Por qué hay zonas de la casa sin WiFi y qué podemos hacer

Tener una conexión de Internet hoy en día es fundamental, más aún si vemos la cantidad de dispositivos que tenemos compatibles con las redes inalámbricas. Ahora bien, lo cierto es que no en todos los lugares podemos tener acceso a la red. Incluso en nuestra vivienda podemos encontrar zonas donde no llega la conexión. Pero, ¿por qué ocurre esto? En este artículo vamos a hablar de los principales motivos por los que hay zonas de la casa donde no llega el WiFi.

El WiFi no llega a todas las habitaciones

Seguro que en alguna ocasión te has encontrado con el problema de que intentas conectar algún equipo a Internet y ves que no llega la cobertura a esa habitación. Por ejemplo una televisión, un receptor de vídeo, una tableta, portátil… Cualquier dispositivo que sea compatible con las redes WiFi.

Esto puede ocurrir por diferentes razones. Una de ellas, la principal, es la limitación propia de la cobertura. Es decir, nuestro router o punto de acceso tiene un área donde va a actuar correctamente, donde vamos a poder conectar otros aparatos. Si tenemos el router en una punta de casa, probablemente no llegue al otro extremo. Incluso si estuviéramos a campo abierto habría un límite.

Ahora bien, hay otras circunstancias que pueden influir. Por ejemplo podemos mencionar los obstáculos que pueda haber: paredes gruesas, placas metálicas, muebles… Todo esto va a influir para que esa señal llegue mejor o peor (o incluso que no llegue) a una zona de la casa.

Otro motivo son los dispositivos que tenemos cerca o incluso electrodomésticos. Podrían también estar interfiriendo en la señal y que en una zona determinada de la vivienda no podamos conectarnos con normalidad.

Evitar problemas en el Wi-Fi

Fallos o limitaciones en el router, causa muy común

Pero no todo está relacionado con el entorno que nos rodea. El problema no es solo la distancia, posibles obstáculos o tener otros aparatos cerca. Hay que tener en cuenta también la posibilidad de que el router que estamos usando tenga algún fallo o cuente con limitaciones que impidan que la señal llegue bien. Un error habitual es no tener acceso a Internet por Wi-Fi.

Por ejemplo podría ocurrir que haya un problema con la antena del router y no pueda emitir señal correctamente. El área que podría cubrir estaría muy limitada. También podría pasar que haya algún problema a nivel interno, de hardware, en el router o punto de acceso y que igualmente provoque un mal funcionamiento. Es importante solucionar fallos del Wi-Fi en casa.

¿Podríamos reducir esas limitaciones? Cuando hablamos de fallos como los que hemos mencionado, poco podemos hacer. Si la antena está rota o hay algún fallo en algún componente, tendríamos que cambiar la antena o ver de qué manera arreglar el problema. Pero si se trata de limitaciones, sí que podríamos reducirlas.

Podríamos contar con repetidores, sistemas Mesh o dispositivos PLC que nos ayuden a aumentar la cobertura inalámbrica. Estos aparatos los podemos repartir por nuestra vivienda y lograr que así tengamos conexión en esas zonas muertas donde no llega bien el WiFi y no podemos conectar otros equipos. En otro artículo ya dimos algunos consejos para mejorar la cobertura inalámbrica.

¡Sé el primero en comentar!