Estos son los usos más habituales de un NAS para casa

Las redes domésticas han evolucionado mucho en los últimos diez años. Al principio nuestra red local estaba formada por algún ordenador de sobremesa, y en algunas ocasiones también algún portátil. Luego han llegado los teléfonos inteligentes, las Smart TV y los aparatos Android TV, también tenemos los dispositivos de IoT, de domótica y más. Lo que está claro es que en nuestros hogares cada vez tenemos más dispositivos conectados en casa. Uno que poco a poco va ganando protagonismo son los servidores NAS domésticos, un equipo muy importante que no solamente nos permite compartir archivos en la red local, sino también disfrutar de múltiples posibilidades. En este artículo, vamos a hablar de los usos más habituales de un NAS para casa.

Qué es y para qué se utiliza un NAS

Por si no lo sabéis, NAS viene de las siglas en inglés Network Attached Storage. En este caso nos encontramos con una tecnología de almacenamiento dedicada a compartir archivos y carpetas en la red local. Para ello vamos a utilizar un ordenador o servidor que va a trabajar habitualmente a través de una red TCP/IP, además, para lograr este objetivo lo hace usando un sistema operativo optimizado para trabajar con los protocolos SMB/CIFS, NFS, FTP/FTPES e incluso SFTP. En ese aspecto, un sistema operativo que podríamos utilizar para montar un servidor NAS para casa sería TrueNAS CORE anteriormente conocido como FreeNAS.

Zona superior del servidor NAS QNAP TVS-h1288X en todo su esplendor

Este sistema operativo, como el acabamos de mencionar, hace que esté preparado para estar funcionando todo el día. En cuanto a su hardware, por un lado tendríamos una placa base con su CPU y RAM. Por otra parte, tendríamos una serie de bahías limitadas donde podríamos introducir los discos duros. En ningún caso debemos confundirlos con un disco duro externo que es simplemente una unidad de almacenamiento. Un NAS para casa funciona más como un ordenador conectado a nuestra red doméstica en la que varios usuarios podrían acceder a él a la vez para compartir archivos, realizar copias de seguridad y otras muchas funcionalidades adicionales.

A la hora de escoger un NAS para casa, aparte de las funciones típicas de compartir archivos y carpetas en la red local e Internet, tienes que tener claro el número de usuarios o dispositivos a los que queremos conectar nuestro NAS. En ese aspecto cuanto mayor sea el número de usuarios requerirá de un hardware superior.

Qué podemos hacer con un NAS para casa

Las funciones que podemos realizar con un NAS para casa dependen de tres factores: el sistema operativo que esté usando, los programas o aplicaciones que tengamos instaladas y de la capacidad de su hardware.

NAS Synology

En cuanto a las principales funciones para las que podríamos utilizar un NAS para casa serían las siguientes:

  • Servidor de archivos y sincronización para acceder fácilmente a los archivos utilizados por varios usuarios. Una forma de sincronizar y compartir archivos sin problemas.
  • La creación de nuestra propia nube privada con la que podríamos contar con más espacio que con una nube pública de pago. Allí podríamos almacenar nuestras propias copias de seguridad. El límite de espacio vendrá determinado por la capacidad de nuestros discos duros.
  • También podríamos convertir nuestro NAS para casa en un centro multimedia. Para ello podríamos usar aplicaciones como Plex Media Server, Fuppes, MiniDLNA, Mezzmo, Media Portal y Kodi. Así podríamos disfrutar de nuestras fotos, series, películas u otro contenido audiovisual que pudiéramos tener.
  • Servidor web en el que podríamos alojar nuestra propia página. Así podríamos ahorrar los costes del hosting, eso sí, siempre tendrás que tener encendido el servidor NAS en tu casa.
  • Tener un servidor FTP para compartir archivos de manera pública o privada según los límites que establezcamos, también podríamos compartir los archivos a través de HTTPS de forma fácil y rápida.
  • Para la realización de descargas P2P, ya que algunos modelos pueden usar clientes de eMule o Torrent.
  • Alojar una máquina virtual en nuestro NAS, para virtualizar sistemas operativos completos.
  • Virtualización ligera con Docker, donde podremos ejecutar decenas de contenedores para realizar diferentes acciones.

Ya hemos visto la gran cantidad de funciones que nos puede ofrecer un NAS para casa, dependiendo del hardware y de las aplicaciones instaladas, podrás tener una cantidad ingente de funcionalidades realmente interesantes. Por último, quizás os interese comprar uno y este es el hardware que debe tener ese NAS.

¡Sé el primero en comentar!