5 errores que pueden cortar tu WiFi, aprende cómo evitarlo

5 errores que pueden cortar tu WiFi, aprende cómo evitarlo

Javier Jiménez

Al navegar por Internet de forma inalámbrica podemos sufrir ciertos problemas en ocasiones. Esto va a impedir que tengamos una buena velocidad o calidad de señal. Para evitar que esto ocurra, en este artículo vamos a hablar de algunos errores que puedes cometer y que cortarían tu Wi-Fi o podrían provocar un mal funcionamiento de la red. De esta forma podrás evitarlo y mejorar la conexión.

Fallos que cortan el Wi-Fi

Si ves que el Wi-Fi empieza a ir mal o que incluso se corta, ten en cuenta estos errores comunes que vamos a mostrar. Alguno de ellos podría estar detrás de este problema. El objetivo es evitar cometer estos fallos y lograr que la conexión inalámbrica funcione lo mejor posible y sin cortes.

Programas que consumen mucho

Una causa por la que el Wi-Fi puede cortarse por completo es que tengas una aplicación que consuma muchos recursos. Por ejemplo un programa de descargas P2P. Podría agotar el ancho de banda disponible y eso va a hacer que la red inalámbrica se caiga o te llegue una velocidad muy limitada.

Especialmente esto va a ocurrir si tienes un ancho de banda limitado. Por ejemplo si tienes contratada una tarifa que no ofrezca una gran velocidad. Pero también si te llega poca cobertura inalámbrica y utilizas un programa de este tipo en ese dispositivo o incluso en otro equipo que haya conectado a la red.

No cuidar el router

Otro error que puede afectar seriamente al Wi-Fi es tener problemas con el router. Por ejemplo ubicarlo mal. Esto va a hacer que la señal no llegue correctamente y que aparezcan problemas de cobertura constantemente. Incluso podría llegar a un punto que no haya señal suficiente para poder conectarnos.

También es un error no tener actualizado el router o no proteger la seguridad correctamente. En caso de que haya algún intruso en la red, podría hacer que la señal se pierda y no podamos conectarnos. Por tanto, siempre protege el router correctamente.

Usar un mal adaptador

El adaptador de red es una pieza clave para poder conectarnos y obtener buenos resultados. Sin embargo no todos van a funcionar igual y no van a tener un rendimiento óptimo. Usar un adaptador Wi-Fi en mal estado o de poca calidad puede hacer que nos quedemos sin conexión de repente y no podamos navegar.

Además, si cometes algún error con esa tarjeta de red, como por ejemplo enchufarla en un puerto USB incorrecto o tenerla desactualizada, también puede suponer un problema importante.

Tener el sistema desprotegido

Por supuesto, tener el equipo desprotegido es un error muy importante que puede hacer que el Wi-Fi deje de funcionar. Esto podría suponer la entrada de malware que afecte a la red y provoque errores. Por ello siempre debes contar con un buen antivirus, así como tener todo actualizado.

Si quieres evitar virus y poder detectarlos lo antes posible, elige muy bien qué antivirus usar. El propio Windows Defender es buena solución, pero vas a encontrar otras muchas disponibles, tanto gratuitas como de pago.

Mala configuración

Un motivo más por el cual el Wi-Fi puede cortarse es tener una mala configuración. Aquí hay que indicar una mala configuración tanto a nivel de sistema como en el propio router. Hay ciertos parámetros que pueden hacer que la señal llegue mejor o lograr una velocidad más adecuada.

Un error clave es elegir mal la banda Wi-Fi a la que vamos a conectarnos. Lo normal es que puedas usar tanto la de los 2,4 GHz como la de los 5 GHz. Cada una tiene sus ventajas y desventajas.

En definitiva, estos son los principales errores que pueden hacer que tu Wi-Fi deje de funcionar correctamente. Siempre debes evitar problemas de este tipo y así conseguir que la conexión funcione bien, con buena calidad y velocidad.

¡Sé el primero en comentar!