¿Funciona mejor un servicio de VPN por Wi-Fi o cable?

Los internautas cada vez estamos más interesados en proteger nuestra privacidad y seguridad. Por si no lo sabes cuando navegas por Internet o descargas archivos, las empresas, gobiernos y tu proveedor de Internet están recopilando información tuya. En algunos casos, se hace con la intención de crear un perfil nuestro para luego enviarnos publicidad orientada. Por ese motivo para conseguir mayor anonimato cada vez se está extendiendo más el uso de una VPN. A esa red privada virtual nos podemos conectar por cable de red o Wi-Fi. En este artículo vamos a ver si funciona mejor la VPN por Wi-Fi o cable.

¿Necesitamos una VPN para tener anonimato?

Tristemente si queremos ser anónimos en Internet no nos va a quedar más remedio que utilizar una VPN o en su defecto un servidor Proxy. Cuando vamos navegando por Internet vamos dejando un rastro digital y gracias a cookies, rastreadores y más, algunas empresas y organismos gubernamentales se van dedicando a recopilar información nuestra para diversos fines.

Una cosa muy importante, es que esa VPN que usamos debe utilizar algún cifrado seguro. Si utilizamos una VPN cifrada es como si nuestros datos viajarán en un túnel a salvo de los ciberdelincuentes y de todo aquel quiera recopilar datos nuestros. El inconveniente principal de cualquier VPN es que la velocidad se verá reducida, pero si el servicio es de pago la diferencia no será mucha.

Por otra parte, además del anonimato, otra de las ventajas que nos aportan es poder saltar bloqueos geográficos (para ver webs y contenidos multimedia) y mayor tranquilidad al usar clientes P2P.

¿Funciona mejor la VPN por Wi-Fi o cable?

En algunas ocasiones como en redes Wi-Fi públicas se hace imprescindible el uso de una VPN. Ya no sólo por mantener nuestra privacidad si no también por nuestra seguridad. Si no lo hacemos así, estamos expuestos a que nos roben las credenciales de nuestras cuentas, datos bancarios y más. Normalmente en una biblioteca, aeropuerto, universidad, cafetería vas a poder conectarte por Wi-Fi, Ethernet o ambas. Independientemente de la que escojas, utiliza una VPN.

El cable de red Ethernet tiene la ventaja de que va a poder aprovechar fácilmente todo el ancho de banda disponible de nuestra conexión. La mayoría de redes actuales y equipos son Gigabit Ethernet esto quiere decir que pueden soportar perfectamente conexiones de hasta 1Gbps. Además, otra ventaja añadida es que tienen mejor latencia que el Wi-Fi. Por lo tanto, la fórmula que nos aportaría mayor velocidad y rendimiento sería conectar nuestra VPN por cable de red.

No obstante, eso no quiere decir que no podamos usar una VPN por Wi-Fi y obtener un buen rendimiento. Por ejemplo, con un router que cumpla la normativa 802.11ac y utilizando la banda de 5 GHz podríamos obtener velocidades superiores a 200 Mbps. Por lo tanto, eso no es excusa para que no utilicemos una VPN por Wi-Fi cuando no podamos utilizar cable de red. También quizás os pueda interesar conocer cómo permitir o bloquear una VPN en redes de uso medido

Ya hemos comentado que con el cable de red en la mayoría de ocasiones se puede aprovechar todo el ancho de banda. Por esa razón sobre todo en casa si os viene bien la ubicación donde está el router la mejor opción sería utilizar esa VPN por cable de red Ethernet.

No obstante, eso no es siempre así y una VPN por Wi-Fi puede obtener un rendimiento similar a la VPN conectada por cable. En algunas ocasiones, si tenemos un router de calidad puede proporcionarnos mayor velocidad que la velocidad de la tarifa contratada y en esas situaciones la cosa estaría muy igualada. Aquí va a depender de la velocidad a la que estemos conectado por Wi-Fi al router, en el que la distancia también juega un papel importante.

Por último, una VPN por Wi-Fi sí puede en algunas ocasiones tener un rendimiento parecido a la de cable Ethernet, pero ya sea una u otra, en Wi-Fi públicos para tu seguridad debes utilizarla.

¡Sé el primero en comentar!