Por qué los Vídeo Selfies no pueden ser una alternativa a las contraseñas

Escrito por Javier Jiménez

La seguridad y privacidad son aspectos fundamentales para los usuarios. Son muchos los métodos que tenemos para proteger nuestras cuentas y sistemas. Sin duda uno de los más importantes, la primera barrera, es la contraseña. Pero en los últimos años se ha popularizado también la autenticación de dos factores. De esta forma un posible intruso tendría que introducir un segundo código, más allá de la contraseña, para entrar en la cuenta. En este sentido aparece la opción del Vídeo Selfie. Pero, ¿es realmente efectivo? Vamos a explicarlo.

Vídeo Selfie como alternativa a las contraseñas

Como sabemos, por ejemplo al realizar una transferencia bancaria necesitamos introducir un código que recibimos por SMS. También podemos utilizar alguna aplicación de terceros que nos envíen una clave adicional. Todo esto con el objetivo de que, además de nuestra contraseña, verifiquemos nuestra identidad de otra forma. Un segundo paso.

Algunos expertos en seguridad informan de que en un futuro no tan lejano la autenticación de dos factores a través del Vídeo Selfie va a ser una realidad. Como podemos imaginar, si por ejemplo vamos a realizar un pago con el móvil, además de poner la contraseña, necesitaremos hacernos un Vídeo Selfie para identificarnos. Ojo, no hay que confundirlo con una foto, sino un vídeo en movimiento.

La idea puede parecer interesante. Con total seguridad tiene su utilidad y es una manera más de proteger nuestras cuentas. Ahora bien, ¿será realmente efectiva en todos los casos? Eso es mucho más cuestionable.

La autenticación de dos factores por SMS no es lo ideal

Puntos débiles de utilizar este método

Uno de los puntos más negativos que tiene el hecho de utilizar un Vídeo Selfie para autenticarnos, es que necesitamos que las condiciones sean óptimas. Es decir, pongamos como ejemplo que vamos en un autobús por la noche o con poca luminosidad. Necesitamos hacer una transferencia y nos pide una doble autenticación que en este caso sería grabarnos la cara en un vídeo para verificar que somos nosotros. ¿Funcionaría correctamente? Es más que probable que en circunstancias como estas, no funcione como es de esperar.

Esto podría traer problemas a los usuarios. Seguramente fallos al detectar la cara en determinadas circunstancias. Lo mismo respecto al terminal que utilicemos. Puede que en dispositivos más antiguos o con una peor cámara esto suponga un problema. Algo que al utilizar aplicaciones o SMS para recibir un código, no importa tanto.

Además estará el problema del propio reconocimiento. Por ejemplo en circunstancias en las que tengamos gafas y no reconozca nuestra cara. Es algo que personalmente he visto que ha ocurrido en lugares como un aeropuerto, en el control rápido de pasaportes. Cosas así pueden llegar a que los usuarios opten por una clave tradicional, el uso de SMS para autenticarse, antes que un Vídeo Selfie.

En definitiva, el uso del Vídeo Selfie para autenticarnos al iniciar nuestras cuentas puede ser una opción en el futuro. Sin embargo a día de hoy parece que no será fácil su implantación Son varios los problemas que pueden surgir en la práctica.

Todo esto lo podemos aplicar también a las contraseñas, no solo a utilizarlo como método de autenticación de dos factores.

¿Qué te parece la opción del Vídeo Selfie como autenticación de dos factores? ¿Lo utilizarías?