Por qué conectarte al Wi-Fi 5 GHz no siempre es la mejor idea

Para poder conectarnos a Internet tenemos la opción de cable o red inalámbrica. Esta última ha ganado un peso muy importante en los últimos años. Cada vez tenemos más equipos compatibles y además la tecnología ha ido mejorando. Tenemos la posibilidad de conectarnos a la banda de los 5 GHz y de 2,4 GHz. La primera es la más veloz y los dispositivos más modernos cuentan con esa opción. Sin embargo no siempre es mejor conectarse a esa banda, como vamos a ver.

Usar la banda de los 5 GHz no siempre es lo mejor

Cuando nos conectamos a Internet de forma inalámbrica, es común que aparezcan errores. A veces no tenemos la velocidad que nos gustaría, puede haber cortes e inestabilidad. Las razones pueden ser muy diversas, pero sin duda una de las principales es que estamos conectados a la banda incorrecta.

Generalmente los usuarios tienden a pensar que al usar la banda de los 5 GHz la conexión va a ir mejor. Es cierto que es la opción más veloz, siempre que las circunstancias sean óptimas. Pero claro, en ocasiones esto no ocurre y podemos tener una pérdida de calidad, velocidad y problemas.

Mucha distancia con el router

Uno de los puntos más importantes a tener en cuenta es que la banda de los 5 GHz es mucho más sensible a la distancia con el router o punto de acceso. Si estamos experimentando problemas, puede ser porque nos encontremos demasiado lejos.

En este caso la mejor opción sin duda es optar por la banda de los 2,4 GHz. Es la que va a ofrecer mejores resultados cuando nos conectemos desde lejos. También si nos encontramos en un gran espacio abierto. Básicamente podemos decir que la banda de los 5 GHz es la mejor si nos encontramos en un lugar reducido y cerca del router.

Hay paredes y muros

Tampoco es la mejor opción si tenemos paredes o muros que pueden lastrar la conexión. Cualquier obstáculo que pueda haber podría hacer que la velocidad de Internet disminuya drásticamente, además de provocar cortes e inestabilidad.

Una vez más, en estos casos deberíamos optar por la banda de los 2,4 GHz. De esta forma nos aseguraremos de que funcione lo mejor posible, que no haya ningún tipo de problema y además tener una buena velocidad para conectar los equipos.

Menor congestión de la banda de 2,4 GHz en ocasiones

En los últimos años se ha incrementado considerablemente el uso de la banda de los 5 GHz. Tenemos más dispositivos compatibles y además los usuarios lo ven como la mejor opción para lograr la máxima velocidad. Sin embargo, si nos encontramos en una zona muy congestionada, como podría ser una red Wi-Fi pública en una biblioteca, podemos encontrarnos con que la banda de los 2,4 GHz no la está usando prácticamente nadie y va a funcionar mejor.

En este caso también sería más aconsejable evitar la banda de los 5 GHz. Lograríamos una mayor estabilidad y calidad. Hay que tener en cuenta siempre el lugar desde el cual estamos conectados.

Por tanto, podemos decir que no siempre es buena idea conectarnos a la banda del Wi-Fi de 5 GHz, pese a generalmente pensamos que puede ser lo mejor para tener la máxima velocidad y calidad. Es importante situarnos en el contexto en el que nos encontremos y analizar qué conviene más.