Qué es el Geofencing y cómo afecta a tu privacidad

Una cosa está clara, cada vez controlan más nuestros movimientos y nuestra ubicación. En alguna ocasión te habrás preguntado cómo algún anunciante es capaz de enviar ventanas emergentes con tu ubicación. Una de las formas más populares es a través de nuestros smartphones que obtienen los datos de nuestra ubicación actual gracias al GPS. Esta información se puede utilizar de varias formas, incluida la geolocalización, tecnología que se ha vuelto popular entre los anunciantes y otras empresas que quieren rastrear la ubicación de los dispositivos de los clientes. En ese aspecto aunque los teléfonos inteligentes son los más utilizados para esta materia no son los únicos. En este artículo vamos a hablar qué es el Geofencing y cómo afecta a tu privacidad

Qué es el Geofencing

El Geofencing podemos definirlo como una tecnología que utiliza la información de ubicación de un dispositivo inteligente, como GPS, RFID o Wi-Fi, para rastrear si un dispositivo está dentro o fuera de una valla. Esto último se refiere a un límite virtual alrededor de un área en el mundo real.

En cuanto a los propósitos puede ser por seguridad, seguimiento de ubicación o publicidad. Estas áreas suelen ser grandes, y pueden comprender desde cientos de metros cuadrados hasta un vecindario, una localidad o una provincia entera.

El geofencing se está utilizando para la seguridad del automóvil. Algunas empresas ofrecen un nuevo servicio en el que puede establecer a nuestro coche un área alrededor de nuestro trabajo y de donde vivimos. En el caso de salir de esa zona puede ser porque los ladrones se están llevando nuestro automóvil y el sistema puede alertarte. También en algunos casos podríamos detener nuestro coche de forma remota.

Al rastrear un teléfono, a menudo es posible rastrear a una persona. Con geofencing, es posible orientar anuncios o promociones en función de los datos de GPS del smartphone de un usuario concreto. Por ejemplo, una empresa puede enviarnos una notificación emergente desde una aplicación cuando pasamos por una de sus tiendas. Otra forma de operar puede ser utilizarlo para publicar anuncios según el lugar donde vive un cliente.

Los dispositivos que pueden utilizar para ubicarnos

Evidentemente nuestro teléfono inteligente es la principal fuente de información para el geofencing. Nos encontramos con un dispositivo que tenemos casi siempre cerca y que rara vez dejamos en casa. Como ya hemos comentado antes gracias al GPS fundamentalmente puede ubicarnos fácilmente.

No obstante, hay otros dispositivos conectados vía Wi-Fi a Internet que también pueden detectar nuestra ubicación. Uno de ellos son las cámaras IP cuya seguridad si es vulnerada puede poner en peligro tanto nuestra ubicación, privacidad y seguridad. Este tipo de aparatos ha evolucionado mucho y disponen de un complejo algoritmo de aprendizaje que puede distinguir la presencia de personas, vehículos y animales. En ese aspecto puede detectar si en casa estamos nosotros o nuestra mascota. Si sabe que somos nosotros ya estaremos ubicados. Quizás te puedan interesar unos consejos para proteger tu cámara IP de los intrusos.

También el geofencing se puede aplicar con las alarmas del hogar. En ese aspecto hay que comentar que simplemente activando o desactivando esa alarma puede indicar si estamos o no en casa. Eso sin contar que también suelen contar con cámaras de videovigilancia.

Cómo evitar el geofencing

Una de las fórmulas que podemos emplear es en nuestro smartphone u otro dispositivo inteligente es desactivar el rastreo de ubicación por GPS. Generalmente es tan sencillo como ir a nuestros ajustes de configuración, seleccionar la configuración de Ubicación y apagar el rastreo de ubicación GPS. También, algunos dispositivos tienen esta opción en la sección de Privacidad o Seguridad.

También tenemos que revisar las aplicaciones que tenemos instaladas, sobre todo las de compras. Hay que mirar en esas apps que podemos tener en nuestro móvil cómo tienen establecido el permiso de ubicación o geolocalización. Por otra parte, la utilización de una VPN podemos ocultar nuestra IP pública de los anunciantes y otras empresas de seguimiento de datos. Si utilizamos una VPN activa podremos configurar nuestra ubicación conectándonos a un servidor que no se encuentra donde vivimos.

En resumen, con la VPN activa y el rastreo de ubicación por GPS desactivado, dificultaremos el geofencing a los anunciantes que no tendrán información confiable sobre nuestra localización.

¡Sé el primero en comentar!