Extensor de red: ¿Lo compro con cable o sólo Wi-Fi?

Extensor de red: ¿Lo compro con cable o sólo Wi-Fi?

José Antonio Lorenzo

Sin duda, la conexión más rápida y más estable la alcanzamos utilizando un cable de red Ethernet. El problema es que no siempre podemos llevar ese cable de red donde lo necesitamos. En muchos hogares encontramos paredes gruesas u otros obstáculos que dificultan su instalación. Además de ello, tenemos que añadir que, por ejemplo, muchos hogares carecen de las canalizaciones adecuadas para instalarlos con facilidad. Luego tendríamos el PLC, pero en algunas circunstancias como una instalación eléctrica antigua, igual no nos da los resultados esperados. Entonces, nos damos cuenta que la mejor alternativa es el Wi-Fi. Sin embargo, nos aparece una duda sobre ese extensor de red que necesitamos ¿lo compro con cable o sólo Wi-Fi?.

A veces, nuestro router tiene un lugar de nuestra casa donde no llega bien la señal WiFi. A ese lugar donde no tenemos buena cobertura Wi-Fi le podríamos llamar punto ciego. Una vez descartados el cable de red y el PLC, la opción más adecuada sería comprar un extensor de red o también conocido como repetidor WiFi. También se le puede llamar punto de acceso, y generalmente lo colocaríamos en un punto intermedio para que pueda amplificar la señal Wi-Fi. Ahora vamos a explicar en qué nos tenemos que fijar a la hora de comprar un dispositivo de este tipo, y luego veremos si conviene más que tenga puerto Ethernet o no.

Qué mirar a la hora de comprar extensor de red

Lo primero que debemos hacer antes de empezar, es conocer las especificaciones de nuestro router. Me refiero a que conozcamos las bandas del Wi-Fi que soporta, y si es posible, la velocidad teórica máxima que soporta. En ese sentido, si nuestro router opera sólo en la banda de 2.4 GHz, comprar un punto de acceso que soporte la banda de 5 GHz, además de ser más caro, no nos va a aportar más velocidad. Os recomendamos visitar nuestro ranking con los mejores repetidores WiFi del mercado.

Aquí hay que tener en cuenta dos cosas:

  • La banda de 5 GHz nos proporcionará mayor velocidad, pero una menor distancia.
  • La banda de 2.4 GHz nos proporcionará menor velocidad, pero una mayor distancia.

Así, por ejemplo, si queremos ahorrar y no necesitamos un ancho de banda grande podemos comprar un extensor de red que funcione sólo en la banda de 2.4 GHz. El inconveniente es que, en el mejor de los casos podríamos obtener una velocidad de entre 50 y 80 Mbit/s. Para las tareas básicas es suficiente, pero se puede quedar corto en el futuro.

Extensor de red Booster

En cuanto a la hora de comprar un extensor de red nos tenemos que fijar en estos apartados:

  • Tipo enchufe o router: habitualmente utilizamos más los primeros salvo que queramos mejorar un router muy antiguo.
  • Velocidad: tenemos que elegir uno que se adapte a nuestras necesidades. Así, debemos escoger uno que se adapte a nuestras necesidades y que se acerque al máximo de la conexión Wi-Fi que ofrece nuestro router si hace falta.
  • Diseño y LEDs: la forma en que está diseñado es importante. Los hay más o menos pequeños con y sin antenas. El espacio que se tenga para colocarlos es un factor a tener en cuenta. En cuanto a los LEDs, son importantes porque nos puede proporcionar información sobre el funcionamiento del extensor de red.
  • Wi-Fi: aquí tenemos que decidir si queremos uno que opere sólo en la banda de 2.4 GHz, o también en la de 5 GHz para obtener mayor velocidad.
  • Seguridad: debe tener al menos un cifrado WPA2, aunque alguno más avanzado puede usar WPA3.
  • Conexión Ethernet: que permita conectar un equipo por cable de red Ethernet si hace falta.

¿Compramos el extensor de red sólo con Wi-Fi o con conexión Ethernet?

Una cuestión importante a tener en cuenta es que, el extensor de red, al igual que ocurría con la banda de 5 GHz, va a encarecer un poco el producto.

Frontal del AP ASUS RP-AC56

Lo normal cuando tienen puerto Ethernet es que sólo sea uno, aunque hay algún modelo con dos. También, hay que señalar que hay algunos PLC que integran un punto de acceso.

En cuanto al extensor de red con puerto Ethernet nos puede aportar una serie de ventajas:

  • Podríamos usarlo en un PC de sobremesa sin tener que comprar una adaptador de red Wi-Fi.
  • En un portátil algo antiguo, aunque tenga tarjeta Wi-Fi, si el extensor de red es de doble banda podría alcanzar una mayor velocidad.
  • Tendríamos una conexión más directa, y nos veríamos menos afectados por las interferencias de las redes Wi-Fi de los vecinos. Aunque hay que reconocer que al estar en la misma estancia la mejoría sería pequeña.

Una cosa a tener en cuenta es que los puntos de acceso con puertos Ethernet también suelen ser un poco más grandes pero debido a la poco diferencia de precio suele compensar comprarlos. Por último, en una estancia intermedia con enchufe con poco espacio y que creas que nuca te va hacer falta podrías comprar un extensor de red sin conexión Ethernet.