Qué puedes hacer si tienes mala conexión a Internet

Vivimos en un mundo cada vez más digital que está afectando a todos los ámbitos de la sociedad. En el mundo laboral el uso de la nube y el trabajo remoto han cambiado las cosas. Por otra parte, la pandemia del COVID también ha contribuido a que se acelere este proceso. En ese aspecto, el ámbito educativo y de trabajo no iba a ser menos y también ha experimentado muchos cambios. Esta situación está afectando a todos los usuarios de Internet, tanto los estudiantes como también los teletrabajadores. En este artículo vamos a ofrecer una serie de consejos sobre qué puedes hacer si tienes mala conexión a Internet.

Los usuarios necesitan buenas conexiones

En el año 2021 o en algún tramo de este muchos estudiantes tuvieron que recurrir a las clases en línea por Internet, también los teletrabajadores tenían que hacer lo propio para poder trabajar adecuadamente. Esto hace que necesitemos una buena conexión a Internet en nuestros hogares, para que podamos realizar este aprendizaje sin problemas y también trabajar sin muchos problemas.

Un buen punto de partida podría ser tener una conexión para cada estudiante online de 20 Mbps de descarga y 3 Mbps de subida. Con las conexiones de fibra óptica disponibles en España para una gran parte de la población esto es factible. No obstante, la velocidad descrita a veces se puede quedar corta y más si tuviéramos una conexión ADSL. En ese aspecto también influyen el número de usuarios y que cada vez realizamos tareas más complejas. Por ejemplo, videollamadas que requieren mayor resolución, y por tanto, necesitan más ancho de banda.

Qué puedes hacer si tienes mala conexión

Lo primero que deberíamos hacer es medir la estabilidad de tu conexión a Internet. Una de las mejores maneras que podemos hacerlo es haciendo un test de velocidad aquí. Este es el resultado que he obtenido por Wi-Fi en una conexión de 100Mps por Wi-Fi:

En el caso de que un estudiante on-line tenga una velocidad muy baja podría probar con estas soluciones:

  • Reinicia tu dispositivo, ya sea un ordenador, un smartphone u otro dispositivo inteligente puede ser un buen punto de partida. Ayuda a liberar memoria RAM y a quitar algún programa que tengamos en segundo plano.
  • Comprueba la intensidad de la señal Wi-Fi que llega a tu dispositivo. En un dispositivo Android por ejemplo se mira en Ajustes, Wi-Fi, y si pulsas sobre el SSID o nombre de tu red Wi-Fi podrás ver el estado de tu conexión inalámbrica.
  • Si estás conectado por Wi-Fi verifica que estás conectado a la banda correcta. Si quieres una mayor velocidad y estás relativamente cerca del router la que te conviene es la banda de 5GHz. Por el contrario si estás alejado aunque pierdas velocidad te interesa la banda de 2.4GHz para ganar velocidad.
  • Prueba a reiniciar tu conexión a Internet apagando el router. Aunque esta clase de aparatos electrónicos pueden funcionar bien sin apagarlos durante semanas o meses puede ser interesante reiniciarlos. Así liberan recursos y se limpia la tabla NAT.
  • Revisa la colocación de tu router. Así que tiene que estar colocado en un lugar centrado de la casa. También no debe estar cerca de aparatos electrónicos y bien colocadas las antenas. Aquí tienes explicado cómo hay que colocar el router para mejorar la velocidad del Wi-Fi.
  • Intenta conectarte por cable de red Ethernet si tu equipo lo permite.
  • Mira en el exterior, observa tu fachada o los lugares por los que va tu cableado de Internet. Si ves que el cable está en mal estado avisa a tu ISP.

Otras las alternativas

Un estudiante online no puede permitirse el lujo de estar sin una conexión de Internet, igual que si trabajas desde casa no puedes tener caídas de la conexión. En caso de una avería de tu conexión o de tu router tienes que buscar soluciones. Una de las mejores oportunidades que puedes encontrar es la utilización de la redes Wi-Fi de las bibliotecas municipales y de otros lugares de la administración pública como centros culturales.

También nos quedaría el Wi-Fi que ofrecen en el sector de la hostelería. Aquí nos referimos a las cafeterías, servicios de comida rápida como McDonald’s y similares. Se trataría de buscar un Wi-Fi público gratuito en el que el usuario pueda realizar sus tareas.

Otra opción muy interesante sería compartir la conexión a Internet vía 4G o 5G con nuestro smartphone a través de Tethering, gracias a ellas se van a obtener una gran mejora en las velocidades de conexión y también se baja la latencia. Por último, hay que señalar que ya hay tarifas con datos ilimitados que harán que en los próximos años los usuarios puedan estar conectados a la red 5G y no estar preocupados por los datos consumidos.

¡Sé el primero en comentar!