Por qué tener el WiFi desactivado puede ser beneficioso para tu seguridad

Hoy en día la mayor parte de dispositivos se conectan a Internet por Wi-Fi o cable de red. Entre esos dos, el más utilizado actualmente sin duda es el Wi-Fi, porque facilita la movilidad. Un ejemplo podría ser un portátil con Windows que utilizas por distintas partes de tu hogar o fuera de casa. No obstante, a veces por seguridad nos conviene que ese equipo con Windows no se conecte a una red Wi-Fi. En este artículo vamos a explicar por qué tener desactivado el WiFi puede ser beneficioso para tu seguridad, porque podrías poner en riesgo tus datos personales.

Motivos para desactivar el WiFi

En nuestros dispositivos solemos tener muchas contraseñas guardadas, generalmente son de los lugares donde nos conectamos por Wi-Fi más habitualmente. En cuanto a los motivos por los que deberíamos tener el WiFi desactivado podrían ser dos:

  1. Por razones de seguridad ya que no todas las redes Wi-Fi a las que nos conectamos son seguras. Simplemente por el hecho de tener almacenada una red inalámbrica con su contraseña correspondiente no debemos suponer que es segura. A menudo, entre nuestras redes Wi-Fi tenemos guardada alguna pública como la de una cafetería, un aeropuerto o un comercio. Este tipo de redes pueden ser muy peligrosas para nuestra seguridad. La razón es porque puede haber un ciberdelincuente conectado a ella con intención de robar nuestros datos e incluso puede haya suplantado esa red con un falsa. Esto es lo que se conoce como suplantación de red.
  2. Para ahorro de energía: si apagamos la red WiFi cuando no la necesitemos, ahorraremos algo de energía. Una de las partes que más consumen de un router es la parte del WiFi. No obstante, el ahorro en energía es mínimo a lo largo del año. De cara a dispositivos móviles como smartphones, tablets u ordenadores portátiles, desactivar el WiFi significa alargar la vida útil de la batería, dependiendo del dispositivo, podremos ahorrar más o menos batería, además, debemos tener en cuenta que estos dispositivos están continuamente enviando y recibiendo datos de Internet.

Entonces una buena práctica podría ser tener el WiFi desactivado cuando no lo estemos utilizando.

De cara a la seguridad, cuando llegásemos a un Wi-Fi público no se conectaría automáticamente y nuestros datos no correrían ningún riesgo. A esto también le podríamos añadir una buena rutina en la que inmediatamente después de encender el Wi-Fi, conectarnos a una VPN. De este modo nuestros datos viajarán cifrados y estarán a salvo tanto de cibercriminales como de las miradas indiscretas de empresas y otros organismos. Quizás os interese conocer las características y velocidad del nuevo WiFi 7.

Qué hacer para impedir la conexión a redes inseguras

Una cosa está clara, tener el WiFi desactivado es una buena manera de mejorar nuestra seguridad. Una buena rutina que podríamos aplicar, por ejemplo, al salir de casa o de la oficina sería desactivar el Wi-Fi tanto del ordenador portátil como de nuestro smartphone. Entonces sólo lo volveríamos a activarlo cuando nos fuéramos a conectar a una red Wi-Fi segura como la de nuestra casa o la oficina. Y en el hipotético caso que nos conectáramos a un Wi-Fi público, no deberíamos olvidarnos de utilizar una VPN.

En nuestros equipos Windows, por si se nos olvida tener el WiFi desactivado, una buena idea podría ser evitar que se conectara automáticamente. Para hacer esto, vamos a la barra de tareas de Windows y hacemos clic en el icono del Wi-Fi. Entonces veremos las redes Wi-Fi disponibles y en la que estamos conectados pulsaremos sobre el botón Desconectar.

Por si no lo sabéis, a la izquierda del botón del Modo avión, si pulsáis sobre el botón Wi-Fi, puede ser una buena forma de conseguir tener el Wi-Fi desactivado. Tras haber pulsado en desconectar lo único que nos queda por hacer ahora es desactivar la casilla de Conectar automáticamente.

Al hacer esto, aumenta nuestra seguridad ya que la próxima vez que estemos cerca de esa red inalámbrica no se conectará automáticamente y no pasará un buen rato sin que estemos desprotegidos sin usar una VPN. Por último, también podríamos evitar que Windows esté buscando Wi-Fi constantemente. En administrar redes conocidas podríamos hacerlo, es otra forma más a parte de tener el Wi-Fi desactivado.

¡Sé el primero en comentar!