Qué es la nube, dónde se usa y qué ventajas nos ofrece

La forma de almacenamiento de nuestros datos ha ido cambiando a lo largo del tiempo. Los primeros ordenadores sólo tenían unos pocos kilobytes para almacenar información. Afortunadamente con el paso del tiempo las cosas fueron cambiando y aparecieron los discos duros con mayor capacidad y los disquetes. Hasta no hace mucho años se han utilizado mucho los CD y los DVD para almacenar gran cantidad de información. Ahora con la transformación al mundo digital las cosas están cambiando hacia un nuevo modelo. En este artículo vamos hablar sobre qué es la nube, dónde se usa y qué ventajas nos ofrece.

Qué es la nube y cuál ha sido su historia

La nube podemos definirla como un modelo de computación a través de una red que habitualmente es Internet. Gracias a la computación en la nube tenemos una disponibilidad a pedido de los recursos del sistema informático, nos ofrece el almacenamiento de datos y también la capacidad de cómputo, todo ello sin que nosotros tengamos la gestión directa sobre esos recursos.

La nube funciona porque nuestros datos se guardan en servidores de todos los continentes y podemos acceder a ellos desde cualquier ubicación siempre que contemos con una conexión a Internet.

Este concepto tiene sus raíces en los años sesenta. Se parte de una idea de una «red de computadoras intergaláctica» de JCR Licklider cuya idea se basaba en que todos los usuarios pudiesen estar interconectados y pudiera tener acceso a los programas y datos desde cualquier ubicación. El concepto actual que tenemos con servicios de computación en la nube comenzó a partir de 2006 con empresas como Google con Google Cloud Services, Amazon AWS, Microsoft con Azure y Alibaba Cloud entre muchas otras. Actualmente servicios en la nube como IaaS, PaaS, CaaS y SaaS son algunos de los más utilizados.

Ventajas de usar la nube

Ya hemos comentado que la nube nos permite el acceso a Internet desde cualquier ubicación. Esto tiene como aspecto positivo que puede facilitar el trabajo remoto. En ese aspecto puedes acceder a tus archivos y trabajar en cualquier lugar siempre que tengas Internet. Además, permite el trabajo colaborativo ya que puedes compartir un archivo e incluso varias personas pueden trabajar en el mismo proyecto.

Como ya hemos visto, el trabajo en la nube tiene ventajas y una parte afecta a los empleados que tienen que acostumbrarse a una nueva forma de trabajar. También las empresas como veremos a continuación van a obtener sus propios beneficios.

Una de las ventajas más importantes que nos ofrece la nube es su escalabilidad. Esto significa que si nuestra empresa necesita más espacio de almacenamiento, en un relativo corto espacio de tiempo, haciendo una petición a nuestro proveedor de servicios en la nube lo tendríamos. En cambio, si tuviéramos una nube privada tendríamos que actualizar los servidores físicos, esto requiere mucho tiempo, preparar un presupuesto y también mano de obra. También esta escalabilidad hace que nuestra empresa sea más eficiente. En algunos casos, puede que a la empresa no le vaya bien, entonces podría reducir almacenamiento y ahorrar costes. Otra opción puede ser aumentar el espacio para un negocio puntual y luego volver a la situación anterior.

También lo que ofrece la nube es accesibilidad. En ese aspecto nuestros datos y aplicaciones estarán accesibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana durante todo el año. Por otro lado, si tenemos aplicaciones que se ejecutan en la nube, la aplicación se puede distribuir entre varios servidores por todo el mundo. Así, si uno de los servidores deja de funcionar, el otro servidor actuará como respaldo.

Otro aspecto importante es la rentabilidad y la eficiencia. Si tuviéramos unos servidores físicos, mantenerlos supone un desafío y un gasto económico importante. Utilizar la nube puede ser más rentable porque no necesitaremos comprar hardware y además, ahorramos la electricidad que se necesita para hacer funcionar esos servidores. En definitiva, se ahorra mucho tiempo en el mantenimiento de esos servidores.

Conclusiones finales

No obstante, aunque la nube tiene muchos beneficios, eso no quiere decir que nos despreocupemos de su seguridad. Cada vez son más frecuentes los ataques de ransomware y de otros tipos. Las empresas deben tener un plan de contingencias para los ataques y una buena política de copias de seguridad.

En ese aspecto tener nuestros archivos en la nube no implica que nuestros archivos vayan a estar seguros totalmente. Por ejemplo, nuestra empresa de servicios en la nube puede incluir o no una copia de seguridad de nuestros archivos. Así, hay que estar muy atentos a la hora de contratar la nube y estudiar tanto su prestigio como los servicios que nos ofrece. Por último, aquí tenéis unos consejos para cuando almacenes datos en tu nube no te roben.

¡Sé el primero en comentar!