¿Afecta a tu privacidad iniciar sesión con el rostro, huella dactilar o voz?

Vivimos en una época en la que proteger nuestros dispositivos y cuentas se ha vuelto mucho más importante. Por desgracias hay muchos métodos de ataque que pueden comprometer nuestra información y poner en riesgo nuestra privacidad y seguridad. También han aumentado las formas que tenemos de identificarnos y poder proteger nuestras cuentas. En este sentido la biometría está cada vez más presente. Por ejemplo iniciar sesión con la huella dactilar, con la voz o con el reconocimiento facial. Ahora bien, ¿puede esto perjudicar nuestra privacidad?

Los métodos biométricos para iniciar sesión afecta a la privacidad

Nos hacemos eco de un informe que muestra un grupo de investigadores de seguridad que indican que el hecho de utilizar nuestra huella dactilar, rostro o voz para identificarnos puede afectar a nuestra privacidad. Ya sabemos que tanto la seguridad como la privacidad son factores muy importantes para los usuarios y no siempre están a salvo.

¿Por qué ocurre esto? Según indican los investigadores de seguridad la biometría se basa en una serie de algoritmos que buscan la precisión. Esto es lo que diferencia nuestra huella de otro usuario, por ejemplo. La cuestión es que todos estos datos tienen que recopilarse de alguna manera y ahí es donde entra en juego el riesgo de privacidad.

Una plataforma o servicio que utilicemos, así como cualquier dispositivo que permita iniciar sesión con estos métodos, podrían recopilar información sobre nosotros. Datos como nuestra edad, sexo, altura o idioma. Todo ello gracias a esos algoritmos que mencionamos que pueden recopilar nuestra voz, imagen o huella dactilar.

A la hora de iniciar sesión con estos métodos podríamos estar facilitando la posibilidad de que creen un perfil de nosotros basado en esos algoritmos. Algo que, en definitiva, puede perjudicar nuestra privacidad.

También indican que a la hora de registrarnos en un servicio donde podamos iniciar sesión con la huella o rostro estaremos aceptando los términos. Sin embargo no siempre somos conscientes de lo que realmente puede suceder. Tampoco sabemos quién puede tener acceso a esos datos o qué información están recopilando.

Iniciar sesión con la huella dactilar

Los datos no siempre están asegurados

Las organizaciones que recopilan nuestros datos no siempre hacen un buen uso de ellos. Podríamos encontrarnos en la situación en la que nuestros datos pueden ser accesibles por terceros. Esto lógicamente puede poner en riesgo nuestra privacidad.

Cuando nos registramos en un sitio web o plataforma pueden tener acceso a nuestra información. La cuestión es que no siempre somos conscientes de dónde se almacenan exactamente esos datos o de quién puede tener acceso a ellos.

En caso de que se filtren los datos por alguna vulnerabilidad podría provocar la pérdida de privacidad y que puedan acceder a esos datos biométricos. Podrían, en definitiva, crear un perfil de nosotros y poder utilizarlo por ejemplo para el envío de publicidad orientada.

En definitiva, el hecho de utilizar métodos biométricos para iniciar sesión puede ser interesante para la seguridad en determinadas circunstancias, pero también podría afectar a nuestra privacidad si los datos acaban en malas manos. A fin de cuenta las plataformas recopilan información de nosotros.