Estos son los errores más comunes al configurar un WiFi

Navegar a través de redes inalámbricas es muy habitual hoy en día. Tenemos muchos dispositivos que se conectan a Internet sin necesidad de usar cables. Sin embargo no siempre funciona bien, ya que debemos llevar a cabo una buena configuración y evitar cometer errores que puedan limitar la conexión. De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a tratar los principales fallos al configurar una red WiFi.

Fallos al configurar un WiFi

Todos queremos que la velocidad sea buena, que la conexión sea estable y no aparezcan cortes. Pero claro, para ello debemos seguir unas pautas para evitar que haya intrusos, que el router WiFi funcione bien y no surjan complicaciones que afecten de manera negativa a la red al conectarnos.

Mantener los valores de fábrica

El primer error, y que además es muy habitual, es mantener los valores que vienen de fábrica en la configuración. Esto significa dejar el mismo nombre de red, la misma contraseña, la clave para acceder al router, etc. Es un problema, ya que esto puede limitar el rendimiento de la conexión y además tener complicaciones relacionadas con la seguridad.

Nuestro consejo es cambiar este tipo de configuraciones siempre que vayas a configurar un router WiFi nuevo. Es conveniente poner un nombre de red distinto, cambiar por supuesto las contraseñas y configurarlo de la mejor manera para que pueda ofrecer un rendimiento óptimo.

No ubicar bien el router

Sin duda otro fallo es no ubicar bien el router. Esto puede hacer que no tengamos acceso a la red correctamente. Si por ejemplo lo ponemos en una esquina de la vivienda y nos vamos a conectar en el otro extremo, estaríamos desaprovechando la conexión WiFi y no podríamos navegar correctamente.

Lo ideal en este caso es colocar el router en una ubicación central de la vivienda, desde la cual pueda repartir bien la señal a todas partes. Además, conviene ponerlo alejado de electrodomésticos y otros dispositivos que puedan interferir en la señal. Es importante que esté alejado de paredes y muros que afecten.

Pensar que los repetidores hacen milagros

Si vas a configurar una red WiFi no puedes pensar que los repetidores vayan a hacer milagros y llevar la cobertura a cualquier lugar. Debes tener en cuenta las limitaciones que existen y de qué manera debes gestionar los aparatos para que la pérdida de señal sea mínima.

Vas a tener diferentes opciones. Existen los repetidores WiFi, pero también los sistemas Mesh o dispositivos PLC. Debes comprobar qué es lo que más te compensa según tus necesidades y así configurar la red WiFi de la mejor manera posible para que la velocidad sea óptima y evitar los temidos cortes.

Errores al usar enchufes PLC

No elegir bien la frecuencia

Si te conectas por WiFi y vas a configurar un equipo para ello, debes elegir la frecuencia a la que se va a conectar. Los dispositivos modernos pueden conectarse tanto a la banda de 2,4 GHz como a la de 5 GHz. Elegir a cuál nos conectamos va a ser determinante para que la velocidad llegue bien y no aparezcan cortes. Es importante saber el canal y banda WiFi conectados.

En líneas generales podemos decir que la banda de los 2,4 GHz es la mejor para conectarnos lejos del punto de acceso WiFi. Es menos sensible a la distancia y posibles obstáculos. Sin embargo, la que va a ofrecer mayor velocidad es la de los 5 GHz, aunque tendremos que conectarnos más cerca.

¡Sé el primero en comentar!