Qué hay tener en cuenta al comprar un switch de red

Qué hay tener en cuenta al comprar un switch de red

José Antonio Lorenzo

La mejor forma de conectarnos a Internet y aprovechar todo el ancho de banda es usar un cable de red Ethernet. Si tenemos en cuenta que los routers tienen unos puertos Ethernet limitados, generalmente cuatro, en algunas ocasiones pueden llegar a estar todos ocupados. De este modo, si conectamos PCs, portátiles y PLCs, podemos usar fácilmente todos esos puertos. ¿Y qué podemos hacer para resolver esto? Aunque tenemos más opciones, la alternativa más eficiente y que menos quebraderos de cabeza nos va dar es comprar un switch de red. Os recomendamos visitar nuestra análisis switch D-Link DGS-108GL donde encontraréis todos los detalles.

Vamos a empezar explicando qué es un switch de red y brevemente otras alternativas que podríamos usar. Luego pasaremos a explicar qué debemos mirar a la hora de comprar un switch de red.

Qué es un switch de red y otras alternativas que podríamos utilizar en su lugar

Cuando a nuestro router no le quedan más puertos Ethernet disponibles, sin lugar a dudas, el switch se convierte en la opción ideal en la mayoría de ocasiones. Su instalación es muy sencilla, lo que debemos hacer es conectar por cable de red el router con el switch. A continuación, ya podemos usar el resto de puertos LAN disponibles para conectar los nuevos dispositivos que antes no podíamos usar.

El switch se caracteriza porque admite la comunicación Full-Duplex. Así, los dispositivos conectados a éste pueden enviar y recibir datos al mismo tiempo lo que garantiza en una red más rápida. Actualmente, la mayoría son Gigabit Ethernet, aunque ya están empezando a aparecer los primeros switches Multigigabit con velocidades 2.5G y 5G.

Una alternativa que ya no se utiliza es el hub ethernet. Físicamente se parecen mucho al switch, y podríamos considerarlos como sus antecesores.

El más económico sería un Ethernet Splitter es un pequeño dispositivo con tres puertos Ethernet, dos en un lado y uno en el otro.

Un inconveniente importante a señalar es que podemos perder velocidad. Por lo tanto, si tenemos en cuenta que podemos comprar un switch de red Gigabit Ethernet por unos 20 € con 5 puertos Ethernet hace que se constituya en la mejor opción.

En qué aspectos debemos fijarnos al comprar un switch

A la hora de comprar un switch de red, uno de los aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta es la velocidad de los puertos Ethernet. Mínimo deben ser capaces de sincronizar 1 Gbps, pero de cara al futuro, si no sube mucho de precio o compartimos muchos archivos en nuestra LAN, también podríamos mirar uno de 2,5 Gbps, 5 Gbps o 10 Gbps en función de nuestras necesidades. Hoy en día se están poniendo muy asequibles los switches con todos los puertos 2.5G Multigigabit, son baratos y nos proporcionarán más del doble de rendimiento que los típicos switches con puertos Gigabit.

También debemos conocer si necesitamos puertos Ethernet PoE para nuestro switch. Dependiendo del estándar que tenga, podremos proporcionar más potencia (W) por puerto y hay que fijarse en la potencia máxima que puede ofrecer. Solamente es recomendable un switch PoE si vas a alimentar un punto de acceso WiFi, cámaras IP, u otro tipo de dispositivos que se tengan que alimentar a través del cable de red Ethernet. En el ámbito doméstico, todos los puertos tendrán la misma velocidad, pero si quieres algo más avanzado y profesional, lo normal es tener puertos de uplink a 10G. Gracias a ellos, podremos interconectar los switches a 10 Gbps de velocidad, y no tener cuello de botella en los enlaces troncales.

Otro aspecto destacado es que, si decidimos comprar un switch de red no gestionable, no podremos acceder a su configuración porque no permite gestión. Si nos decidimos por uno de este tipo (que es lo más normal en entornos doméstico) es mejor que cuente con IGMP Snooping, para que los servicios de IPTV funcionen de manera adecuada y no tengamos ningún problema. Dos modelos de switches no gestionables con IGMP Snooping son los D-Link DGS-105 y también el D-Link DGS-108.

Para finalizar, tenemos los switches gestionable L2 o los switches gestionable L3. Estos últimos son para usuarios que requieran las características necesarias para montar una red profesional. Así, deberemos comprobar si soportan VLAN con el estánar 802.1Q, VLAN por puerto, si poseen QoS para limitar el ancho de banda y más.

Os recomendamos visitar nuestro ranking de los mejores switches donde encontraréis el análisis a fondo de todos los switches no gestionable y gestionables que hemos analizado en RedesZone, podrás ver sus características técnicas, cómo son los diferentes modelos, el rendimiento real que hemos conseguido en las pruebas, y también podremos ver el firmware de gestión si es que estamos hablando de switches gestionables.