Windows está limitando tu velocidad de Internet sin que lo sepas

Tener una buena velocidad de Internet es fundamental para poder navegar, descargar archivos o simplemente ver un vídeo por YouTube. Pero en muchas ocasiones no es posible y tenemos problemas. En este artículo vamos a hablar de por qué y cómo Windows limita la velocidad de Internet y hace que puedas usar menos. También daremos algunos consejos para que logres aumentarla lo máximo posible y evitar problemas.

Límite de ancho de banda de Windows

Cuando navegamos por Internet queremos que la velocidad sea máxima y que todo funcione bien. Sin embargo hay determinados factores que van a afectar, como puede ser que haya un programa que consuma demasiados recursos o incluso un virus. Algo así pasa con Windows, pero en realidad es legítimo. El problema es que muchos usuarios desconocen esto: Windows reserva el 20% del ancho de banda para procesos importantes.

Sea cual sea la tarifa de Internet que contrates, Windows va a reservarse un porcentaje para determinados procesos. Por ejemplo lo utiliza para actualizar el sistema. Si vas a descargar un archivo de Internet o ver una película en Streaming, vas a consumir recursos. Vas a hacer que incluso el ancho de banda contratado llegue al límite, si no es muy amplio y estás bajando un gran archivo de Internet a máxima velocidad. Es justo en ese momento cuando entra en juego el límite que se reserva Windows.

Si comienza a actualizarse el sistema y estás descargando un archivo o video en Streaming, tal vez notes problemas ya que va a ralentizarse un 20%. Esa parte del ancho de banda va a estar dirigida a determinados procesos de Windows. Es lo que va a reservarse el sistema de Microsoft para no tener problemas.

Ahora bien, esto no significa que estemos permanentemente limitados. No significa que vayamos a tener un 20% menos de velocidad. Esto únicamente va a activarse cuando realmente Windows lo necesita, como puede ser cuando haya una actualización pendiente y le demos a actualizar.

Esto lo puedes cambiar. Puedes gestionar el límite reservado de Windows. También puedes modificar específicamente en Windows Update. Allí tienes que ir a Opciones avanzadas, Optimización de distribución y nuevamente a Opciones avanzadas. Una vez allí tienes la opción de configurar diferentes parámetros para limitar el ancho de banda que se va a utilizar o un porcentaje. Al menos te garantizas que las actualizaciones de Windows no chupen mucho Internet.

Opciones de actualización de Windows

Otros programas también limitan

También debes tener en cuenta que hay algunas aplicaciones que pueden limitar la velocidad de Internet. Una de ellas es cuando utilizas programas de descarga. Lo que harán en muchos casos es anteponerse a otras aplicaciones que estés utilizando, como por ejemplo el navegador, alguna herramienta para realizar videollamadas… Eso puede hacer que haya cortes y no funcione bien.

Para evitar problemas, siempre puedes poner un límite máximo. Es decir, puedes hacer que no consuma más de una determinada velocidad de bajada o subida. De esta forma te garantizas que siempre vas a tener ancho de banda suficiente para poder navegar sin problemas, ver vídeos en Streaming en alta calidad o usar aplicaciones como Skype sin cortes.

Pero además, puede haber programas maliciosos que estén consumiendo tu ancho de banda sin que lo sepas. El malware puede colarse al instalar una aplicación cualquiera y estar limitando la velocidad de Internet sin darte cuenta. En este caso lo mejor es utilizar siempre un buen programa de seguridad que detecte la entrada de software que pueda ser un peligro.

Consejos para que la velocidad sea buena

Independientemente del límite que Windows tiene sobre el ancho de banda, ¿qué podemos hacer para lograr que la velocidad sea buena? Lo más importante es tener los dispositivos preparados. Esto incluye al router, pero también a cualquier aparato que vayamos a usar, como un ordenador o móvil. Es importante que estén actualizados, protegidos y en buen estado. Incluso puedes cambiar el Registro de Windows para mejorar la velocidad de red.

Si te conectas de forma inalámbrica y la cobertura no es la mejor, siempre puedes optar por algún dispositivo que ayude. Por ejemplo puedes usar un repetidor Wi-Fi, un sistema Mesh o también dispositivos PLC. Todas estas opciones van a permitir que la calidad de la señal sea mejor.

En definitiva, como has podido ver Windows va a utilizar un límite reservado del ancho de banda de la conexión. Esto lo puedes disminuir, si quieres, para evitar problemas en determinados momentos en los que necesites la máxima velocidad.

¡Sé el primero en comentar!