De qué te protege un servicio de VPN al navegar por Internet

Actualmente cuando los usuarios piensan ocultar su IP pública utilizan soluciones como la VPN, el Proxy o el navegador Tor Browser. No obstante, en líneas generales un usuario con conocimientos medios prefiere una VPN por una serie de ventajas extra que nos ofrece. El principal motivo para usar una VPN es que mejora nuestra privacidad pero no es su única ventaja. También nos va a permitir mejorar nuestra seguridad y ayudarnos a protegernos frente a los ciberdelincuentes. En este artículo vamos a explicar de qué te protege una VPN en Internet.

No todas las VPN son iguales

En ese aspecto podemos distinguir entre dos tipos las VPN gratuitas y las de pago. Respecto a las gratuitas, nos podemos encontrar con problemas de velocidad baja, alta latencia, riesgos de seguridad y en algunas ocasiones son más difíciles de utilizar. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el servicio que ofrecen tiene un coste y que a veces para sufragar los costes venden tus datos de navegación a terceros. Además, en muchas ocasiones no vamos a poder elegir nuestra localización por lo que en algunos momentos no vamos a poder desbloquear los contenidos que tenemos bloqueados geográficamente. En ese aspecto hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir una VPN gratuita. La más recomendable sin lugar a dudas es WARP de Cloudflare, es la más rápida, la que mejor privacidad proporciona y la más estable de todas las VPN gratis que hemos probado.

Por otra parte, las VPN de pago por unos pocos euros al mes nos ofrecen una mayor velocidad, seguridad y garantía de que nuestros datos no van a ser filtrados. Además de esto, suelen tener numerosos servidores en diferentes países que nos permitirán eludir fácilmente los bloqueos geográficos. Algunas VPN de calidad de pago que podemos utilizar son Surfshark, NordVPN, CyberGhost y HMA VPN.

Cómo te protege una VPN en Internet

Al utilizar una VPN todos nuestros datos viajan seguros y a salvo de miradas indiscretas. Imaginad un túnel en el que nuestra información va protegida gracias al cifrado. Así los ciberdelincuentes, los proveedores de Internet (ISP) y los gobiernos no van a poder conocer nuestra actividad en Internet.

Por nuestra seguridad, lo que nunca nos conviene utilizar es una VPN sin cifrar. La razón es que estaríamos perdiendo esa seguridad que nos ofrece el cifrado. En ese aspecto si utilizamos una VPN cifrada nos protege cuando entramos en una página web que no está cifrada. En este caso nos referimos a las páginas web HTTP en la que la información que mandamos y recibimos puede ser interceptada y terminar en poder de los ciberdelincuentes. Por lo tanto, si utilizamos una VPN cifrada evitaremos intromisiones porque nuestra información está protegida gracias a protocolos de seguridad como OpenVPN, WireGuard, SSTP o L2TP/IPsec. Esta protección solamente está garantizada desde nuestro dispositivo hasta el servidor VPN donde nos conectemos, después del servidor la comunicación irá con HTTP sin cifrar.

Otra razón para usar una VPN es cuando tenemos que navegar en redes Wi-Fi públicas. Algunos ejemplos típicos serían esas conexiones inalámbricas que encontramos en una cafetería, aeropuerto, centro comercial, biblioteca y más. En ese aspecto realmente no podemos comprobar quién ha podido crear esa red, si es legítima o no. Además, tampoco podemos saber quién puede estar dentro de ella y cuáles son sus intenciones. Gracias a una VPN cifrada vamos a poder estar a salvo y seguros.

Por otra parte, también son una buena opción para proteger nuestras compras online. Si estos datos caen en manos de un ciberdelincuente puede repercutir negativamente en nuestra economía.

Protegen personas y evitan la censura

En algunos países es difícil navegar por Internet o utilizar ciertos servicios. Por ejemplo, redes sociales como Facebook o aplicaciones como WhatsApp y determinadas webs de información pueden estar restringidas en determinados lugares en el mundo. Lo que sucede es que están bloqueadas y no funcionan. Estos servicios lo que hacen básicamente es simular que nos encontramos en otro lugar, con otra dirección IP distinta. Se trata de una forma de saltar la censura que pueda haber en Internet. Por lo tanto, una VPN es una buena elección para eludir la censura y obtener información.

Lo que protege una VPN en este casos es la propia vida del que la utiliza. En algunos países son ilegales, o si visitas ciertas páginas web, puedes terminar en la cárcel o con una fuerte multa. Aquí a esas personas no les queda otra opción si quieren obtener determinada información. Por último, evita que rastreen tu ubicación ocultando tu IP pública real. Ya sea por motivos de privacidad o censura queremos que nuestro historial de navegación esté a salvo.

¡Sé el primero en comentar!