10 recomendaciones para optimizar tu router WiFi

10 recomendaciones para optimizar tu router WiFi

Javier Jiménez

Algo que debemos tener muy en cuenta para que la velocidad de Internet y la calidad de la conexión sean las mejores es mantener en buen estado el router. En este artículo queremos dar una serie de recomendaciones esenciales que podemos poner en práctica para conseguir que el funcionamiento sea el adecuado y evitar problemas que ralenticen la navegación o impidan que otros dispositivos puedan conectarse con normalidad.

Consejos esenciales para optimizar el router

No hay dudas de que se trata de una pieza fundamental para nuestro día a día en Internet. El router es el aparato que permite conectar otros muchos dispositivos tanto de forma inalámbrica como a través de cable. Sin embargo, esto hace que cualquier problema que aparezca o fallo pueda comprometer el funcionamiento de toda la red.

Mantener el firmware actualizado

Lo primero a tener en cuenta es que es muy importante mantener siempre el router actualizado. Esto es algo que hay que aplicar con cualquier sistema o dispositivo, pero especialmente aquellos que están conectados permanentemente a Internet.

Por tanto, debemos asegurarnos de actualizar el router periódicamente para optimizar el rendimiento y además evitar ciertos problemas de seguridad que puedan afectarnos.

Elegir el mejor canal

Otra cuestión es utilizar el mejor canal posible. Si usamos un canal saturado, que puede ocurrir cuando hay vecinos que tienen muchos aparatos conectados al mismo canal, esto puede lastrar el funcionamiento e impedir que naveguemos con la máxima velocidad.

Nuestro consejo es asegurarnos de que siempre usamos un canal descongestionado. Sin duda esto ayudará a que la velocidad de la red sea mejor y reducir los problemas.

Cambiar la antena

Esto lo podremos hacer si nuestro router cuenta con una antena externa. No siempre ocurre, pero en caso de que sí lo podemos tener en cuenta. Cambiar a otra antena con mayor potencia va a ayudarnos a que la señal llegue más lejos.

Esta alternativa va a evitar (o al menos reducir) las temidas zonas muertas que impidan que nos conectemos al router desde algunos puntos de la vivienda.

Aprovechar las dos bandas

La mayoría de routers modernos cuentan con dos bandas: la de 2,4 y la de 5 GHz. ¿Estás utilizando la correcta? Es importante aprovechar las dos opciones para que la conexión de Internet sea mejor.

De forma resumida podemos decir que la banda de los 2,4 GHz es la ideal cuando vamos a conectarnos lejos del router. Es más estable y no pierde tanta señal con la distancia. En cambio la de 5 GHz es la que va a ofrecer la mayor velocidad, pero es más inestable.

Proteger el Wi-Fi

La seguridad es muy importante también para optimizar la conexión. Siempre debemos tener segura la red Wi-Fi, además del propio router. Es una manera más de que todo funcione correctamente y que no aparezcan fallos de ningún tipo.

Lo primero para mejorar la seguridad es usar una buena contraseña para el Wi-Fi. Esto ayudará a evitar que la red inalámbrica se desconecte.

Elegir una buena ubicación

Esto es muy importante y a veces cometemos el error de ponerlo en cualquier lugar. Hay que elegir la mejor ubicación para el router, para que pueda repartir así la señal lo mejor posible. Esto va a permitir que otros dispositivos se conecten en las mejores condiciones.

Lo ideal es colocarlo en una ubicación central de la vivienda. Siempre alejado de otros dispositivos eléctricos y de muros que puedan interferir la señal. Además, es interesante ponerlo en un sitio elevado.

Mantener el aparato en buen estado

Siguiendo con el hilo de la ubicación, también debemos mantener el propio dispositivo en buen estado. Hay que evitar ponerlo en sitios donde reciba mucho calor, como puede ser cerca de una ventana donde le dé la luz directa del sol, por ejemplo.

Tener el aparato limpio va a reducir también el riesgo de que aparezcan complicaciones. Nunca debemos tenerlo en mal estado, sin cuidar.

Reiniciarlo si es necesario

Aunque los routers modernos están diseñados para poder permanecer mucho tiempo sin reiniciar, lo cierto es que en ocasiones puede ser recomendable para que funcione mejor o solucionar pequeños problemas que puedan aparecer en un momento dado.

No obstante, hay que hacerlo correctamente. No basta con apagar y encender el aparato rápidamente. Debemos tenerlo apagado al menos 30 segundos y posteriormente encenderlo.

Optar por repetidores

A veces por mucho que tengamos optimizado el router, bien configurado y en buen estado, la conexión no es la mejor. Esto ocurre especialmente cuando navegamos de forma inalámbrica. Entonces, ¿qué podemos hacer para solucionarlo? Siempre podemos recurrir a otros dispositivos.

Podemos utilizar repetidores, sistemas Mesh o dispositivos PLC que nos ayudan a mejorar la cobertura y que la conexión llegue a otros lugares. De esta forma conseguiremos ampliar el rango también.

Cambiar a un router más potente

Por último, si tras haber hecho todo lo que hemos explicado el router sigue sin funcionar correctamente o vemos que hay ciertas limitaciones, igual ha llegado el momento de cambiarlo y comprar otro que sea más potente.

Hay muchas opciones disponibles y debemos tener en cuenta cosas como la capacidad para conectar equipos de forma inalámbrica, el número de puertos Gigabit Ethernet o la velocidad máxima que ofrece.

En definitiva, estos son algunos puntos a tener en cuenta para poder optimizar el rendimiento del router. Todo esto ayudará a tener una mejor velocidad y reducir el riesgo de sufrir problemas a la hora de navegar por la red.

¡Sé el primero en comentar!