5 trucos para no acabar con la bandeja llena de correos no leídos

Escrito por Javier Jiménez

Seguro que en alguna ocasión hemos accedido a la bandeja de entradas de correos y está completamente llena. Muchos mensajes sin leer y no sabemos por dónde empezar. A mí personalmente me ha ocurrido. Estoy varios días de viaje, sin tener Internet, y de repente entro y hay decenas de e-mails que tengo que leer. En este artículo vamos a dar algunos consejos para no acabar con la bandeja llena de mensajes no leídos. Algunos trucos para intentar tener un mejor control y no volvernos locos en esta situación.

Consejos para no tener la bandeja llena de correos

Llegamos de estar varios días fuera, abrimos el correo y vemos muchos por leer. Sabemos que hay algunos importantes y otros que simplemente no los necesitamos o al menos no a corto plazo. Ponernos a leer cada uno de ellos puede suponer una pérdida de tiempo considerable. Sin embargo hay algunos trucos que podemos seguir para ahorrar tiempo, para ordenar los pasos.

Usar filtros

Como hemos mencionado, algunos correos no necesitan ser leídos o respondidos de inmediato. Pueden ser simplemente actualizaciones de páginas que sigamos, facturas de telefonía, etc. Sin embargo otros sí puede que haya que leerlos con una mayor celeridad. Pueden ser temas de trabajo, algún informe que estemos pendientes de recibir, etc.

Una buena solución pasa por crear filtros. De esta manera podremos enviar directamente cada tipo de correo a una carpeta determinada. Pongamos por ejemplo una carpeta para correos de trabajo. Si accedemos a la bandeja de entrada y hay muchos por leer, pero queremos únicamente responder algo relacionado con el trabajo, podemos ir directamente a esa carpeta y leer los que nos interesan en ese momento.

Podemos hacer que todos los correos secundarios, como boletines de noticias, redes sociales o facturas, vayan a una carpeta y no estén en la bandeja de entrada. Generalmente las plataformas como Gmail permiten realizar esto de una manera sencilla. Podemos crear etiquetas y hacer que mensajes similares se consideren de la misma manera.

Evitar que la bandeja de correos esté llena

Archivar correos

Otra manera de mantener vacía nuestra bandeja de entrada, es archivar correos. Puede ocurrir que tengamos varios e-mails que necesitamos leer, pero no en ese momento. Podemos archivarlos o incluso crear una carpeta concreta para esos correos.

De esta manera nuestra bandeja estará más ordenada y no perderemos ningún e-mail importante.

Eliminar lo que no necesitemos

No solo para no acabar con la bandeja llena de correos sin leer, sino también para evitar que se acumulen los leídos. En muchas ocasiones es cierto que viene bien guardar los correos. Pueden servir para consultar alguna información en un futuro. Sin embargo, normalmente acabamos por almacenar más de los que necesitamos.

Una buena idea es eliminar aquellos que no necesitemos. Aquellos que recibamos y no vayamos a utilizar en un futuro. Pueden ser correos que nos avisan de alguna actualización en una red social, por ejemplo, o boletines informativos.

No acumular mensajes sin leer

Esto quizás sea lo más básico. Mientras más correos tengamos acumulados, peor. Un buen consejo es intentar no mantener muchos e-mails sin leer o incluso sin borrar. Si cada día, siempre que sea posible, revisamos tanto los correos importantes como los spam o de publicidad que no nos interese, tendremos un mejor control.

Utiliza el correo en el móvil

Siempre hay tiempos muertos, momentos en los que no hacemos nada. Puede ser mientras esperamos un autobús o en la cola de un supermercado. Podemos aprovechar estos momentos para actualizar nuestro correo, leer o borrar según necesitemos. Una manera más de tener ordenada nuestra bandeja de entrada.

Fuente > Techrepublic