¿Es problema de la operadora? Comprueba por qué va mal tu WiFi

A veces la velocidad del Wi-Fi va mal y algo que podemos pensar es que se trata de un fallo de la operadora. Sin embargo esto generalmente no es así y el problema lo tenemos nosotros, a nivel local, con algún dispositivo o con la configuración. Por ello en este artículo vamos a hablar de cómo saber si la red inalámbrica va mal por la operadora o por algún error que cometemos y qué hacer para evitarlo.

Comprueba si el Wi-Fi va mal por la operadora

Es cierto que en ocasiones Internet puede ir mal por un fallo de la operadora. Tal vez una caída puntual de la línea o algo que provoque errores. Pero en líneas generales podemos decir que el problema va a estar en la parte del usuario. Esto puedes comprobarlo de una manera sencilla y descartar problemas

Prueba la velocidad por cable

Lo primero es ver si funciona bien la conexión por cable. Puedes usar un ordenador o cualquier aparato que esté conectado a través de un cable Ethernet y realizar una prueba de velocidad. ¿Ese test indica que la velocidad es buena o lo que llega es muy limitado y notas que existe algún problema con la red?

Si ves que la velocidad que te llega es la correcta, entonces no hay problema con la operadora. Tendrás que seguir investigando para saber por qué la red Wi-Fi no funciona bien cuando te conectas.

Acércate al router

Lo siguiente que puedes hacer es acercarte al router. Si por ejemplo te conectas por Wi-Fi desde un móvil o un ordenador portátil y ves que la velocidad es muy lenta, tal vez el motivo simplemente sea que estás muy lejos del punto de acceso. Por tanto, intenta acercarte lo máximo posible y prueba ahí nuevamente a ver qué tal.

Si ves que la velocidad mejora cuando te acercas al router, nuevamente no se trata de algún problema en la línea, sino más bien con tus dispositivos. Puede ocurrir que la tarjeta de red que utilizas sea muy limitada o directamente que la distancia es excesiva y no va a ir bien la conexión.

Cambia la banda del Wi-Fi

Otro punto a tener en cuenta es que tal vez estés conectado a la banda incorrecta. La mayoría de dispositivos hoy en día permiten conexiones tanto en la banda de los 2,4 GHz como de los 5 GHz. La primera podemos decir que tiene mayor cobertura, pero menos velocidad. En cambio, la de los 5 GHz es la que cuenta con más velocidad, pero más sensible a la distancia y posibles obstáculos.

En este caso simplemente puedes probar a conectarte a otra banda. Tal vez las condiciones no sean buenas en tu caso y al cambiar a otra empiece a funcionar mucho mejor la conexión inalámbrica.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Usa otro dispositivo

Por último, otro paso más muy útil para ver si el Wi-Fi no va por culpa de la operadora es simplemente utilizar otro dispositivo. Si tienes problemas con un ordenador, intenta conectarte desde el móvil, tablet o cualquier otro aparato y así comparar si la velocidad que te llega es mejor o sigues teniendo problemas.

Es posible que ese problema sea algo puntual de un equipo en concreto, pero en el resto funcione todo bien. Esto también te ayudará a detectar posibles problemas que pueda haber en un dispositivo y tomar medidas.

En definitiva, como ves puedes tener en cuenta algunos consejos si dudas si el Wi-Fi va mal por culpa de la operadora. Puedes determinar qué puede estar pasando y así tomar medidas para solucionarlo lo antes posible. El objetivo es mejorar la conexión Wi-Fi lenta.

¡Sé el primero en comentar!