¿Debo cambiar el cable Ethernet?
Javier Jiménez

Para poder tener una buena conexión de Internet entran en juego múltiples factores. Por un lado estará la tarifa que tengamos contratada, ya que no es lo mismo ADSL que fibra óptica, por ejemplo. Pero también los componentes físicos de nuestro equipo: tarjeta de red, cable, adaptadores Wi-Fi… En este artículo vamos a hablar de qué debemos tener en cuenta para saber si es necesario cambiar el cable Ethernet.

Motivos para cambiar el cable Ethernet

Tener un cable Ethernet anticuado, dañado o que funcione mal por cualquier motivo, es algo que puede lastrar en gran medida la velocidad de Internet. Podemos tener un cuello de botella al conectarnos al router y no recibir correctamente lo que deberíamos. Hay algunos puntos que debemos tener en cuenta para comprar otro nuevo.

Fast Ethernet

La razón principal para que un usuario doméstico opte por cambiar el cable Ethernet es que tenga uno Fast Ethernet. Esto significa que está limitado a 100 Mbps. Es un problema si, por ejemplo, tenemos contratada una tarifa de fibra óptica de 300 Mbps simétricos. Estaríamos limitados y no nos llegaría nunca esa velocidad.

Podemos decir que hoy en día es indispensable contar con cables Gigabit Ethernet. No obstante, algunos usuarios sin saberlo usan cables antiguos que tenían con un router ADSL, por ejemplo, y ven que no llegan más de 100 Mbps.

Conectores dañados

Otra razón es que directamente el cable Ethernet esté dañado. Aunque no es algo que sea muy habitual, sí que podemos encontrarnos con problemas en determinadas ocasiones. Por ejemplo si tenemos conectado un ordenador al router por cable y hemos dado un tirón y el conector se ha dañado.

También podría ocurrir lo mismo pero en el caso del router. Puede que el cable se haya dañado, aunque sea solo unos pines, y no podamos disfrutar de Gigabit Ethernet y esté limitado a Fast Ethernet y los 100 Mbps.

Cable de red Ethernet Cat5e del router ASUS RT-AX53U

Tecnología actual

La tecnología avanza y lo que necesitamos hoy puede que no sea lo mismo que dentro de unos años. Puede que nos encontremos con la necesidad de tener un cable superior para usar un servidor o compartir archivos en la red local. Incluso de cara al futuro, cuando podamos contratar tarifas de fibra óptica de más de 1 Gbps.

Entonces, aquí entra en juego el tipo de cable que tengamos. Lo habitual es tener un cable Cat 5E o Cat 6, que admiten hasta 1 Gbps y es suficiente para las conexiones actuales. Pero si queremos mejorar la tecnología y no quedarnos solo en esa limitación, podemos optar por un cable de Cat 6A o Cat 7, que admite hasta 10 Gbps.

Instalación doméstica

Si vamos a preparar una instalación doméstica, como por ejemplo llevar cables a otra habitación y poder conectarnos desde otros lugares, el tipo de cable va a ser muy importante. Los superiores, como los que hemos mencionado de Cat 6A o Cat 7, van a permitir alcanzar una mayor distancia sin que se vea afectada la velocidad.

Por tanto, si planeamos hacer una instalación doméstica que vaya más allá de conectar un ordenador al router en la misma habitación, puede que sea necesario cambiar de cable Ethernet y adquirir una versión superior.

En definitiva, en ocasiones puede ser necesario comprar otro cable Ethernet para mantener las conexiones de Internet en buen estado y lograr una buena velocidad. Es imprescindible de cara a lograr la máxima velocidad, pero también mantener la estabilidad y evitar problemas. Eso sí, hay alternativas para conectar ordenadores sin Ethernet.

¡Sé el primero en comentar!