Cosas que nunca debes hacer con tu router

Cosas que nunca debes hacer con tu router

Javier Jiménez

El router es una pieza fundamental para nuestra conexión. Es el aparato que nos permite conectar múltiples dispositivos para tener acceso a Internet. Podemos conectarnos tanto por cable como por Wi-Fi. La cuestión es que a veces cometemos errores que puede comprometernos. En este artículo vamos a mostrar algunas cosas que no debemos hacer nunca al router.

Errores que no debemos cometer con el router

Algunos errores pueden afectar al rendimiento y otros a la seguridad. Podríamos ver cómo la conexión se vuelve lenta, problemas para lograr la máxima velocidad y que los dispositivos puedan conectarse correctamente a la red.

Pero también podemos toparnos con algunos fallos que cometemos y que podrían exponer nuestra seguridad y privacidad. Esto se traduce en intrusos que puedan acceder a nuestra red, que se filtre información personal, etc.

No cambiar la contraseña

Sin duda algo que no debemos hacer nunca en un router es mantener la contraseña que viene de fábrica. Es cierto que mejor eso que nada, pero no nos protege correctamente. Es esencial que cambiemos la clave.

El hecho de utilizar una contraseña que ya viene de forma predeterminada significa que si un intruso intenta atacarnos tendrá más probabilidad de éxito simplemente con conocer el modelo de router (muchas veces el nombre de la red inalámbrica ya lo revela).

Por tanto nuestro consejo es cambiarla siempre, crear una que sea fuerte y compleja, que contenga letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Además tiene que ser aleatoria y única.

Recordar las contraseñas es un error

Tenerlo desactualizado

Por supuesto otro fallo es no actualizar nunca el router. Esto es algo que ocurre en muchos casos. Los usuarios nunca actualizan el firmware y eso puede suponer problemas importantes.

No solo hablamos de rendimiento, ya que al mantener las últimas versiones podemos lograr velocidades mejores; también hablamos de seguridad. A veces surgen fallos que pueden ser explotados por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques.

Colocarlo junto a otros aparatos

Este fallo puede causar que haya interferencias, que la señal no llegue bien y que, en definitiva, la velocidad y calidad de la red inalámbrica no sea la mejor. Podemos tener problemas al intentar conectarnos desde otros equipos.

Por ello lo mejor es intentar colocar el router en un lugar alejado de otros aparatos. Además es interesante que esté en una zona elevada. No debemos nunca ponerlo cerca del suelo, por ejemplo.

Usar cifrados obsoletos

Otro error muy habitual que compromete la seguridad es el de utilizar cifrados obsoletos. Ya sabemos que hay diferentes opciones en los routers. Algunos, como puede ser el cifrado WEP, está obsoleto y existen herramientas para romper las contraseñas.

Por tanto nuestro consejo es utilizar únicamente cifrados actuales, que sean realmente de garantías.

Mantener la configuración por defecto

Un último error muy presente y que no debemos cometer es el de mantener la configuración que viene de fábrica. Con esto no nos referimos solo a la contraseña, sino también a aspectos como el nombre de la red inalámbrica.

En caso de mantener el mismo nombre que viene de fábrica podemos exponer qué modelo de router tenemos o qué compañía estamos usando. De esta forma los posibles intrusos tendrían un mayor conocimiento para llevar a cabo sus ataques.

Os dejamos un artículo donde explicamos cómo configurar un router nuevo correctamente.