan bien como nos gustaría. En este artículo vamos a dar algunos trucos para lograr que Chrome vaya lo más rápido posible. Algunos cambios que podemos realizar y consejos a tener en cuenta para mejorar el rendimiento.

Consejos para que Chrome vaya rápido

A través de los “flags” de Chrome podemos llevar a cabo algunos cambios y configuraciones que pueden venir bien. Sí es cierto que esto debemos tomarlo con precaución, ya que en muchos casos son características que están en prueba. Además, podemos realizar pequeños cambios en la manera en la que usamos el navegador y conseguir una mejora significativa en la velocidad y rendimiento.

GPU rasterization

Lo primero que podemos hacer es habilitar GPU rasterization. Para ello hay que entrar en chrome://flags/ y allí buscarlo. Lo que hace es utilizar la GPU además de la CPU. Si tienes un procesador que no sea muy potente, esto puede ayudar a la carga a la hora de abrir una página web y acelerar el proceso.

Lo que hace esta función es analizar imágenes y datos a mayor velocidad. Si por ejemplo ves que la carga de imágenes se ralentiza al entrar en un sitio web, lo puedes solucionar habilitando esta característica de Chrome.

GPU rasterization

Protocolo QUIC

Otra característica que puedes usar en Chrome para mejorar la velocidad es habilitar el protocolo QUIC. Aunque fue creado hace ya años, de momento está en pruebas. No obstante, es una buena opción si tienes problemas de velocidad al cargar sitios web y buscas la manera de optimizarlo.

Se centra principalmente en reducir el ancho de banda, la latencia y la congestión al establecer conexiones de Internet. Puedes ir nuevamente a chrome://flags/ y allí habilitar esta característica de prueba. Siempre que hagas algún cambio de este tipo tienes que reiniciar el navegador para que tengan efecto. Cambiar los DNS en Chrome también puede hacer que vaya más rápido.

No abuses de las extensiones

Esto es muy importante, ya que cada complemento que instales va a ralentizar el funcionamiento. Es cierto que puedes instalar extensiones muy útiles y que incluso pueden optimizar el rendimiento de Chrome, pero tener instaladas más de la cuenta puede ser un problema.

Nuestro consejo es instalar únicamente las que realmente vamos a usar. Incluso puedes deshabilitarlas y únicamente habilitarlas cuando vayas a necesitarlas. Esto hará que Chrome funcione más fluido y lograr abrir páginas con mayor velocidad, sin que aparezcan los temidos cortes.

Mantén el navegador actualizado y limpio

Por supuesto, otro truco esencial para que Chrome vaya rápido es tener el navegador actualizado en todo momento. Esto no solo hará que tengas las últimas mejoras siempre, sino que corrijas cualquier fallo que pueda ralentizarlo o incluso ser un problema para la seguridad. Para ello tienes que ir al menú, entras en Ayuda, Información de Google Chrome y allí ver si hay alguna actualización disponible.

Actualizar Google Chrome

Pero más allá de tenerlo actualizado, también es importante que esté limpio. Esto significa que no tenga ningún tipo de adware que pueda suponer un problema. Es esencial descargarlo de fuentes oficiales, lo mismo que cualquier extensión que vayas a agregar.

No acumules pestañas abiertas

Este punto es muy importante y lo cierto es que muchos usuarios no siempre lo tenemos en cuenta. Acumulamos páginas abiertas y eso al final va a afectar al rendimiento. Es, básicamente, como si en nuestro móvil u ordenador tenemos muchos programas abiertos al mismo tiempo.

Por tanto, lo ideal es no acumular más pestañas abiertas de la cuenta. Incluso puedes usar marcadores o alguna extensión para agruparlas y que no estén consumiendo recursos siempre aunque no las vayas a usar.

¡Sé el primero en comentar!