Millones de dispositivos domésticos siguen siendo vulnerables a WannaCry

Tenemos cada vez más dispositivos conectados a Internet en nuestros hogares. No hablamos solo de ordenadores o móviles, sino de una gran variedad de equipos. Es lo que se conoce como el Internet de las Cosas. Podemos incluir televisiones, bombillas inteligentes, reproductores de vídeo… Un amplio abanico de opciones. Ahora bien, todo esto podría ser un problema para nuestra seguridad si no estamos protegidos. Nos hacemos eco de un informe que muestra cómo los usuarios tenemos millones de aparatos domésticos todavía vulnerables a WannaCry.

Muchos dispositivos IoT siguen siendo vulnerables a WannaCry

Se trata de un informe de seguridad que ha presentado la empresa ExtraHop. Allí advierte de cómo más de la mitad de los dispositivos domésticos conectados a Internet no están protegidos contra amenazas como WannaCry o NotPetya. Como sabemos, son dos de los tipos de ransomware más peligrosos de los últimos años. Han puesto en jaque a muchos usuarios particulares y empresas en todo el mundo.

La cuestión es que muchos dispositivos utilizan protocolos inseguros y que no son aconsejables. Por ejemplo podemos mencionar el uso de SMBv1, que fue explotado por WannaCry. También otros como LLMNR, NTLMv1 o HTTP.

Indican que en el 67% de los casos todavía se utiliza SMBv1. Esto podría dar lugar a ataques de este tipo, más aún cuando se trata de dispositivos que en muchas ocasiones no son actualizados. Esto podría ocurrir porque los propios fabricantes no lancen parches y actualizaciones, pero también porque los usuarios no tengan en cuenta esta importancia.

Especialmente indican que muchas organizaciones siguen utilizando estos protocolos inseguros. No obstante, aseguran que una de las razones por las cuales muchas empresas continúan utilizándolos es por la dificultad de actualizarse y pasar a otras versiones más seguras.

El problema es que la red está llena de intentos de ataques, de piratas informáticos que constantemente buscan vulnerabilidades en servidores y dispositivos. De ahí que tener equipos domésticos que sean vulnerables a cualquiera amenaza, no solo a WannaCry o NotPetya, podría comprometer seriamente nuestra seguridad y privacidad.

Un millón de equipos siguen en riesgo por WannaCry

Proteger los equipos domésticos, un punto muy importante

Todo esto nos llega a una conclusión clara: es esencial tener nuestros dispositivos domésticos protegidos. En caso de que tengamos cualquier aparato vulnerable, al cual puedan acceder mediante Internet, podría exponer todos los demás equipos que tengamos conectados a esa red.

Esto hace que debamos proteger adecuadamente los dispositivos, que contemos con programas de seguridad y, algo muy importante, que actualicemos correctamente los equipos. Son muchas las vulnerabilidades que pueden aparecer, fallos que pueden ser explotados por terceros, y eso nos muestra la importancia de contar con todos los parches en todo momento.

Mejorar la seguridad de los dispositivos IoT debe ser una cuestión primordial. Es una realidad que cada vez tenemos más aparatos conectados a Internet en nuestros hogares. Con el paso del tiempo la cifra irá aumentando exponencialmente a medida que cambian las necesidades de los usuarios, aparecen nuevas plataformas y servicios que usamos en el día a día y, también, la mejora evidente en las redes inalámbricas si lo comparamos con hace unos años.