¿Merece la pena montarte tu propio NAS y configurarlo, o mejor comprar uno con todo hecho?

Escrito por Sergio De Luz
NAS

Hoy en día muchos usuarios tienen un servidor NAS en su hogar para la realización de copias de seguridad, descarga centralizada de ficheros, servir archivos con servicios como Samba y FTP, e incluso montar servidores VPN para acceder remotamente a nuestro hogar. Un NAS podemos montárnoslo nosotros mismos desde cero, o bien recurrir a comprar uno que ya tenga todo montado y configurado. ¿Qué opción es la mejor?

Opción 1: Montarnos un servidor NAS desde cero (hardware y software)

La primera opción que podemos elegir es la de montarnos nuestro propio servidor NAS desde cero, con este servidor NAS elegiremos todos y cada uno de los componentes del servidor, la caja, procesador, RAM, placa base y un largo etcétera de componentes. Lo más importante de estos componentes serán el número de puertos SATA3 de la placa base, y las bahías para alojar los discos duros en la caja, porque al fin y al cabo un NAS está orientado a almacenamiento masivo. Por supuesto, también tendremos que configurar la BIOS correctamente e instalar un sistema operativo para poder compartir en red local los archivos.

Respecto al sistema operativo, podremos elegir un sistema operativo orientado a servidores NAS como por ejemplo NAS4Free, FreeNAS Corral o OpenMediaVault. También por supuesto podrás instalar cualquier distribución de Debian e incluso Windows, pero tendrás que instalar todo el software manualmente y configurarlo por ti mismo.

Ventajas:

  • Personalización de todo el hardware del NAS para adaptarse a tus necesidades.
  • Podrás comprar el equivalente a un NAS de gama alta por mucho menos dinero (a igualdad de hardware).
  • Libertad de elegir el sistema operativo que cumpla con tus necesidades, y el software adicional que tú quieras.

Desventajas:

  • Conocimiento: deberás saber bastante sobre hardware de ordenadores, elegir los componentes adecuados, montar el equipo (o encargar que te lo monten) y también elegir el sistema operativo idóneo a tus necesidades.
  • Tiempo: necesitarás dedicar mucho tiempo a la puesta en marcha del servidor NAS, aunque ya venga montado desde la tienda, la instalación y configuración del software corre por tu cuenta.

Opción 2: Comprar un servidor ya montado, y nosotros elegir el software

La segunda opción que podemos escoger es la de comprar un servidor ya montado, en el que no permitirá cambios profundos de hardware. El servidor ya montado por excelencia para nosotros es el HP ProLiant Gen 8, un servidor en el que podemos instalar un procesador Intel Xeon y hasta 16GB de memoria RAM, más que suficiente para un ámbito doméstico e incluso para pequeñas empresas.

Una vez que tengamos este servidor ya comprado, y personalizado el hardware (procesador y RAM como mucho), deberemos elegir qué sistema operativo elegir. En este aspecto estamos exactamente ante el mismo dilema que antes, instalar un SO orientado a NAS, o bien un sistema operativo tipo Debian o Windows e instalar nosotros el software necesario. También puedes instalar un software para virtualización de servidores, y así bajo el mismo hardware tener varios servidores virtuales:

Esta opción es muy buena si quieres un servidor NAS con un sistema operativo personalizado, pero te perderás algunas funcionalidades y sobre todo la facilidad de configuración si lo comparamos con los NAS ya montados (opción 3).

Ventajas:

  • Personalización del hardware (aunque bastante limitada).
  • Posibilidad de configurar parámetros avanzados en la BIOS e incluso hacer RAID con la controladora integrada.
  • Libertad de elegir el sistema operativo que cumpla con tus necesidades, y el software adicional que tú quieras. Lo único que ya hay “hecho” es el hardware, el software lo pones tú.

Desventajas:

  • No tienes la misma libertad de elección de componentes que en la opción 1. Dependiendo del modelo de NAS ya montado, puede ser o no rentable si lo comparamos con NAS ya hechos (opción 3).
  • Tiempo: necesitarás dedicar mucho tiempo a la instalación y configuración del software en el sistema operativo que tú elijas, ya que corre por tu cuenta.

Opción 3: Comprar un servidor NAS y con sistema operativo propio

Esta opción es la ideal para usuarios domésticos e incluso usuarios avanzados si no quieren complicarse mucho la vida. Al comprar un servidor NAS de fabricantes como QNAP, ASUSTOR o Synology te olvidas completamente del hardware del equipo, podrás elegir entre una gran gama de productos y con diferente hardware. Al ser servidores NAS que ya están hechos, tendrás muy difícil (o imposible) poder por ejemplo cambiar el procesador principal, lo que sí podremos elegir es la cantidad de memoria RAM que tenga el propio NAS, normalmente permiten elegir hasta 8GB o 16GB en los NAS más potentes.

Del sistema operativo también puedes olvidarte de tener que elegir, todos los fabricantes incorporan un sistema operativo específico y con una grandísima cantidad de herramientas ya preinstaladas. En el caso de QNAP por ejemplo, podremos instalar en su sistema operativo QTS una gran lista de software para exprimir al máximo su hardware, y todo ello con un simple click ya que tienen una “tienda” oficial de software. Hoy en día este tipo de servidores NAS permiten hasta virtualización de otros sistemas operativos en su interior, y todo ello de manera fácil y rápida.

Ventajas:

  • Conocimiento: no necesitarás saber nada sobre hardware o software, todo viene ya “hecho”, ideal para todos los usuarios.
  • Tiempo: la puesta en marcha de estos dispositivos es rápida, ya que tan solo deberemos configurar el software que viene o instalar más a través de sus tiendas oficiales a golpe de click.
  • Los sistemas operativos están diseñados específicamente para exprimir al máximo dicho hardware, nos aseguramos máxima compatibilidad y rendimiento.
  • El software incorporado nos permite por ejemplo usar estos NAS de reproductor multimedia, virtualizar otros sistemas operativos fácilmente y una gran cantidad de opciones. El software adicional que podremos usar sin complicarnos la vida es sin lugar a dudas el punto fuerte de esta opción, con QNAP y ASUSTOR a la cabeza.

Desventajas:

  • Personalización del hardware muy limitada, tendrás que elegir entre modelos ya hechos, y como mucho podrás cambiar la capacidad de la memoria RAM.
  • Libertad de elegir el sistema operativo, ya viene preinstalado para su utilización y no puedes cambiar el sistema operativo base.
  • Los NAS de gama alta son más caros que uno de características similares montados por nosotros mismos.

¿Qué opción es la preferida para ti? Déjanos un comentario para saberlo, os dejamos aquí un listado con los 10 mejores servidores NAS dependiendo de lo que necesites:

Continúa leyendo
  • Trocotronic

    Sería muy interesante compararlos en función del precio también.

  • Coincido con @polhenarejos:disqus, seria excelente comparar los precios para ver si es mas rentable armarlo en casa o comprarlo.

  • Kalimero

    Yo creo que es una cuestión de lo que buscas más de que ahorrarte 50€ en la compra. Con el NAS de QNAP vs HP, la diferencia en la factura de la luz al cabo de unos meses ya es considerable.

Últimos análisis

Valoración RZ
10
Valoración RZ
8
Valoración RZ
9
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
7
Valoración RZ
9